Skip to main contentAccess keys helpA-Z index
BBCMundo.com
OTROS IDIOMAS
English
Português
mas idiomas
Jueves, 24 de agosto de 2006 - 04:57 GMT
Argentina: más plantas atómicas
Max Seitz
Max Seitz
BBC Mundo, Argentina

Planta de Atucha (Foto: CONEA)
El plan nuclear argentino prevé la conclusión de la Planta de Atucha. (Foto: CONEA)
Argentina lanzó este miércoles un plan nuclear para dar nuevo impulso a la generación de electricidad por medio de centrales atómicas y evitar que la actual crisis energética frene la reactivación económica del país.

La iniciativa, que contará con una inversión de casi US$3.000 millones, incluye la conclusión de las obras paralizadas de una planta atómica y la posible construcción de una nueva.

De este modo Argentina pasaría a tener cuatro centrales nucleares.

Tal vez el aspecto más controvertido del plan es que el país sudamericano intentará reanudar su programa de enriquecimiento de uranio para alimentar los reactores.

Estas actividades, que teóricamente permiten fabricar armas nucleares, se habían suspendido en 1983 por considerarlas antieconómicas.

Pero el ministro argentino de Planificación, Julio De Vido, insistió en que la iniciativa tiene usos pacíficos y hasta el momento no ha habido ninguna reacción internacional adversa.

El anuncio se produjo en momentos de tensión internacional en torno del programa nuclear de Irán.

De hecho, tras conocerse la noticia, grupos islámicos se manifestaron frente a la embajada iraní en Buenos Aires para expresar su apoyo al gobierno de Teherán ante lo que calificaron como un "doble estándar" del Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA).

Crisis energética

Darío Jinchuk
Mientras el uranio tenga usos pacíficos en el marco del Tratado de No Proliferación Nuclear, del cual Argentina es signataria, no hay ninguna limitación
Darío Jinchuk, jefe del departamento de relaciones internacionales de la CONEA
En los últimos años, la demanda de energía en Argentina ha crecido a una tasa del 7% anual, por lo que el gobierno cree que el plan nuclear es fundamental para garantizar el abastecimiento en el mediano plazo.

Actualmente, más de la mitad de la electricidad se produce a partir de gas natural, lo que ha aumentado la dependencia de Bolivia y ha obligado a reducir las ventas a Chile, generando problemas bilaterales.

Los reactores nucleares aportan apenas el 8% de los 23.000 megavatios que circulan por la red energética nacional y el resto se genera a partir de centrales hidroeléctricas.

"Con el nuevo plan se espera que las plantas atómicas aumenten su contribución a un 12%", dijo a BBC Mundo Darío Jinchuk, jefe del departamento de relaciones internacionales de la Comisión Nacional de Energía Atómica (CONEA).

"Transparencia"

En cuanto al programa de enriquecimiento de uranio, Jinchuk aclaró que comenzó hace décadas en la planta de Pilcaniyeu, en la provincia de Río Negro (sur del país), y es "totalmente transparente" porque ha estado sometido a las inspecciones del OIEA.

"Mientras el uranio tenga usos pacíficos en el marco del Tratado de No Proliferación Nuclear, del cual Argentina es signataria, no hay ninguna limitación", continuó.

"Sí hay desconfianza en aquellos países que no son del todo transparentes y no aceptan la observación del OIEA. No hay por qué mostrar la tecnología que se utiliza, sino sólo especificar la cantidad de uranio que se produce y qué se hace con él".

Los expertos afirman que, cuanto mayor el enriquecimiento, menos cantidad de esa sustancia radiactiva se necesita para fabricar una bomba. Y que cuanto más liviano sea el artefacto, mayor puede ser el alcance del misil que lo transporte.

Reactor nuclear argentino (Foto: CONEA)
Para los nuevos reactores atómicos será necesario enriquecer uranio. (Foto: CONEA)
Pero Jinchuk insistió en que Argentina ha empleado -y empleará- el uranio enriquecido para alimentar reactores y hacer funcionar aparatos médicos de diagnóstico y terapia, y no para desarrollar armas.

La manifestación de este miércoles frente a la embajada iraní en Argentina fue retratada por los medios locales como un evento pintoresco. Sin embargo, en los hechos el vínculo entre ambos países en materia nuclear ha sido cercano.

"Nosotros tuvimos convenios comerciales con Irán a partir de los años 70. Cambiamos, por ejemplo, el núcleo del reactor de la Universidad de Teherán. Pero a principios de los 90 decidimos rescindir los contratos porque consideramos que el programa iraní no era tan transparente", contó Jinchuk.

Desechos

Cuando se habla de energía nuclear, uno de los aspectos que más preocupa a la opinión pública es el manejo de los residuos. Ahora esta inquietud parece mayor en el caso argentino, porque el gobierno se ha propuesto ampliar el número de centrales atómicas.

Según Jinchuk, Argentina aún no ha escogido "el mejor método" para los desechos. Algunos países los colocan en repositorios geológicos, mientras que otros prefieren reprocesarlos.

"En este momento se guardan temporalmente en piletas en el mismo predio de las centrales y luego en silos en seco, hasta que se tome una decisión. Lo ideal sería que haya una definición antes de que se terminen las nuevas obras ", agregó.

La central de Atucha I, inaugurada en 1974 a unos 100 kilómetros al norte de Buenos Aires, fue la primera planta nuclear que se instaló en un país latinoamericano.

En 1983 le siguió la inauguración de Embalse Río Tercero, en la provincia de Córdoba (centro del país).

Ahora se reanudará junto a Atucha I la construcción de Atucha II, cuyas obras se paralizaron cuando se había concluido un 80% del total.

NOTAS RELACIONADAS
Venezuela nuclear
19 10 05 |  América Latina
Brasil revela planes nucleares
09 08 05 |  Internacional
Brasil nuclear: ¿amenaza o progreso?
19 10 04 |  Internacional

VÍNCULOS
El contenido de las páginas externas sugeridas no es responsabilidad de la BBC.




 

BBC MUNDO - PRODUCTOS Y SERVICIOS


banner watch listen