Skip to main contentAccess keys helpA-Z index
BBCMundo.com
OTROS IDIOMAS
English
Português
mas idiomas
Miércoles, 21 de marzo de 2007 - 11:51 GMT
Reelección, un tema que agita a Bolivia
Mery Vaca
Mery Vaca
BBC Mundo, Bolivia

Evo Morales
El presidente de Bolivia, Evo Morales, quiere adelantar las elecciones para el año entrante.
La Asamblea Constituyente de Bolivia aún no ha aprobado ni un sólo artículo de la nueva Carta Magna, pero el ambiente político ya comienza a caldearse, porque el presidente, Evo Morales, anunció que las elecciones generales se adelantarán para el próximo año.

Pero no es que Morales quiera dejar el cargo; al contrario, la reelección del mandatario es uno de los objetivos políticos del oficialista Movimiento al Socialismo (MAS).

En contacto con BBC Mundo, el presidente de la comisión de Tierra y Territorio de la Asamblea, Carlos Romero (MAS), dijo que es lógico que el presidente "se quiera legitimar con una nueva votación".

Es más, agregó que "no es una reelección, sino una nueva elección".

¿Por qué esta precisión? Porque, de esta manera, Morales quedaría habilitado, incluso, para un tercer mandato consecutivo.

Renovar las instituciones

Los argumentos de Romero radican en el hecho de que la Asamblea Constituyente aplicará una reforma política que incluye la renovación de las instituciones del Estado que, a su entender, están "agotadas y fisuradas".

Pero no todos en el oficialismo tienen el mismo entusiasmo por el debate electoral. El vicepresidente, Álvaro García Linera, cree que "no hay por qué 'electoralizar' el ambiente ni inquietarse anticipadamente... Yo recomiendo bajarle el perfil a este tema y esperar qué es lo que sucede hasta agosto".

Según la Constitución Política del Estado vigente, el mandato presidencial dura cinco años, por lo que cualquier alteración debe pasar por la Constituyente.

Morales asumió el mandato hace un año y dos meses y, según sus previsiones, las elecciones se celebrarían en 2008, es decir, cuando él haya sobrepasado los dos años de gestión.

Bandera boliviana frente al congreso.
Evo Morales quiere entregar la nueva constitución para el 6 de agosto.
La Asamblea Constituyente inauguró sus actividades en agosto del año pasado y debe aprobar los cambios en la Carta Magna antes del 6 de agosto de este año, según las expectativas del propio Morales.

La presidenta de la Asamblea Constituyente, Silivia Lazarte, confirmó este martes que, una vez aprobada la nueva Carta Magna, se convocará a elecciones.

El oficialismo, además de renovar el Poder Ejecutivo, pretende cambiar parlamentarios, los prefectos de los nueve departamentos y los alcaldes de los 327 municipios.

El partido de Morales, en la actualidad, sólo controla tres de nueve prefecturas; las demás están en manos de la oposición.

Los afanes electorales cayeron mal al principal partido opositor, Podemos, de tendencia conservadora.

Su líder, Jorge Quiroga, calificó la noticia como un "un globo de ensayo" que busca distraer a la población frente a las acusaciones de corrupción en contra del gobierno.

El oficialista MAS enfrenta desde febrero una serie de denuncias por la venta de cargos en la administración pública.

Este martes, ese caso derivó en la expulsión de tres dirigentes oficialistas y en la pérdida de la inmunidad parlamentaria de dos de sus legisladores.

A este caso se suman otros que tienen que ver con la venta irregular de pasaportes y con las denuncias de nepotismo en la administración pública.

Las reglas del MAS

Esta nueva propuesta del MAS denota la intencionalidad de imitar el sistema chavista de prorroguismo y autoritarismo en el poder.
José Antonio Aruquipa, vocero de Podemos.
El vocero de Podemos, José Antonio Aruquipa, dijo a BBC Mundo que "esta nueva propuesta del MAS denota la intencionalidad de imitar el sistema chavista (en referencia al presidente de Venezuela, Hugo Chávez) de prorroguismo y autoritarismo en el poder".

Aruquipa sostuvo que una vez que la propuesta sea planteada a la Constituyente, se buscará una alternativa de consenso.

Esa alternativa pasa por diseñar reglas de juego claras que obliguen al presidente Morales a renunciar al mandato seis meses antes de las elecciones, "para buscar su prórroga".

Otra de las exigencias de Podemos es que exista una estricta fiscalización y vigilancia del proceso para evitar indicios de fraude.

En las elecciones celebradas en diciembre de 2005, el izquierdista MAS, de Evo Morales, obtuvo el 53,7% de la votación.

El conservador Podemos, de Jorge Quiroga, sacó el 28,5%; y Unidad Nacional (UN), del centro derechista Samuel Doria Medina, obtuvo 7,7%.

Doria Medina calificó el adelanto de las elecciones como un acto de injerencia del presidente sobre la Asamblea, porque es el cónclave el que debe decidir ese tema.

En situaciones normales el país celebraría elecciones sólo a finales del 2010, cuando Morales cumpla cinco años en el poder.



NOTAS RELACIONADAS
¿La hoja de coca en el escudo boliviano?
14 03 07 |  América Latina
Chávez y Morales firman acuerdos
12 03 07 |  América Latina
Evo en su faceta de negociador
16 02 07 |  América Latina
Se destraba la Constituyente en Bolivia
15 02 07 |  América Latina
Morales en busca del diálogo
25 01 07 |  América Latina

VÍNCULOS
El contenido de las páginas externas sugeridas no es responsabilidad de la BBC.




 

BBC MUNDO - PRODUCTOS Y SERVICIOS


banner watch listen