Skip to main contentAccess keys helpA-Z index
BBCMundo.com
OTROS IDIOMAS
English
Português
mas idiomas
Martes, 15 de agosto de 2006 - 11:26 GMT
Blog desde Bolivia
Rafael Estefanía
Rafael Estefanía
BBC Mundo, Bolivia

Mujeres bolivianas

¿Una Bolivia o muchas? Rafael Estefanía explica las razones que lo impulsaron a recorrer palmo a palmo este país de América del Sur.

Lo invitamos a leer la bitácora que Rafael nos envío mientras viajaba.

MARTES 15 DE AGOSTO

Sucre es un excelente lugar para tomar contacto con el altiplano: mientras uno admira la belleza de su arquitectura, casi me olvido de que me falta el aliento para caminar por sus calles. El aire es frío y seco, todo lo contrario a lo que hace unos días experimentaba en la selva.

En Potosí viví un aspecto de Bolivia del que había oído hablar pero no había experimentado hasta ahora: los bloqueos.

El taxi compartido en el que viajaba no pudo llevarme hasta el centro de la ciudad pues un grupo de personas bloqueaba el acceso. Cuando el taxista intento dar marcha atrás, aparecieron varias señoras y sin agitación alguna colocaron piedras en la calle sobre las que se sentaron como si fuera lo más normal del mundo.

Vista de La Paz.
Vista general de La Paz desde el alto.
El taxista se quejaba "¡Siempre lo mismo, aquí todo el mundo protesta y nadie quiere trabajar, así el país no va a ningún lado!". Hoy eran los comerciantes los que protestaban porque se niegan a pagar impuestos.

Un transeúnte me cuenta con evidente sarcasmo que aquí cuando las calles están practicables la gente se pregunta:"Qué extraño, ¿cómo es que no hay bloqueo hoy?".

Dos días más tarde tomé un autobús nocturno para La Paz. Los asientos cama te permiten admirar las estrellas, increíblemente brillantes a esta altitud. Cuando abro los ojos algo extraño me ocurre: las estrellas ya no están arriba sino que hay que mirar hacia bajo para verlas.

Estoy llegando a La Paz y las estrellas no son más que las miles de lucecitas diminutas de las casas construidas en las laderas de las montañas que rodean la ciudad.

Durante el día volveré varias veces al alto a mirar la ciudad desde arriba. Desde aquí y con la cumbre nevada del monte Illimani, La Paz es una ciudad verdaderamente espectacular.

Paseando por ella entre edificios de oficinas y amplias avenidas, La Paz se siente como una gran metrópolis.

Quizás Santa Cruz le gane en cuanto a número de habitantes pareciera que aquí todos están en la calle al mismo tiempo, gran parte de ellos vendiendo y comprando en la multitud de mercados salpicados por la ciudad.

La verdadera riqueza de este país, más que en los recursos naturales, está en la diversidad de sus culturas y en el carácter de sus gentes
Mi viaje llega a su fin. Me voy después de cinco semanas recorriendo un país tan diverso que se necesitarían cinco meses para hacerle justicia.

A pesar de las diferencias culturales, raciales y de idiosincrasia he percibido un rasgo común en todos los departamentos; todos los bolivianos se sienten muy orgullosos de serlo y de su país.

Las diferencias, muchas veces exageradas por los medios, creo que se encuentran en la sensación de no estar representados todos por igual en el mapa boliviano.

Hablamos de indígenas en general sin darnos cuenta de que, por ejemplo, los Kechua y Aimara del altiplano no tienen nada que ver con los indígenas del oriente. Pensamos en los Andes y nos olvidamos de la selva.

Quizás, el secreto este en la falta de conocimiento de su propio país, más allá de su departamento, por muchos bolivianos. La falta de medios para viajar o la preferencia de las playas de Brasil como destino vacacional están entre las causas.

Un consejo en pago por todos los que ustedes me han ido dando a lo largo de mi viaje; visite Bolivia, recorra el altiplano, camine por la jungla disfrute de su arquitectura y paisajes naturales únicos en el mundo.

