Skip to main contentAccess keys helpA-Z index
BBCMundo.com
OTROS IDIOMAS
English
Português
mas idiomas
Miércoles, 27 de septiembre de 2006 - 16:51 GMT
Bolsa Familia, proyecto estrella de Lula
Alfonso Daniels
BBC Mundo, Camaçari, Brasil

Luiz Inácio Lula da Silva, en un acto electoral cerca de São Paulo.
Lula da Silva, en un acto electoral cerca de São Paulo.

Un hombre vestido con una chaqueta marrón y una camisa arremangada salta a un escenario en la hermosa playa de Sao Vicente, cerca de Sao Paulo, desde donde saluda, sonríe y lanza besos al público y, en cuestión de minutos, consigue arengar a la gente.

Conozca al presidente brasileño y líder del Partido de los Trabajadores (PT), Luiz Inácio Lula da Silva, favorito para ganar en la primera vuelta de las elecciones presidenciales del próximo domingo.

Ello a pesar del reciente escándalo político que forzó la dimisión de su jefe de campaña y líder del PT, Ricardo Berzoini, en relación con el presunto intento de comprar documentos supuestamente comprometedores sobre líderes opositores.

"Es el mejor candidato porque es un hombre del pueblo, como yo", dice Antonio da Silva, jubilado de 65 años, entre el estruendo de fuegos artificiales y el clamor de miles personas.

"Las cosas son más fáciles porque con Lula hay más trabajo", afirma a su lado Maria Rodrigues, mientras sostiene a su hijo en brazos.

Bolsa Familia

Para comprender la popularidad de Lula es necesario visitar lugares como Camaçari, a unos 50 kilómetros al norte de la ciudad costera de Salvador de Bahía, en el nordeste del país.

Fábrica de pan comunitario en Camaçari, financiado por el gobierno federal.
Fábrica de pan comunitario en Camaçari, financiado por el gobierno federal.
Este centro industrial atrajo durante décadas a miles de inmigrantes de zonas pobres pero, como le aclaró su alcalde Luiz Carlos Caetano a BBC Mundo, la mayoría llegaron sin apenas formación y terminaron viviendo en chozas miserables.

Todo esto cambió después de que Lula implementase en 2003 la campaña Hambre Cero, una treintena de proyectos que buscan aliviar la pobreza que afecta a casi un tercio de los 180 millones de brasileños.

El proyecto estrella es Bolsa Familia, clave para explicar que la miseria se redujera un 19,18% de 2003 a 2005, los tres primeros años de su gobierno, según la Fundación Getúlio Vargas.

"Hace pocos años, llegábamos a veces a la casa de la gente durante la hora de almuerzo y nos excusábamos, pero nos decían que no nos preocupásemos, que no tenían nada que comer", comentó Andrea Pitta, responsable del programa en la zona.

"Ahora estamos ayudando ya a 16.000 familias y los casos de hambruna han desaparecido", sonríe.

Escuela y vacunas

Mirenie da Silva y uno de sus hijos
Mirenie da Silva y sus hijos se benefician del programa.

Una de estas familias es la de Mirenie da Silva, de 29 años y madre de tres hijos, que vive en una choza precaria.

"Teníamos hambre pero ahora el Estado me da 95 reales (US$43) al mes, lo que me permite comprar algo de comida y un poco de cemento", comenta Silva, junto a uno de sus hijos descalzos.

Su familia es una de las 11,1 millones -unos 40 millones de brasileños- que se benefician de este programa.

Cada familia recibe entre 15 y 95 reales (US$7 y US$43) por mes, que se dan directamente a las madres a cambio de que los niños vayan al colegio y se vacunen.

Críticas

A pesar de los resultados, algunos observadores acusan a Lula de repartir limosna, usando el dinero de las exportaciones, las cuales han aumentado gracias en parte al buen clima económico mundial.

Lula no es un populista como (el presidente venezolano Hugo) Chávez. Es un líder sindical que al final del día no quiere destruir la fábrica, sino conseguir más dinero para los trabajadores
Franklin Martin, analista político y periodista
Critican, además, que no se esté haciendo lo suficiente para aumentar el crecimiento económico, que se prevé en 3,2% este año, por debajo de la media latinoamericana.

Mencionan, especialmente, la necesidad de reducir la tasa de interés que actualmente es del 14,25%, aunque la de mercado es mucho mayor.

Fuentes del gobierno brasileño le dijeron a BBC Mundo que Lula se da cuenta de que necesita aumentar el crecimiento en un supuesto segundo mandato, ya que de lo contrario su legado estaría en juego.

Líder sindical

Muchos estiman que el gran problema de Lula es su excesivo gradualismo, cuyas raíces se remontarían a su pasado.

Seguidores de Lula en un acto electoral en Bahía.
La mayoría pobre del país apoya a Lula.

"Lula no es un populista como (el presidente venezolano Hugo) Chávez. Es un líder sindical que al final del día no quiere destruir la fábrica, sino conseguir más dinero para los trabajadores", afirmó el analista político y periodista Franklin Martin.

Pero estos debates no parecen preocupar demasiado a los brasileños, especialmente a la mayoría pobre del país, que apoya a Lula.

Según Marcia Cavallari, directora de la encuestadora Ibope, "antes los pobres no podían permitirse comer carne y ahora sueñan que sus hijos pueden convertirse algún día en el presidente de Brasil".

NOTAS RELACIONADAS
Lula despide a su jefe de campaña
21 09 06 |  América Latina
Oposición brasileña fustiga a Lula
19 09 06 |  América Latina

VÍNCULOS
El contenido de las páginas externas sugeridas no es responsabilidad de la BBC.




 

BBC MUNDO - PRODUCTOS Y SERVICIOS


banner watch listen