Skip to main contentAccess keys helpA-Z index
BBCMundo.com
OTROS IDIOMAS
English
Português
mas idiomas
Miércoles, 4 de mayo de 2005 - 17:48 GMT
Ecuador: ecoturismo y los Achuar

Mientras Ecuador sufre la resaca de la convulsión política que forzó al presidente Lucio Gutiérrez a salir del país, la vida de las comunidades indígenas en la selva amazónica, alejadas de las ciudades, continúa de manera normal. En ese contexto, evoluciona un proyecto para abrir la zona al turismo ecológico.

Michael Voss
BBC

Es temprano en la mañana en la jungla y una canoa de madera, propulsada a motor, navega suavemente por las aguas del río Capahuari.

Turistas en una expedición selvática en Ecuador.
Los Achuar esperan que los turistas defiendan el río.

En la proa de la embarcación se ubica Rubén Shakay, un indígena de la zona que hace las funciones de guía, compartiendo los secretos del Amazonas con un pequeño grupo de turistas provenientes de todas partes del mundo.

Él usa su instintiva visión e íntimo conocimiento de su hogar, la selva, para señalar la presencia de diversas clases de pájaros en los márgenes del río: loros y guacamayas, gorriones y el shansho o chenchena (hoatzin, en inglés), una especie que parece sacada de la prehistoria y, al igual que los pterodáctilos, posee garras en sus alas.

Shakay es miembro de la tribu indígena Achuar, que vive en uno de los lugares más remotos de la cuenca del río Amazonas.

Shakay trabaja para el campamento turístico Kapawi Ecolodge, compuesto por un conjunto de cabañas de madera, que se encuentra en el corazón de la reserva indígena y al cual sólo se puede acceder por vía aérea o marítima.

Achuar Indian guide Ruben Shakay
La selva es como un supermercado para nosotros. Hay mucha caza y pesca. Nos provee de comida, medicinas y herramientas.
Rubén Shakay

Los Achuar lograron obtener un permiso para construir este campamento turístico a cambio de una renta mensual considerable y el compromiso de ceder el manejo y control del mismo en 2011.

Si el contacto de la tribu con el mundo exterior era casi nulo hasta una generación anterior, hoy sus miembros están dispuestos a compartir sus costumbres ancestrales con turistas.

Debajo de la selva yace una reserva de petróleo y gas, y la esperanza es que el mundo conozca cada vez más sobre la selva para dificultar que compañías petroleras puedan acceder a la región para explotar sus riquezas.

"La selva es como un supermercado para nosotros", comentó Shakay.

"Hay mucha caza y pesca. Nos provee de comida, medicinas y herramientas. Pero si las compañías petroleras llegan acá, construirán carreteras y traerán enfermedades contra las que no tenemos inmunidad. Destruirían la selva".

Adaptación

Más de la mitad del personal del campamento (cocineros, encargados de limpieza, mesoneros, tripulantes y guías) son de origen Achuar. Ha sido un proceso lento.

Muchos de ellos tienen que caminar por varios días para poder llegar al campamento, trabajan un mes seguido y luego pasan semanas en su casa.

Hasta el momento han sido empleados sólo hombres, mientras que las mujeres permanecen en sus casas con los niños a pesar de que hay trabajos, como los de la cocina y limpieza, que tradicionalmente son responsabilidad de la mujer.

"Lo más difícil del proceso de transición es cambiar su forma de pensar, su cultura", explica Miguel Carrera del campamento Kapawi.

"Los hombres Achuar nunca cocinan, nunca limpian, nunca sirven, pero aquí han tenido que hacer todas estas cosas. Tomó tiempo y ahora estamos cerca de seleccionar los mejores y enviarlos afuera para que aprendan inglés y habilidades gerenciales".

Pero ¿qué impacto tuvo ésta aproximación en el estilo de vida tradicional y la cultura Achuar? Cuando finalizó su trabajo y antes de regresar a casa, Shakay nos invitó a acompañarlo para observar cómo viven las comunidades tradicionales.

En lugar de la acostumbrada caminata de dos días, nos movilizamos en una canoa a motor. Después de seis horas de navegación por el río Bobonaza llegamos a una zona de la selva amazónica que pocos extranjeros han visitado.

Lo viejo y lo nuevo

Chichirota es una aldea con una media docena de chozas, hogar de cerca de 80 personas, la mayoría niños.

Niños en Chichirota
Para los Achuar, la educación es clave para controlar su destino.

Lo que captó nuestra atención fue la mezcla de lo viejo con lo nuevo: cazadores en blue jeans y camisetas, con lanzas y cerbatanas. Muchos utilizaban llamativas bandas de colores con plumas de tucán en la cabeza y tenían las caras pintadas.

Hay dos líderes en la comunidad: el tradicional cacique o jefe espiritual y el líder moderno, el síndico.

Este último es elegido para organizar el trabajo comunal y los turnos para la caza. Tal vez el primer signo de democracia en la población

El síndico, Hilario Kuja, estaba complacido de que dos hombres de la aldea trabajaban en el campamento. "Ellos transmiten sus nuevos conocimientos y el dinero permite acceso a medicinas y educación".

Uno de los hombres, Felipe Wek, estaba encargado de todos los trabajos manuales (plomería, carpintería, etc.) y de la jardinería. Su esposa estaba encantada por la ayuda y las nuevas ideas que Felipe adaptó al pequeño terreno que tienen en uno de los bordes de la aldea.

Medio de supervivencia

La comunidad posee una escuela construida por misioneros.

Para los Achuar, la educación es una de las claves para controlar su propio destino.

El profesor completó sus estudios en el pueblo más cercano y, como muchos que han emigrado de la aldea, regresó para ayudar a la siguiente generación a prepararse para lidiar con el mundo exterior.

Shakay es uno de los que creen que el conocimiento y la tradición van de la mano.

Hablo Achuar, castellano y un poco de inglés. También quiero enseñarles a ellos lo que sé, cómo vivir alejado de la selva, construir casas y cazar con cerbatanas. Ellos no deben olvidar nuestro idioma, nuestras costumbres, nuestra cultura. Sin estas cosas no seríamos Achuar
Rubén Shakay

"En el futuro quiero que los niños puedan tener las mismas posibilidades que tengo yo".

"Hablo Achuar, castellano y un poco de inglés. También quiero enseñarles a ellos lo que sé, cómo vivir alejado de la selva, construir casas y cazar con cerbatanas. Ellos no deben olvidar nuestro idioma, nuestras costumbres, nuestra cultura. Sin estas cosas no seríamos Achuar".

Una labor delicada de encontrar el equilibrio.

Nadie sabe si los niños de hoy, provistos de todo el conocimiento y las bondades del siglo XXI, van a querer preservar su tradicional forma de vida.



VÍNCULOS
El contenido de las páginas externas sugeridas no es responsabilidad de la BBC.


 

BBC MUNDO - PRODUCTOS Y SERVICIOS


Portada | Internacional | América Latina | Economía | Ciencia y Tecnología | Cultura | Deportes | Participe | A fondo | Multimedia | Aprenda inglés | Tiempo | Quiénes somos | Nuestros socios
Programación | En FM, AM, OC |
banner watch listen