Al final de su viaje se sentirá afortunado de vivir en un país tan variado y entenderá que la verdadera riqueza de este país, más que en los recursos naturales, está en la diversidad de sus culturas y en el carácter de sus gentes.

Un saludo y gracias a todos por acompañarme en este viaje.

JUEVES 10 DE AGOSTO

Rurenabaque es la puerta a la selva amazónica y un recordatorio de que, a pesar de que Bolivia aparece a menudo representada como un país típicamente andino, la selva ocupa las tres cuartas partes del territorio.

Niño cargando bananas
Niño de la comunidad de San José transporta las bananas que se comerán en el albergue de Chalalán.
El parque nacional Madidi y el río Beni son las arterias que dan vida a Rure, una pequeña población de apenas 20.000 habitantes pero que en los últimos años, se ha desarrollado de cara al turismo de tal manera que hoy es un destino que se añade al programa clásico Uyuni, Sucre, Potosí, La Paz que todos los turistas parecen seguir sin excepción.

En esta zona selvática de Bolivia encontré uno de los proyectos indígenas de ecoturismo más avanzados de Bolivia: Chalalán. Todo empezó años atrás, cuando varios de los indígenas mezcla de Quechuas y Tacanas que vivían en la pequeña comunidad de San José, situada en el corazón del parque Madidi, decidieron construir un albergue de ecoturismo para beneficio de su comunidad.

Después de mucho esfuerzo, tesón y duro trabajo, estos hombres llevaron a cabo su sueño. Hoy Chalalán es un albergue que combina un excelente servicio con un profundo respeto del entorno y cuyos fondos se reparten entre la comunidad, (72 familias del pueblo de San José están involucradas bien como accionistas, bien vendiendo sus productos al albergue, o bien trabajando en él) y se reinvierten en ella.

Hoy San José tiene una escuela secundaria y un centro de salud y los jóvenes no tienen que abandonar el pueblo por falta de oportunidades. Todo un ejemplo de explotación ética y de perseverancia de una comunidad que fue fiel a su idea desde el principio y decidió ser dueña de su futuro.

Dejo la selva y por un instante me traslado a mi país, España. Me explico; estoy en Tarija, en el Chaco, al sur de Bolivia en una región puramente mediterránea. Atravieso el río Guadalquivir y paseo por la calle Madrid. Sin embargo, cuando llega la hora de la comida, la influencia es Argentina, con toda una selección de churrasco, bife de chorizo y demás cortes de carne imaginables.

PARA EL MAL DE ALTURA
andar lentito, comer poquito y dormir solito
Tarija es tierra de vino y su paisaje está salpicado por grandes extensiones de viñedos y bodegas en las que se produce el vino de altura, literalmente, pues se trata de los viñedos más altos del mundo, situados algunos a 2.000 metros sobre el nivel del mar. Esto hace que el proceso de maduración de la uva y envejecimiento del vino sea mucho más rápido y le da al vino tarijeño su característico sabor.

También aquí se produce el Singani, un destilado transparente del vino de 40º de sabor fino y efectos inmediatos. Me pregunto por qué esta bebida no es conocida internacionalmente como lo es el pisco o el tequila. Falta de marketing quizás.

A partir de aquí mi viaje será cuesta arriba. Mañana parto para el altiplano empezando por la reluciente Sucre, aún con la resaca de las celebraciones del fin de semana, después Potosí y más tarde La Paz. ¿Algún remedio para el mal de altura más allá de "andar lentito, comer poquito y dormir solito"?

VIERNES 4 DE AGOSTO

Tengo que empezar esta entrada de mi blog agradeciendo a todos los que me han enviado sugerencias, consejos, información y felicitaciones por embarcarme en este proyecto.

Les cuento que ya he hecho mías muchas de sus sugerencias, así que no se extrañe si en la próxima entrada ve reconocido un itinerario que usted me marcó o hago un comentario sobre tal o cual comida saboreada siguiendo sus sugerencias.


