Skip to main contentAccess keys helpA-Z index
BBCMundo.com
OTROS IDIOMAS
English
Português
mas idiomas
Sábado, 7 de julio de 2007 - 05:32 GMT
Desafiando el silencio en Honduras
Dina Meza
Los periodistas aquí sólo tienen dos opciones: estar a favor o en contra de los oprimidos
La periodista hondureña Dina Meza se ganó el premio especial de periodismo bajo amenaza 2007 de Amnistía Internacional.

En 2006 un abogado que trabajaba para su revista virtual Revistazo, la cual ha investigado violaciones a los derechos humanos por parte de las compañías privadas de seguridad, fue asesinado.

El caso aún no ha sido resuelto.

Meza le habló a la BBC sobre la presión que ella y sus seis colegas tienen que soportar y la razón por la cual no desiste.


En el Medio Oriente la guerra es obvia. Podemos ver la destrucción física de edificios y las muertes de personas.

Yo comparo el riesgo que corremos mi familia y yo con el legado que le dejaré a mis hijos si me doy por vencida.

Les dejaría una sociedad corrupta con mucha injusticia. No vale la pena.

Pero en Latinoamérica la guerra es diferente: es una guerra contra la pobreza, el hambre y una violencia que tiene sus raíces en la corrupción y que tiene como blanco a la gente que expresa sus opiniones.

Es una guerra silenciosa contra la impunidad de los años recientes. Es una lucha por una sociedad justa.

Sistemas legales corruptos, medios corruptos y la impunidad para los torturadores y asesinos de los años 80 son un fenómeno que se puede encontrar en toda Latinoamérica.

Los periodistas aquí sólo tienen dos opciones: estar a favor o en contra de los oprimidos.

Si podemos ponernos en el lugar de quienes están sufriendo, podremos sentir su dolor y tendremos que hacer algo.

Terribles condiciones

Mis colegas y yo creamos el Revistazo porque no podíamos publicar nuestros reportajes sobre violaciones a los derechos humanos en ninguna parte.

El Revistazo
Mis colegas y yo creamos el Revistazo porque no podíamos publicar nuestros reportajes sobre violaciones a los derechos humanos en ninguna parte.
Siendo un sitio en internet, buscamos tener algún impacto entre quienes están a cargo en Honduras y darle un espacio a la gente cuyos intereses defendemos.

Algo que hemos estado investigando en particular son las compañías privadas de seguridad que aparecieron en Honduras después de la Guerra Fría de los 80, cuando nuestro país era conocido como "el jardín de atrás de Estados Unidos".

Están mayoritariamente compuestas de terratenientes y personas que habían cometido abusos durante la guerra y que de repente se quedaron sin la protección del Ejército.

Hay más de 350 de esas compañías en Honduras. Emplean siete veces más personas que toda la fuerza de policía nacional. Están fuertemente armadas y el Estado tiene muy poco control sobre ellas.

Es muy fácil violar los derechos humanos de sus empleados, que en general no son muy educados y provienen de pueblos pequeños. A menudo tienen que trabajar 24 horas sin que les paguen extra y sin vacaciones.

Tienen que comprar sus propios uniformes y les pueden suspender el salario sin razón alguna. Además, les dan armas en malas condiciones y ellos tienen que pagar por las balas que disparan.

Decidimos defenderlos pues nadie lo estaba haciendo.

Amenazas y asesinato

Desde el año pasado, el personal de la revista ha venido recibiendo más y más amenazas.

Dina Meza (sentada) en su oficina en Tegucigalpa (imagen: Amnesty International)
Meza ganó el premio especial de premio periodismo bajo amenaza 2007.
Nuestros teléfonos fueron interferidos y nos han seguido a nosotros y a nuestras familias en la calle.

Las amenazas llegan a la sección de comentarios de nuestro sitio en internet. Una vez recibí un mensaje que decía que mi hija era "muy bonita".

No es fácil saber quién está acosándonos. También hemos investigado los pagos de los altos empleados públicos y los derechos de los empleados de la industria de la comida rápida.

Nuestro abogado, Dionisio Díaz García fue asesinado el 4 de diciembre de 2006.

Invitación a marcharse

Queremos que el Estado nos proteja apropiadamente y encontrar a los asesinos de nuestro abogado.

Un funcionario del gobierno me ofreció en privado boletos de avión para que me fuera de Honduras pero le dije que no podía irme pues tenía que continuar con mi trabajo.

Me pidió que dejara de investigar el asesinato pues había un "choque de intereses". Le pregunté cuáles eran esos intereses y me dijo que no quería hablar de eso y que no me daría más información.

Cuando le pregunté recientemente si había algún progreso en el caso, se enfadó y me dijo que no iba a hacer nada más al respecto.

Cuando uno recibe una respuesta de esa categoría de alguien del Estado, lo único que puede hacer es tener fe en Dios y seguir trabajando.

Yo comparo el riesgo que corremos mi familia y yo con el legado que le dejaré a mis hijos si me doy por vencida.

Les dejaría una sociedad corrupta con mucha injusticia. No vale la pena. Mis hijos saben lo que hago y saben del riesgo que corremos. Ellos también confían en Dios y saben que nos está protegiendo.

Así que no, no me daré por vencida.


NOTAS RELACIONADAS
Honduras: rechazan cadena nacional
25 05 07 |  América Latina

VÍNCULOS
El contenido de las páginas externas sugeridas no es responsabilidad de la BBC.




 

BBC MUNDO - PRODUCTOS Y SERVICIOS


banner watch listen