Skip to main contentAccess keys helpA-Z index
BBCMundo.com
OTROS IDIOMAS
English
Português
mas idiomas
Sábado, 9 de septiembre de 2006 - 11:35 GMT
A la sombra del Tungurahua
Redacción BBC Mundo

Miguel Morales
Miguel perdió su casa y todas sus tierras con la erupción.
Casi un mes después de la devastadora erupción del volcán Tungurahua en Ecuador, que dejó un saldo de al menos cinco muertos, el corresponsal de la BBC Dan Collyns viajó a la región para ver cómo sus habitantes sobrellevan las consecuencias.

Semanas después del desastre, el olor a quemado aún se siente en el aire. Es un olor inusual, se desprende de las rocas que un mes atrás eran lava.

En quechua, Tungurahua significa "garganta de fuego", pero ahora el volcán parece haberse calmado. Cubierto de nubes, forma parte del pintoresco paisaje de montañas y valles verdes de los Andes centrales ecuatorianos.

Pero la erupción trajo una dosis de realidad para las miles de personas que viven y trabajan las tierras en estos fértiles valles de la cordillera de los Andes.

Unas 5.000 personas fueron evacuadas y poblaciones enteras quedaron sepultadas bajo un manto de rocas y cenizas. Algunos de los que se negaron a abandonar sus hogares, murieron cuando el Tungurahua descargó su furia.

"Ésta es nuestra tierra"

Miguel Morales, un campesino de 36 años con dos hijos, perdió su casa y todas sus tierras con la erupción.

Un par de troncos quemados son la única evidencia de que allí, bajo toneladas de rocas volcánicas y cenizas, existía alguna clase de vegetación.

Sentado sobre una roca aún tibia Miguel observa su terreno en Juive Grande, ubicado exactamente debajo del volcán.

Gracias a Dios la alerta temprana me dio tiempo de llevar mis animales a la casa de mi madre que vive al otro lado del río. Eran sólo unos chanchos, unas gallinas y unos cuyes (conejillos de indias o cobayos). Algunos de mis vecinos no hicieron lo mismo y lo perdieron todo
Miguel Morales, campesino
"Ésta es nuestra tierra, nuestra casa, pero he perdido las esperanzas, todo lo que estaba aquí se quemó y quedó enterrado".

Recostado sobre su pica -que utiliza para partir las rocas volcánicas que muestran en su interior un diseño tornasolado- me dice: "no sé cómo nos las arreglaríamos sin el puesto de mi esposa".

"Yo ya no tengo nada que hacer más que juntar estas piedras y ver si alguien me las quiere comprar, por US$1 o US$0,25 o lo que quieran darme".

Miguel estaba más preparado para lo que pudiese pasar que cualquiera de sus vecinos, no sólo evacuó a su familia sino también a sus animales.

"Gracias a Dios la alerta temprana me dio tiempo de llevar mis animales a la casa de mi madre que vive al otro lado del río. Eran sólo unos chanchos, unas gallinas y unos cuyes (conejillos de indias o cobayos).

Algunos de mis vecinos no hicieron lo mismo y lo perdieron todo".

Miguel espera algún día volver a cultivar la tierra. Las autoridades ecuatorianas dicen que hasta que el terreno se recupere pueden pasar por lo menos unos cinco años.

En el pasado ya se produjeron otras erupciones, y según dice Miguel, "muchos de los terrenos más fértiles son volcánicos".

"Seguir adelante"

Volcán Tungurahua
Más de 5.000 personas debieron ser evacuadas cuando el Tungurahua hizo erupción.
Después de la erupción Miguel y su esposa se mudaron temporalmente a los cuarteles militares cerca de la ciudad de Baños. Pero además de eso, la única ayuda que reciben es de su propia comunidad.

"No queremos irnos a otra tierra, ésta es nuestra casa, si puedo plantar aunque sea una sola mata de lechuga, o una zanahoria, eso es lo que haré. Queremos que el gobierno nos ayude para quedarnos aquí.

No queremos dejar nuestra tierra, preferimos morirnos aquí".

A lo lejos, en medio del paisaje lunar está Gloria, la esposa de Miguel, con sus dos hijos, Daniela de siete años y Daniel de cinco.

Todos cargan baldes plásticos llenos rocas volcánicas.

"Antes de la erupción, aquí todo era bonito, teníamos plantaciones de maíz, frijoles, aguacates... Ahora no hay nada más que piedras y tierra, las casas quedaron sepultadas.

Gloria, esposa de Miguel, y sus dos hijos, Daniela y Daniel
Gloria y sus dos hijos recogen piedras volcánicas para vender.
La vida es tan dura ahora, pero tenemos que seguir adelante, por ellos", dice Gloria señalando con la mirada a sus hijos. "Voy a hacer todo lo posible para que mis pequeños no tengan que trabajar en la casa de nadie".

"Quiero que tengan una educación, cosa que mi marido y yo no tuvimos. Cuando éramos chicos trabajábamos ayudando a nuestros padres", cuenta Gloria.

"Vamos a tratar de vender todas las piedras que podamos para juntar dinero para los uniformes de los niños y para comprar zapatos, para que puedan empezar la escuela la semana que viene".

Futuro precario

El gobierno ecuatoriano dijo que trasladará de forma permanente a las familias como la de Morales, que vivían muy cerca del volcán.

Pero la ayuda llega lentamente. Los medio locales informaron que el gobierno explicó la falta de fondos diciendo que "el banco estaba cerrado".

Mapa
Sin embargo, no fue sólo la región de Tungurahua la que resultó afectada, los vientos de la región amazónica desparramaron las cenizas hasta la costa, causando daños a los cultivos de banano.

En la región de Chimborazo, al sur de Tungurahua, los cultivos quedaron cubiertos por las cenizas que además bloquearon ríos y caminos, provocando problemas respiratorios especialmente en los ancianos y los más jóvenes.

Para aquellos que viven a la sombra del volcán el futuro es precario.

El área sigue en estado de alerta y algunos vulcanólogos afirman que el cráter todavía está lleno de lava y continúa expandiéndose.

Creen además que lo que sucedió el 16 de agosto no es más que un preámbulo a una erupción aún mayor.

Para miles de familias como la de Morales que viven en las inmediaciones del Tungurahua, la amenaza sigue presente.



NOTAS RELACIONADAS
Las cenizas del Tunguraghua
24 08 06 |  América Latina
Zona de desastre en Ecuador
18 08 06 |  América Latina
La música previsora del volcán
12 08 06 |  Ciencia y Tecnología
Volcanes: guía animada
11 08 06 |  A fondo
El Tungurahua se calma
21 07 06 |  América Latina
Emergencia por volcán en Ecuador
16 07 06 |  América Latina

VÍNCULOS
El contenido de las páginas externas sugeridas no es responsabilidad de la BBC.




 

BBC MUNDO - PRODUCTOS Y SERVICIOS


banner watch listen