También les digo que intentaré contestar personalmente a cuantos lectores pueda, sólo les pido tengan paciencia; Bolivia es mucho Bolivia y mis limitaciones de tiempo hacen que esté en constante movimiento, en flota, en trufi, en avión militar, en avioneta, en micro y hasta, como en una reciente ocasión, en moto-taxi compartida con otro pasajero y el conductor por una pista de tierra a las afueras de Buena Vista.

Y hablando de recomendaciones, yo también tengo una para ustedes. Recién estuve en una de las celebraciones más espectaculares que he visto en mucho tiempo.

El lugar, San Ignacio de Moxos, en el departamento del Beni, en el este del país. La fiesta, que tuvo lugar durante los días 30 y 31 de Julio, consiste en una procesión de personajes y máscaras, mezcla de elementos indígenas con otros de influencia española.

Macheteros con vistosos tocados de plumas, hombres vestidos de negro con máscaras de madera representando al hombre blanco, ancianas ataviadas con trajes de color fucsia, amarillo y verde y con sombreros con cintas y espejos, todos desfilando en una gran procesión al ritmo de la música y dando vida, con sus diferentes coreografías a cada uno de los personajes.

¿Cómo es posible que una ciudad de casi 100.000 habitantes no tenga un sistema de alcantarillado?
La fiesta en honor a San Ignacio, continúa por la noche con los fuegos de artificio y los "chasqueros", que con sus sombreros de ala ancha y juegos pirotécnicos adosados a la copa, se abren paso entre la muchedumbre echando chispas y dejando una estela de humo y olor a pólvora quemada.

Si no conocían esta fiesta, pónganlo en su calendario para el próximo año. Todo un espectáculo de color y tradición popular.

Siguiendo en el Beni hice escala en su capital Trinidad, y debo decir que allí observé una muestra de subdesarrollo que hasta ahora no había visto en otras partes de Bolivia.

¿Cómo es posible que una ciudad de casi 100.000 habitantes no tenga un sistema de alcantarillado? Perros callejeros, pollos y mosquitos meten sus patas en las cloacas a cielo abierto que bordean las calles de una ciudad que crece sin parar sin una infraestructura digna de su tamaño.

Cuando lean este blog habré recorrido diez horas a bordo de una flota por una pista de tierra accesible sólo cuando las lluvias lo permiten y me encontraré en una de las zonas más ricas en biodiversidad de Bolivia: la región amazónica occidental concretamente en Rurenabaque, una ciudad mágica en la orilla del río Beni.

Allí me espera la jungla, las lentas travesías en barco, y las comunidades indígenas que viven en sus orillas.

Así que cálcense sus botas de explorador, traigan consigo su crema repelente de mosquitos y su capacidad de sorpresa, y acompáñenme en este viaje por la Bolivia amazónica.

LUNES 31 DE JULIO

Cuando uno aterriza en Santa Cruz se da cuenta de dos cosas: A los cruceños les encantan las mujeres hermosas y no les gusta Evo Morales.

Antes del concurso de Miss Universo, los periódicos comparaban candidatas y explicaban al detalle las medidas de la participante boliviana, Dessire Durán.

El día de la ceremonia, incluso, se colocó una pantalla gigante en la plaza 24 de septiembre para seguir en vivo la ceremonia.


En esa misma plaza, casi a diario oradores toman el estrado para explicar, al que escuche, las razones por las que Evo no es bueno para Santa Cruz. Las pintadas en las paredes "Evo títere de Chávez" " y "Evo tirano" reflejan este sentimiento por escrito.

Pero en Santa Cruz hay mucho más que amantes de la belleza y la autonomía. En los días que pase allí, encontré muchas personas emprendedoras con ideas progesistas y ganas de poner a Santa cruz en el mapa... o al menos en el mapa de Bolivia.

