Skip to main contentAccess keys helpA-Z index
BBCMundo.com
OTROS IDIOMAS
English
Português
mas idiomas
Martes, 10 de mayo de 2005 - 21:07 GMT
EE.UU. sigue de cerca la cumbre

Carlos Chirinos
BBC Mundo, Washington

Mahmoud Abbas, presidente de la Autoridad Nacional Palestina
La presencia de Abbas puede redundar en una declaración de apoyo a la "resistencia".

Estados Unidos quería asistir a la cumbre árabe-suramericana, pero la cancillería brasileña le dijo que "podían verla por televisión".

No tiene representación, ni observadores en la reunión, pero para la Casa Blanca el encuentro árabe-suramericano que se realiza en Brasilia es importante.

Por un lado incluye a doce países de su zona de influencia inmediata, eso que algunos conocen como "el patio trasero".

Y por el otro están 22 naciones de una de las regiones más conflictivas del planeta, clave en la estabilidad mundial.

Así que lo que se diga en la capital brasileña tiene más de un oído atento y algunos dicen que preocupado.

De hecho parece que hicieron gestiones para asistir. Gestiones "no oficiales" según la cancillería brasileña que habría comunicado a sus colegas estadounidenses sobre la incoveniencia de la presencia de un país extraño a las dos regiones de la cumbre.

Terrorismo y resistencia

En el proyecto de resolución final de la cumbre está previsto que se condene el terrorismo, algo por lo que EE.UU. presiona en todos los foros internacionales, con lógica insistencia desde los atentados del 11 de septiembre de 2001 en Nueva York y Washington.

Pero se reconocería también "el derecho de resistencia" que tienen los pueblos que estén sometidos a potencias extranjeras, en lo que muchos ven una clara referencia a la situación de los territorios palestinos ocupados por el ejército israelí.

En el proyecto de resolución final de la cumbre está previsto que se condene el terrorismo (...) pero se reconocería también 'el derecho de resistencia'

Uno de los pocos líderes árabes presentes en la cumbre de Brasilia es el presidente palestino Mahmoud Abbas, por lo que una alusión así de clara al conflicto con Israel podría afectar el de por sí complicado proceso de paz regional.

"No sé si van a usar ese lenguaje. Tendremos que ver" dijo el portavoz del Departamento de Estado, Richard Boucher, el jueves pasado, cuando aún se desconocían algunos detalles del proyecto.

Pese a la ausencia estadounidense, Boucher aseguró que el punto se discutió con los participantes en la cumbre. Por ejemplo en el reciente viaje de la secretaria de Estado Condoleezza Rice a Brasil.

"Actualizamos la situación entre israelíes y palestinos y sobre cómo vemos el asunto", resumió Boucher.

Tampoco sirve a los intereses estadounidenses una referencia, siquiera retórica al "derecho de resistencia" cuando tiene un buen número de tropas en Afganistán e Irak.

Sobre todo en Irak, EE.UU. se enfrenta a diario con lo que la Casa Blanca califica como "subversión terrorista", y que algunos justifican como un movimiento de resistencia frente al invasor.

Liderazgo brasileño

Algunos entienden la iniciativa brasileña de la cumbre árabe-suramericana como un paso más en la estrategia de construir un liderazgo "tercermundista" en la que parece embarcado el presidente Luis Inácio "Lula" Da Silva.

Brasil, junto con India o China, ha venido encabezando los esfuerzos de las naciones más pobres dentro de las negociaciones de la Organización Mundial del Comercio para obtener un trato más justo por parte del mundo desarrollado.

Recientemente el gobierno brasileño fue un factor fundamental en la creación de la Comunidad Suramericana de Naciones. Un esquema de integración basado más en lo político que en lo económico, como habían sido hasta ahora las iniciativas más exitosas de unión latinoamericana.

Cumbre árabe-suramericana, Brasilia
Algunos ven a la cumbre como un intento de Brasil por liderar el "tercer mundo".

Ese liderazgo podría reflejarse algún día en un asiento permanente dentro del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, el órgano ejecutivo y con poder real dentro del organismo internacional.

Por su peso económico y por su creciente influencia en la política internacional, Brasil aspira asumir la representación regional en un eventual Consejo de Seguridad reformado. Aspiración que no comparten otros poderes regionales como México o Argentina.

En el pulso binacional entre Brasil y EE.UU., la influencia de uno crece a expensas de la del otro. Aunque no necesariamente eso implique una dinámica de enfrentamiento.

Con la Casa Blanca "distraida" en temas de otras partes del mundo, particularmente los del mundo árabe, podría serle útil un aliado regional poderoso como Brasil.



NOTAS RELACIONADAS
Dos mundos se acercan
10 05 05 |  América Latina
Argentina "recuerda" el Mercosur a Brasil
02 05 05 |  América Latina
Mercosur y UE no logran pacto
21 10 04 |  Economía
Mercosur/CAN: firman acuerdo
19 10 04 |  América Latina


VÍNCULOS
El contenido de las páginas externas sugeridas no es responsabilidad de la BBC.


 

BBC MUNDO - PRODUCTOS Y SERVICIOS


Portada | Internacional | América Latina | Economía | Ciencia y Tecnología | Cultura | Deportes | Participe | A fondo | Multimedia | Aprenda inglés | Tiempo | Quiénes somos | Nuestros socios
Programación | En FM, AM, OC |
banner watch listen