Skip to main contentAccess keys helpA-Z index
BBCMundo.com
OTROS IDIOMAS
English
Português
mas idiomas
Viernes, 3 de noviembre de 2006 - 00:18 GMT
EE.UU. enviará misión a Nicaragua
Lourdes Heredia.
Lourdes Heredia
BBC Mundo, Washington

Hombre carga urnas en Nicaragua.
Todo está listo para las elecciones del domingo en Nicaragua.
La Casa Blanca anunció este jueves que asignó una delegación presidencial para observar las elecciones en Nicaragua el próximo 5 de noviembre.

Los miembros serán el actual embajador estadounidense en Managua, Paul Trivelli, así como el ex senador J. Bennet Johnston y el ex representante Bill Paxon.

El anuncio llega desde la Casa Blanca el mismo día que el portavoz del Departamento de Estado aseguró que Washington no ha tomado ninguna posición con respecto a los comicios nicaragüenses.

"No tratamos de moldear la opinión ni de tomar posiciones", dijo este jueves Sean McCormack al negar que EE.UU. esté a favor de uno u otro candidato.

Sin embargo, otros funcionarios alertaron en estas últimas semanas las "consecuencias negativas" del triunfo del candidato del Frente Sandinista Daniel Ortega.

Uno de ellos fue el secretario de Comercio de EE.UU., Carlos Gutiérrez, quien manifestó el pasado 19 de octubre que un posible triunfo del candidato presidencial sandinista ahuyentaría el comercio y la inversión de Nicaragua.

Otro fue el propio embajador Paul Trivelli, que en entrevista con esta corresponsal, aseguró que el triunfo de Ortega sería contraproducente para la región.

¿Bloqueo de remesas?

Asimismo, tres importantes legisladores republicanos, el partido de Bush, enviaron una carta a la secretaria de Estado, Condoleezza Rice, y al secretario de Seguridad Interior, Michael Chertoff, para pedir que se bloqueen las remesas que envían los nicaragüenses que viven en este país (unos 800 millones de dólares) en caso que Ortega gane.

Portavoz del Departamento de Estado, Sean McCormack.
El portavoz del Departamento de Estado dijo que Washington no ha tomado ninguna posición.

Los congresistas son Edward Royce, Dana Rohrabacher y Peter Hoekstra.

A las declaraciones y cartas se suman viajes a Nicaragua como el de Oliver North, un teniente coronel que trabajó para el gobierno Reagan en apoyo de los "contras" en la década de los ochenta.

A los analistas esta situación les sorprende.

En una columna en el Washington Post, , Michael Shifter, subdirector del foro de asuntos hemisféricos Diálogo Interamericano, aseguró que su país se mantuvo al margen de los demás procesos electorales de la región.

"El gobierno Bush merece mucho crédito porque elección tras elección mostró mesura y muy sabiamente evito tomar parte. Sin embargo, Nicaragua es una excepción", señaló Shifter.

(Que) la Casa Blanca no pueda resistir la tentación de inmiscuirse en las elecciones para destruir a un adversario de la guerra fría es una muy mala noticia
Michael Shifter, subdirector del Diálogo Interamericano

El hecho de que "la Casa Blanca no pueda resistir la tentación de inmiscuirse en las elecciones para destruir una adversario de la guerra fría es una muy mala noticia".

El experto en la región concluye que es una lástima que no se hayan aprendido las lecciones del pasado.

Preocupación en la OEA

La misión de la Organización de Estados Americanos (OEA) pidió que países extranjeros no se inmiscuyan en el proceso electoral nicaragüense.

Los funcionarios de la OEA no dieron nombres, pero no es un secreto que se referían a Washington y a Caracas.

¿Actuaría la Casa Blanca de modo distinto sino fuera por que teme que un candidato que apoya Hugo Chávez, el presidente venezolano, llegue al poder?

Eso es lo que se preguntan algunos. Sin embargo, el gobierno Bush se comportó de otra manera durante elecciones en otras partes de América Latina, como Perú.

Incluso durante el complicado proceso en México, el gobierno estadounidense mantuvo el silencio.

Niño junto a afiche de Daniel Ortega.
Muchos creen que Estados Unidos desea ver a Ortega derrotado.

Sin embargo, el portavoz del Departamento de Estado insistió en que "quien resulte elegido en Nicaragua será decisión de los nicaragüenses".

"No vamos a emitir un juicio anticipado sobre el resultado de estas elecciones antes de que se produzcan", aseguró y explicó que luego se llevará a cabo una valoración de la opinión de los observadores internacionales para ver si el proceso fue justo y transparente.

Además de la delegación de Bush, las elecciones en Nicaragua serán vigiladas por una misión de la OEA y un grupo del Centro Carter, así como representantes de gobiernos europeos.

En octubre, el mismo Centro Carter pidió en un comunicado a los "gobiernos del hemisferio a no intervenir en los asuntos electorales de Nicaragua en estos delicados momentos".






 

BBC MUNDO - PRODUCTOS Y SERVICIOS


banner watch listen