Skip to main contentAccess keys helpA-Z index
BBCMundo.com
OTROS IDIOMAS
English
Português
mas idiomas
Jueves, 23 de marzo de 2006 - 20:01 GMT
Una zanahoria para las FARC

Hernando Álvarez
BBC Mundo, Colombia

Presidente de Colombia, Álvaro Uribe.
El gobierno de Uribe ofrece un incentivo a las FARC para negociar.
El gobierno del presidente Álvaro Uribe, a través de su ministro del Interior, Sabas Pretelt de la Vega, ofreció este jueves un incentivo a las rebeldes Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) para que inicien un proceso de paz.

En declaraciones a la radio local, Pretelt dijo que si las FARC se comprometen a un acuerdo de paz, las solicitudes de extradición a Estados Unidos de sus líderes serían suspendidas, como se ha hecho hasta el momento con las de los jefes paramilitares que se han desmovilizado.

''Si ellos (las FARC) hiciesen un acuerdo de paz, probablemente tendrían una resolución de extradición con suspensión'', afirmó el ministro del Interior de Colombia.

El gobierno hizo ese planteamiento un día después de que Estados Unidos acusara formalmente de narcotráfico a 50 miembros de las FARC, y solicitara su extradición.

Nada cambia

Sin embargo, a los ojos de varios analistas esta nueva propuesta del gobierno colombiano no va a afectar en nada la lógica de guerra que tiene este grupo guerrillero.

En diálogo con BBC Mundo, Fabio Lozano, profesor del Departamento de Desarrollo Rural y coordinador del grupo de investigación Conflicto, Regiones y Sociedades Rurales de la Universidad Javeriana en Bogotá, aseguró que la propuesta del ministro del Interior "no es seria".

Imagen de archivo de miembros de las FARC.
Varios analistas opinaron a la BBC que el anuncio no cambiará nada.
"No se está invitando a las FARC a unas conversaciones de paz. Es obvio que ni el gobierno quiere iniciarlas y mucho menos las FARC", aseguró.

Según Lozano, con las acusaciones de EE.UU. y con la propuesta del ministro "las FARC no se van a amedrentar ni a motivar como para buscar espacios para un posible diálogo de paz".

Y es que para Lozano, ni Washington ni Bogotá son consecuentes con sus acusaciones.

"La acusación que se está haciendo contra los jefes de las FARC no tiene el mismo nivel de condena que se hace contra los paramilitares", opina.

"Esto se nota en las expresiones del gobierno estadounidense a través de todas sus agencias y en la forma como se está haciendo la lucha contra los cultivos ilícitos en Colombia", agrega.

La acusación que se está haciendo contra los jefes de las FARC no tiene el mismo nivel de condena que se hace contra los paramilitares
Profesor Fabio Lozano
"Si miramos dónde se combaten los cultivos nos damos cuenta que no se están atacando las zonas que están controladas por las fuerzas paramilitares".

"A unos los llamamos terroristas y los perseguimos y con los otros nos hacemos los de la vista gorda", concluye.

Sin embargo, el gobierno del presidente Uribe siempre ha insistido que no tiene una tratamiento preferencial hacia los paramilitares, sino que simplemente esas fuerzas estuvieron dispuestas a sentarse a dialogar de paz y se desmovilizaron como parte de un proceso.

Un tema internacional

Pero más allá de las diferencias en los tratos hacia paramilitares y guerrilleros, lo más seguro es que la dinámica del conflicto interno colombiano no cambie a corto plazo con la acusación de narcotráfico a las FARC hecha por EE.UU., ni con el ofrecimiento de Bogotá de no extraditar a los jefes de esta guerrilla si se sientan a negociar.

Un paramilitar detenido en Colombia en el 2004.
A unos los llamamos terroristas y los perseguimos y con los otros nos hacemos los de la vista gorda
Profesor Lozano
"Uno podría dividir las consecuencias de estos pronunciamientos en dos partes", le dijo a BBC Mundo, Manuel Alberto Alonso, director del Instituto de Estudios Políticos de la Universidad de Antioquia.

"Por un lado es un intento de iniciar un proceso de paz que no está cercano y por el otro es que cuando la dinámica del conflicto permita que se sienten a hablar de paz, el marco de negociación va a ser mucho más complicado porque estará el tema de la extradición", explica Alonso.

Lo que es claro, para el profesor Alonso, es que la solicitud de extradición de los líderes de las FARC lo que manifiesta es que hay un mensaje muy claro de que el tema del conflicto armado es un tema internacional y no sólo colombiano.

Sin embargo, según Alonso, los anuncios de esta semana "no van a afectar el comportamiento de las FARC, ya que sus lógicas de guerra siempre han estado muy apartadas de los cambios en la agenda internacional".

El gobierno de Colombia ofreció este jueves una zanahoria a los líderes de las FARC con la amenaza del garrote de la extradición, pero pocos creen que esta guerrilla se asuste con el garrote o se ilusione con la zanahoria.

NOTAS RELACIONADAS
EE.UU. arremete contra las FARC
22 03 06 |  América Latina
Colombia: detienen líder de las FARC
07 11 05 |  América Latina
Deciden suerte de líder paramilitar
07 09 05 |  América Latina
Acusan a cúpula de FARC de narcotráfico
23 08 05 |  América Latina
Llega a EE.UU. líder de las FARC
01 01 05 |  América Latina


VÍNCULOS
El contenido de las páginas externas sugeridas no es responsabilidad de la BBC.


 

BBC MUNDO - PRODUCTOS Y SERVICIOS


Portada | Internacional | América Latina | Economía | Ciencia y Tecnología | Cultura | Deportes | Participe | A fondo | Multimedia | Aprenda inglés | Tiempo | Quiénes somos | Nuestros socios
Programación | En FM, AM, OC |
banner watch listen