Skip to main contentAccess keys helpA-Z index
BBCMundo.com
OTROS IDIOMAS
English
Português
mas idiomas
Viernes, 13 de mayo de 2005 - 06:09 GMT
"La batalla no se ganó, nos aplastaron"
Luis Carlos Galán (foto cortesía Banco de la República)
Luis Carlos Galán fundó el movimiento político Nuevo Liberalismo.
Luis Carlos Galán, el ex candidato presidencial por el movimiento Nuevo Liberalismo fue asesinado el 18 de agosto de 1989, cuando se disponía a comenzar un acto político en la plaza central de la población de Soacha, cerca de Bogotá.

Este jueves, tras 16 años del magnicidio, las autoridades colombianas capturaron al ex senador colombiano Alberto Santofimio, a quien acusan de ser el autor intelecual del crimen.

Santofimio fue además ministro de Justicia en 1974 y ocupó durante varios años un escaño como congresista en el Parlamento colombiano.

BBC Mundo conversó con Iván Marulanda, fundador junto con el fallecido político del movimiento Nuevo liberalismo, sobre Luis Carlos Galán y su legado.


¿Qué recuerda en especial del doctor Galán?

Era un hombre muy limpio, transparente, un hombre de bien, un hombre bueno. Con una enorme garra de luchador político. Tenía una obsesión por su país.

Él pensaba que había que hacer un esfuerzo muy grande para superar la violencia, la injusticia social, y que para lograr esos objetivos era necesario transformar la política para darle nobleza y comprometer la acción política con las necesidades de la gente y con las ilusiones de la sociedad de progresar y de vivir en condiciones de bienestar.

Había que transformar la política para que estuviera al servicio del país, y no al servicio de intereses personales o privados.

Su obsesión fue además, que la política fuera el fruto de la deliberación del ciudadano en el barrio, en la junta comunal, en el foro universitario. Que la política fuera la síntesis del pensamiento de la gente y no la imposición de alguien desde una posición autocrática o autoritaria.

Él pensaba que había que encontrar las verdades en la discusión en que participara la gente y que no se podía concebir que la sociedad fluyera si no estaba vinculada a la deliberación racional y libre.

El luchó contra la corrupción y contra el narcotráfico ¿Ud cree que a él lo mató el narcotráfico con intereses políticos? ¿Qué queda de ese sacrificio?

El tema del narcotráfico no fue una obsesión del Nuevo Liberalismo o de Luis Carlos Galán. Lo que pasa es que en ese camino se atravesó el monstruo del narcotráfico.

Se trataba de un monstruo que estaba amenazando las libertades, la democracia y las posibilidades de vivir en paz en Colombia, y nos enfrentamos a ese fenómeno.

El Nuevo Liberalismo fue la única fuerza política que reconoció el peligro de ese fenómeno y que se le enfrentó, las demás fuerzas políticas se alinearon, se aprovecharon y le sirvieron al narcotráfico, y por ello es que estamos viviendo ahora esta realidad.

Yo creo que a Galán lo mató esa comunión entre el narcotráfico y la política, porque el narcotráfico penetró la política y en ese matrimonio perverso surgió la idea de asesinar a Rodrigo Lara, otro compañero del Nuevo Liberalismo que era ministro de Justicia en 1984, y luego a Luis Carlos Galán. Este matrimonio entre la política y el narcotráfico asesinó a Galán.

¿Cree que el ex senador Alberto Santofimio tuvo que ver en este crimen?

Yo no tengo unas pruebas que pudieran sustentar una acusación penal. Si las tuviera ya las hubiera aportado a las autoridades. Pero tengo la convicción moral, la convicción intelectual, la convicción íntima de que sí, de que alguna manera hubo un complot entre la política y el narcotráfico en el que están involucradas las personas que hoy están siendo llamadas a juicio por esa razón.

Es el fiscal general de la nación quien le está diciendo al mundo entero que hay unas pruebas que comprometen a Alberto Santofimio en el asesinato de Luis Carlos Galán y yo le creo al fiscal general de la nación, que es un hombre correcto.

¿Qué queda de ese movimiento político del Nuevo Liberalismo que trataba de cambiar la política colombiana? Luego de la muerte de Galán, el movimiento se atomizó, se dispersó y la política parece continuar, según algunos analistas, con los mismos vicios.

El Nuevo Liberalismo, había entrado en una etapa de inclusión, de unidad, con el Partido Liberal colombiano, del cual hacíamos parte originariamente.

Entramos en un proceso de unidad con ese partido en 1988 un año antes del asesinato de Luis Carlos, o sea cuando Galán murió, el Nuevo Liberalismo ya estaba disuelto.

Lo que quedó fue un testimonio muy valeroso de un grupo de colombianos que le pusimos el pecho a la realidad y dejamos el testimonio de que se necesitaba y que era posible un valor civil para enfrentar los peores riesgos y peligros de una nación. La verdad es que la batalla no se ganó, nos aplastaron.

Hoy es predominante el contubernio entre la política y el narcotráfico. Hasta hoy el país tiene perdida la batalla pero quedó el testimonio de que hay que dar esa batalla hasta al final y de que hay colombianos dispuestos a darla, como lo demostramos en su momento, y como lo seguimos demostrando unas pocas personas que seguimos dando ese testimonio de fidelidad con esa lucha por la que dio la vida Luis Carlos Galán.



NOTAS RELACIONADAS
Colombia: arresto por magnicidio
12 05 05 |  América Latina
"Todos saben quién lo mató"
12 05 05 |  América Latina

VÍNCULOS
El contenido de las páginas externas sugeridas no es responsabilidad de la BBC.




 

BBC MUNDO - PRODUCTOS Y SERVICIOS


banner watch listen