Digo esto porque cada vez que mencionaba que estaba recoriendo el país para asomarme a las distintas realidades de Bolivia, la respuesta era siempre la misma: "¡Por fin, ya era hora! A ver si de una vez se refleja fuera que Bolivia no es sólo el Altiplano"

Cada vez que mencionaba que estaba recoriendo el país para asomarme a las distintas realidades de Bolivia, la respuesta era siempre la misma: '¡Por fin, ya era hora! A ver si de una vez se refleja fuera que Bolivia no es sólo el Altiplano'

Una de esas personas vanguardistas de las que hablo la encontré en el centro cultural Lorca también en la Plaza 24 de septiembre (Como ven, en Santa Cruz, si no pasa en esa plaza, sencilamente no pasa..). Teatro, cine francés y alemán, exposiones, música en vivo.Un programa cultural ambicioso en un local que combina comida, trago y cultura bajo un mismo techo.

"La idea es acercar al Boliviano al arte sin que se de cuenta; vienen por la música y la bebida y así,de manera sutil,consumen arte" me contaba el director del proyecto el cruceño, educado en colegio alemán, Ubaldo.

No está mal como alternativa, aunque a los jóvenes de Santa cruz lo que de verdad les gusta es el reggatón y la cumbia mix. Santa Cruz es tropical y entiende la noche como una extension del día.

En Equipetrol, el barrio "Fashion" de la ciudad, manadas de jovenes convierten sus 4x4 y sus carros modificados en clubs privados con parlantes en las cajuelas y decibelios a bocajarro. La carretera es una pasarela de autos estilo L.A. y las aceras el lugar donde ver y ser visto.

Dejo este "pueblo" de casi millón y medio de habitantes con pena, porque a pesar de su tamaño (¡Y sigue creciendo imparable!) no se siente en él la locura de la gran ciudad. Siempre hay tiempo para la conversacion y los amigos.

De estos últimos me llevo varios.

INTRODUCCIÓN

Escribo este blog desde Bolivia, país que durante las próximas cuatro semanas estaré recorriendo en un viaje que me llevará desde las tierras bajas del Chaco en el sur, hasta la frontera amazónica con Brasil en el norte, pasando por el Altiplano, Santa Cruz, Tarija, El Beni y todos aquellos lugares interesantes que encuentre en el camino.

El objetivo de este viaje es simplemente comprobar con mis propios ojos y con el de mi cámara, lo que todos los bolivianos dicen: "Bolivia no es una sola, son muchas diferentes".

Estas diferencias quedaron reflejadas en los resultados del referendo autonómico celebrado el pasado dos de julio, en donde varios departamentos (Beni, Pando, Santa Cruz y Tarija) votaron a favor de la autonomía.

Pero la intención de mi viaje no es política, sino humana. A través de mi diario, mis conversaciones con gente de distintos estratos de la sociedad boliviana y con la ayuda de las sugerencias de los lectores de este blog, espero poder esbozar una imagen más real de lo que es Bolivia hoy, más allá de la postal típica de la "collita" del altiplano con su niño a la espalda en un "aguayo" y su pollera de colores.

Pero la intención de mi viaje no es política sino humana. A través de mi diario, mis conversaciones con gente de distintos estratos de la sociedad boliviana y con la ayuda de las sugerencias de los lectores de este blog, espero poder esbozar una imagen más real de lo que es Bolivia hoy
¿Conoce usted a una familia de mineros que quieran compartir unas horas conmigo contándome cómo es un día en su trabajo? ¿Cuál es la música que mejor conecta hoy con la juventud en Bolivia? ¿Tiene su ciudad algún proyecto cultural y social que merezca la pena ser resaltado? ¿Hay una comunidad homosexual en su ciudad?

¿Sabe cómo me puedo poner en contacto con una familia guaraní o de cualquiera de las muchas otras etnias que existen en el país? ¿Hay algún festival en su región en las próximas semanas? ¿Me aconseja que pruebe "El rostro asado" una de las especialidades culinarias de Oruro, según me cuenta un colega colombiano de la redacción...?

En fin, participe conmigo de este mi primer viaje a un país tan fascinante como desconocido para mí. Espero que con su ayuda y mis experiencias en la carretera, al final del camino, hayamos conseguido, entre todos, asomarnos al menos un poco, a algunas de esas "diferentes Bolivias".

EN OTROS SITIOS BBC




 

BBC MUNDO - PRODUCTOS Y SERVICIOS


banner watch listen