Skip to main contentAccess keys helpA-Z index
BBCMundo.com
OTROS IDIOMAS
English
Português
mas idiomas
Viernes, 10 de junio de 2005 - 16:59 GMT
¿Tiempo de nuevos consensos?

Alberto Souviron
BBC Mundo

Con la asunción de Eduardo Rodríguez como presidente de Bolivia, un nuevo capítulo comienza en la historia de ese país que, de acuerdo a sus palabras, afronta los desafíos de acercar las agendas del oriente y occidente, así como la renovación del sistema político.

Gonzalo Sánchez de Lozada y Carlos Mesa
Gonzalo Sánchez de Lozada fue el último presidente del viejo consenso.

La crisis política y social que se ha desatado en el país comenzó ha gestarse a finales de los años 90, cuando el sistema de consensos políticos que se inició en 1985 los últimos 20 años comenzó a debilitarse.

Este consenso estuvo manejado por lo que hoy se llaman partidos tradicionales (MIR, MNR y ADN) y se caracterizó por la aplicación de una economía de mercado, reformas sociales y políticas de corte liberal y el establecimiento de alianzas en el Congreso para permitir la gobernabilidad.

Diálogo quebrado

Este sistema se vino abajo en 2003 cuando el entonces presidente, Gonzalo Sánchez de Lozada, se vio obligado a renunciar a la presidencia tras una fuerte revuelta social.

Su sucesor, Carlos Mesa, nunca pudo conciliar todas las demandas surgidas tras la caída de Gonzalo Sánchez de Lozada y tampoco logró el apoyo necesario dentro del Congreso, lo que le llevó a una constante pulseada con ese poder del Estado.

Eduardo Rodríguez
Eduardo Rodríguez tiene el desafío de encontrar un nuevo consenso

A ello, hay que sumar la reacción surgida en las regiones más prósperas del oriente y sur del país, que liderados por su sector empresarial, comenzaron a demandar con más fuerza el establecimiento de un sistema de autonomías que descentralice el poder del Estado.

Ambas agendas probaron finalmente ser contradictorias y el Congreso, en su constante enfrentamiento con el Ejecutivo, terminó por perder su ya debilitada legitimidad.

Un nuevo consenso

Ahora el nuevo presidente deberá llamar a elecciones en un periodo máximo de 150 días, pero éste es sólo uno de sus desafíos.

En esta convocatoria, falta ver si Eduardo Rodríguez promoverá la aprobación de una ley especial que también permita la renovación del Congreso a través de elecciones.

Protesta en Bolivia
El nuevo presidente tendrá que encontrar respuestas a las diversas demandas en el país.

La Constitución bolivia señala que si el presidente de la Corte Suprema de Justicia se ve obligado a asumir la Presidencia de la República antes de los tres años del fin del periodo constitucional, éste debe convocar a elecciones para elegir presidente y vicepresidente para que lo que resta de ese mandato, en este caso hasta 2007.

Sin embargo, la pérdida de legitimidad del Congreso y de los principales partidos políticos hace difícil que permitan que los actuales senadores y diputados en Bolivia puedan llegar a culminar su mandato.

En todo caso, el mapa político está transformado y, al parecer, la actual composición del Congreso ya no refleja esta realidad.

Otro de los desafíos que el nuevo presidente deberá afrontar es el de conciliar las demandas de autonomía del oriente y sur del país, con las de convocatoria a una Asamblea Constituyente exigida por los movimientos sindicales e indígenas en el occidente boliviano, así como responder a las exigencias de nacionalización de la industria de gas.

En todo caso, el mandatario interino tendrá como principal tarea hallar consensos para poder llevar al país a la renovación de un sistema político que hoy ha perdido su legitimidad.



VÍNCULOS
El contenido de las páginas externas sugeridas no es responsabilidad de la BBC.


 

BBC MUNDO - PRODUCTOS Y SERVICIOS


Portada | Internacional | América Latina | Economía | Ciencia y Tecnología | Cultura | Deportes | Participe | A fondo | Multimedia | Aprenda inglés | Tiempo | Quiénes somos | Nuestros socios
Programación | En FM, AM, OC |
banner watch listen