Skip to main contentAccess keys helpA-Z index
BBCMundo.com
OTROS IDIOMAS
English
Português
mas idiomas
Sábado, 12 de marzo de 2005 - 20:11 GMT
Secretos del ex nazi de Chile
Becky Branford
BBC

Paul Schaefer, un antiguo médico Nazi y supuesto líder de un culto en Chile fue arrestado tras ocho años fuga.

Paul Schaefer.
Las acusaciones contra Schaefer fueron constantemente ignoradas.
La detención significa que Schaefer podría pagar una pena de cárcel por abuso sexual de menores, cargo por el que fue condenado en ausencia en noviembre pasado en Chile.

Schaefer, de 83 años de edad, enfrenta acusaciones similares de abuso de menores en Alemania, en hechos ocurridos en los años 50.

Sus abusos han sido denunciados por antiguos seguidores, así como por defensores de los derechos humanos. Para ellos, la captura de Schaefer, pondrá fin a décadas de impunidad para lo que ellos describen como crímenes terribles.

Durante la Segunda Guerra Mundial, Paul Schaefer sirvió como médico en los ejércitos hitlerianos. Luego del fin del conflicto creó un ministerio evangélico y una casa para jóvenes, según él para cuidar de huérfanos de la guerra.

Sin embargo fue acusado de abuso sexual de menores y en 1961 escapó hacia Chile, acompañado de unos 70 seguidores.

Allí, en un valle cerca de los Andes creó la Colonia Dignidad, ahora conocida como Villa Baviera.

Pequeño imperio

Colonia Dignidad o Villa Baviera.
La Colonia Dignidad, o como se lo conoce actualmente Villa Baviera, fue fundada hace más de cuatro décadas.
La colonia, situada cerca de la ciudad de Parral (unos 350 kilómetros al sur Santiago), llegó a tener unos 300 miembros, la mayoría inmigrantes alemanes y sus descendientes, aunque también se contaban algunos chilenos.

El lugar, de 137 kilómetros cuadrados, tenía escuela, hospital, dos pistas de aterrizaje, un restaurante y una estación de energía. Según algunos testimonios, el lugar hacía millones de dólares a través de negocios como agricultura, minería e inversiones inmobiliarias.

El lugar se ganó a los locales ofreciéndoles trabajo, estudio y atención médica gratis.

Detalles sobre la vida cotidiana en la colonia son difíciles de verificar. Algunos visitantes han descrito el lugar como una escena de la Alemania de los años 30, con las mujeres portando delantales y trenzas y los hombres llevando el traje típico alemán.

Sus defensores dicen que los miembros de la colonia pueden ser excéntricos, pero son inofensivos. de hecho, dicen , hacen cosas buenas.

"Los conozco y me gustan", le dijo al New York Times Otto Dorr Zeger, un prominente siquiatra chileno que trabajó e el hospital de la Colonia Dignidad.

"Su ideología es un poco anacrónica, como la de los menonitas de los Estados Unidos, pero nada justifica las mentiras coordinadas, sincronizadas, que se han inventado sobre ellos", agregó.

Pero "los desertores" del campo ofrecieron una pintura mucho más siniestra, acusando que la Colonia Dignidad se trataba del feudo de Schaefer, donde era adorado como un Dios.

Ellos explicaron que los residentes, que nunca están autorizados a cruzar la cerca que limita el campo, son separados por un estricta política de segregación por genero, lo que influye en el bajo índice de natalidad que registra la colonia.

Según los jóvenes que escaparon, la disciplina impuesta dentro del campo enseñaba a las personas a evitar los deseos sexuales, llegando incluso a utilizar descargas eléctricas en los genitales de los adolescentes varones.

Estas acusaciones implican a Schaefer, quien al parecer abusaba sexualmente de los niños casi a diario.

En las cercanías del campo se escuchan historias de horror de familias pobres que sufrieron la "desaparición" de sus hijos entre las barreras del complejo.

Casa de la tortura

Pero la historia de Paul Schaefer no se limita al perímetro que abarca la colonia, protegido por una cerca con alambre de púas, luces y una torre de vigilancia.

Colonia Dignidad.
Prisioneros políticos durante el gobierno de facto de Augusto Pinochet aseguran haber sido torturados en la Colonia Dignidad.
Se extiende hasta el corazón del estado chileno durante el régimen del General, ahora en retiro, Augusto Pinochet entre las décadas de los años 70 y 80, un período que todavía hoy repercute en la vida diaria de los chilenos.

El hijo de Manuel Contreras, el director de la DINA, el famoso servicio de inteligencia que operó durante la época en Chile, dijo al periódico Los Ángeles Times que su padre visitó por primera vez la Colonia Dignidad junto con Pinochet en 1974.

Él describió la cálida relación que fue creciendo entre su padre y Schaefer.

Ex prisioneros políticos durante el gobierno de facto de Pinochet han declarado que fueron trasladados a la colonia donde fueron torturados, bajo un hilo musical que incluía a Wagner y Mozart, con descargas eléctricas en túneles con paredes de piedras similares a los de una madriguera.

Esta historia es respaldada por la Comisión de la Verdad y la Justicia en Chile, que investiga los abusos de los derechos humanos durante los 17 años de mandato de Pinochet.

A pesar de que durante décadas han habido acusaciones de abuso sexual de niños en la Colonia Dignidad, no hubo ningún proceso judicial en contra de Schaefer hasta 1996, seis años después que el país regresó a la democracia.

Gracias a la estrecha relación de Schaefer con el gobierno chileno de la época, la colonia pudo actuar con una impunidad "de Estado a Estado", concluyó un reporte del Congreso.

Según aquellos que critican la manera en que se ha tratado el caso de la Colonia Dignidad, todavía existen sectores que preferirían mantener los detalles de las relaciones entre Schaefer y el gobierno del general retirado Augusto Pinochet bajo sello.

Sin embargo, explican, Chile debe enfrentarse a estas acusaciones si desea completar el proceso de conciliación con su pasado.

NOTAS RELACIONADAS
Arrestan a fugitivo buscado por Chile
11 03 05 |  América Latina
Militares chilenos en la mira de Francia
25 10 01 |  América Latina

VÍNCULOS
El contenido de las páginas externas sugeridas no es responsabilidad de la BBC.




 

BBC MUNDO - PRODUCTOS Y SERVICIOS


banner watch listen