Skip to main contentAccess keys helpA-Z index
BBCMundo.com
OTROS IDIOMAS
English
Português
mas idiomas
Martes, 4 de octubre de 2005 - 21:29 GMT
Denuncian impunidad en Guatemala

Fernán Gonzalez
BBC Mundo

Marielos Monzón, periodista guatemalteca.
Marielos Monzón recibió el Premio Especial de Periodismo por los Derechos Humanos en Peligro.
El respeto de los derechos humanos sigue siendo una asignatura pendiente para Guatemala. Los responsables de las matanzas que se produjeron durante el prolongado conflicto civil entre los distintos gobiernos guatemaltecos y la guerrilla de izquierda, que finalizó con los Acuerdos de Paz de 1996, aún no han sido llevados ante la justicia.

Quienes investigan las masacres o denuncian asesinatos o desapariciones corren el peligro de convertirse, a su vez, en víctimas. Algunos periodistas guatemaltecos tienen que realizar su labor en medio de una campaña de amenazas e intimidación.

Amnistía Internacional reconoció recientemente la labor de una joven informadora, Marielos Monzón, quien desde el programa "Buenos Días", de Radio Universidad de Ciudad de Guatemala, da a conocer violaciones de los derechos humanos.

Monzón, quien ha sido amenazada e intimidada en varias ocasiones, viajó a Londres para recibir el Premio Especial de Periodismo por los Derechos Humanos en Peligro.


¿Cómo se producen estas amenazas?

Familiares de víctimas de la guerra civil en Guatemala.
Monzón asegura que las masacres no han terminado, pese a los Acuerdos de Paz de 1996.
Las amenazas empiezan desde el año 1998 cuando yo comienzo a hacer un programa de radio en el que contaba las historias de las víctimas del conflicto armado.

Casi te diría que tengo un master en amenazas. Podría hacer un manual con todos los tipos de amenazas que recibimos en Guatemala que van desde llamadas telefónicas, seguimientos, secuestro de una de las mascotas de mis hijos, allanamientos en mi vivienda, que fueron tres, hombres armados que rompieron prácticamente todo lo que había en la casa.

¿Los viste?

Sí. La primera vez fue en el año 2002. Luego secuestraron al perro de mis hijos. Después me llamaron para decirme que si no paraba de hacer este trabajo iban a secuestrar a los niños también.

Luego entraron cuando los niños estaban adentro. Ellos los vieron, unos hombres con gorros pasamontañas, con armas de asalto. Tuvimos que salir del país unos tres meses. Luego los niños tuvieron que salir otras dos veces más. Es decir, es una cantidad enorme de formas como te amenazan.

¿Quiénes están detrás de esto?

Familiares de víctimas de la guerra civil en Guatemala.
Lo que sí puedo decir es que miembros de estos grupos están dentro del mismo gobierno
Marielos Monzón
Diría que son los cuerpos clandestinos, que son en realidad los aparatos militares y de inteligencia que operaban durante la guerra. Eran los encargados de las masacres. Del seguimiento a personas, de los secuestros y de los asesinatos.

El problema fue que aunque en el año 1996 se firmó la paz en Guatemala, en realidad nunca se desmantelaron estos aparatos y entonces comenzó a formarse lo que llamamos poder paralelo, que son estas mismas personas que siguen haciendo lo único que saben hacer.

Ahora están envueltos en el crimen organizado, en tráfico de personas, en narcotráfico y básicamente mantienen a la población aterrorizada mediante asesinatos de mujeres, de jóvenes, "limpieza social", amenazas a defensores de derechos humanos y periodistas.

¿Conoces tú la identidad de algunas de estas personas?

No se sabe quienes están exactamente en cada grupo. Lo que sí se sabe es que son los mismos masacradores (sic). Te puedo hablar del anterior presidente del Congreso de la República, Efraín Ríos Montt, responsable de 600 masacres en el país que sigue impunemente siendo el secretario general del segundo partido más importante del país y otros más que fueron militares pero que no son tan claras las cosas que hicieron.

Lo que sí puedo decir es que miembros de estos grupos están dentro del mismo gobierno.

Saliste de Guatemala en 2003, ¿por qué regresaste?

Ahora están envueltos en el crimen organizado, en tráfico de personas, en narcotráfico y básicamente mantienen a la población aterrorizada mediante asesinatos
Marielos Monzón
En realidad yo pensaba salir un tiempo para bajar el nivel de las amenazas, justo después que los hombres armados entraron cuando los niños estaban en la casa. Era insostenible mantener una situación que pusiera en peligro a los niños.

Sin embargo, nunca pensé en irme permanentemente, sino bajar el nivel de tensión. Lo que pasa es que estoy involucrada en este tema de los derechos humanos por una historia personal.

Mi padre fue asesinado en 1981 por el escuadrón de la muerte, precisamente por su trabajo vinculado a casos de derechos humanos, en el tema legal. Tengo como un compromiso con su memoria, con su historia.

También porque digo que si todo el mundo se va de Guatemala, si nadie se queda para rescatar parte de lo que todos tenemos que hacer, pues entonces nada cambia.

Cuando has denunciado estas amenazas a las autoridades, ¿cuál ha sido su respuesta?

En realidad se abre la investigación y la respuesta es, después de un tiempo: "no sabemos de donde vienen", "no podemos localizarlas", "no tenemos la tecnología para saber de donde vienen estas amenazas".

En realidad ese es el mayor problema. Estos grupos clandestinos actúan con el mejor aliado que es la impunidad. Las autoridades mantienen esa impunidad porque son parte de esta mafia.

Has denunciado las desapariciones del dirigente indígena Antonio Pop y la profesora universitaria Mayra Gutiérrez. ¿Qué se sabe de estos casos?

Hay tentáculos de estos grupos dentro del mismo sistema de justicia que no está dispuesto a investigar esos hechos, ni tampoco las violaciones de los derechos humanos porque parte de los grupos están en el poder económico y político del país
Marielos Monzón
Antonio Pop estaba vinculado con las comunidades que trabajaban en exhumaciones, es decir saber a través de estas exhumaciones se quería identificar quiénes eran los responsables de las masacres.

El de Mayra Gutiérrez es un caso particular. Ella investigaba los temas de adopciones y de desapariciones de niños durante la guerra. Los dos están en total impunidad. No hay avances de las investigaciones.

En un caso, el cuerpo (de Antonio Pop) apareció, el de Mayra Gutiérrez aún no se sabe donde está. Lo peor de todo es que siempre hay una excusa por parte de las autoridades. Se está investigando, pero en realidad no se tienen datos concretos y siempre se trata de vincular estos hechos a la delincuencia común.

Has denunciado los asesinatos de mujeres en Guatemala, 1.800 desde 2001. ¿Por qué no se ha llevado los culpables a la justicia en la mayoría de estos casos?

Familiares de víctimas de la guerra civil en Guatemala.
Familiares de víctimas de la guerra civil en Guatemala.
Sólo cinco culpables se han llevado ante la justicia y sólo hay dos condenas. Es un fenómeno bastante complicado de explicar, pero me parece que tiene mucho que ver con lo que pasaba en la época del conflicto cuando era el mismo ejército el que llegaba a las comunidades, violaba a las mujeres y las mataba frente a todos los demás.

Era una manera de horrorizar a la población. Este nuevo sistema del crimen organizado que necesita que la población esté horrorizada es el que está detrás de esto. Hay tentáculos de estos grupos dentro del mismo sistema de justicia que no está dispuesto a investigar esos hechos, ni tampoco las violaciones de los derechos humanos porque parte de los grupos están en el poder económico y político del país.

¿Crees que este premio que has recibido de Amnistía Internacional facilitará tu trabajo?

No sé. Me parece que es un reconocimiento al trabajo de muchos años, de la batalla campal de todos los días cuando muchas veces te levantas y preguntas "Santo Dios, ¿por qué sigo en esto?". Es como un refuerzo, como una caricia. Alguien que te dice "estás bien, estás en el camino correcto".

Yo en realidad quiero hacer extensivo este premio a quienes se lo merecen: los guatemaltecos que son las víctimas, las mujeres violadas, las que perdieron sus hijos porque fueron asesinados o desaparecidos, las comunidades que hacen posible que yo haga este trabajo de derechos humanos porque en realidad ellos me llevan sus historias y confían en mi trabajo de periodista.

¿Sientes temor?

Bueno, soy una mujer. Muchas veces he sentido temor y también decepción porque hace 20 años mi padre fue asesinado y todavía estamos en las mismas circunstancias. Ha habido varias veces en que el miedo me hace llorar y me pregunto si estoy en el camino correcto.

Te cuento una anécdota: cuando los hombres armados entraron a la casa, rompieron platos, vasos, asustaron a los niños y regresé del trabajo, estaba desesperada y me puse a llorar. Mi hijo pequeño, que en esa época tenía 7 años, me tomó la mano y me dijo: "Mamá, ¿eso es lo que le hacen a los hombres y las mujeres que trabajan por la paz en Guatemala?" Yo le dije: "bueno, yo creo que sí". Entonces me dijo: "no te preocupes, yo creo en ti". Yo creo que eso me hace avanzar.



ESCUCHE/VEA
Denuncian amenazas e impunidad en Guatemala.
BBC Enfoque, 03.10.05



NOTAS RELACIONADAS
"Nunca hemos negado nada"
04 10 05 |  América Latina
Guatemala: pandillas atacan un penal
20 09 05 |  América Latina
Linchamientos en Guatemala: opine
03 10 05 |  América Latina
Linchamientos en Guatemala
18 08 05 |  América Latina

VÍNCULOS
El contenido de las páginas externas sugeridas no es responsabilidad de la BBC.




 

BBC MUNDO - PRODUCTOS Y SERVICIOS


banner watch listen