Skip to main contentAccess keys helpA-Z index
BBCMundo.com
OTROS IDIOMAS
English
Português
mas idiomas
Lunes, 24 de mayo de 2004 - 18:25 GMT
Kirchner: a un año del abismo

José Baig
BBC, Argentina

El 25 de mayo de 2003, Néstor Kirchner asumió la presidencia de un país que apenas empezaba a salir de la peor crisis económica de su historia, con una deuda externa enorme y con 20 millones de pobres.

Néstor Kirchner, presidente de Argentina.
Kirchner cuenta con un envidiable 73% de aceptación a un año de asumir el cargo.

Dos semanas antes había obtenido el 24% de los votos en la primera vuelta de las elecciones. La segunda vuelta nunca se celebró porque su principal contendiente, Carlos Menem, decidió retirarse.

Es decir, Kirchner llegó a la presidencia con poco menos de una cuarta parte de los votos y se hizo cargo de un país que estaba en uno de sus peores momentos. El pronóstico no era favorable.

Doce meses más tarde, Kirchner cuenta con el 73% de aprobación por su gestión gubernamental -mucho más que sus antecesores en el primer año de gobierno.

El recuerdo de los '90

"No se puede volver a pagar la deuda a costa del hambre y la exclusión de los argentinos", fue la frase más aplaudida en el discurso de asunción del presidente argentino.

Carlos Menem, ex presidente argentino.
Kirchner ha tomado distancia de las políticas de la era menenista.

Y ha sido también la frase más repetida a lo largo de este año. Uno de los principales objetivos de Kirchner y su equipo es tomar distancia del manejo de la economía que se hizo durante la última década del siglo pasado.

Son los diez años durante los que fue presidente Carlos Menem. La "década menemista" fue la era de las grandes privatizaciones, del achicamiento del Estado, de la paridad peso-dólar.

El nuevo gobierno sostiene que ese manejo de la economía fue lo que provocó la crisis de 2001 y 2002 y planteó un modelo orientado hacia la industrialización y el desarrollo de una burguesía local.

La recuperación que experimenta la economía después del desplome de principios de este siglo ha contribuido también a disminuir el número de pobres y a que crezcan algunas actividades como la construcción y la agricultura.

Firme para firmar

Esta concepción de la economía explica, por ejemplo, la larga pelea pública entre el gobierno y el Fondo Monetario Internacional.

El organismo fue acusado de promover las políticas que se pusieron en práctica en los 90 y de seguir prestándole plata a Argentina aún después de que ya se sabía que iba rumbo al desastre económico.

Roberto Lavagna, ministro de economía de Argentina.
El gobierno se mantiene firme frente al Fondo Monetario Internacional.

A pesar de las fuertes declaraciones públicas, Argentina y el Fondo firmaron un acuerdo en septiembre de 2003. Pero las tensiones se renuevan cada vez que el organismo tiene que revisar si se están cumpliendo las metas pactadas.

El gobierno también ha tenido expresiones duras contra las empresas de servicios públicos, la mayoría privatizadas en la década de los 90. Las acusan de "presionar" para obtener aumentos en las tarifas.

A mediados de 2003 comenzó un proceso de revisión de los contratos de privatización y dos fueron rescindidos: el del correo y el del manejo del espacio radioeléctrico.

Estas demostraciones de fuerza le permitieron al gobierno tener una mejor posición en el momento de negociar con otras "privatizadas", como pasó recientemente con las productoras de combustibles y la inminencia de una crisis energética.

El gran tema pendiente es el de la deuda con los acreedores privados, que compraron títulos públicos por un poco más de US$80 mil millones y que el país declaró en suspensión de pagos (default) en diciembre de 2001.

Política y derechos humanos

Kirchner también promovió la renovación de la Corte Suprema de Justicia, por considerarla un instrumento del "menemismo". Varios de los jueces designados por Menem renunciaron o están por ser sometidos a juicio político en el Congreso.

Ex militares argentinos acusados.
Este gobierno anuló las leyes de Punto Final y Obediencia Debida.

Además renovó la cúpula de las fuerzas armadas. El movimiento dejó fuera de sus respectivas fuerzas a muchos oficiales que ocupaban cargos de responsabilidad durante el gobierno militar (1976-1983).

A propósito de las violaciones a los derechos humanos ocurridas durante ese período, el gobierno promovió la anulación de las leyes de Punto Final y Obediencia Debida, que le dieron inmunidad a los militares.

La Escuela de Mecánica de la Armada, uno de los principales centros clandestinos de detención durante el régimen militar, fue entregada a organizaciones de derechos humanos para hacer un "museo de la memoria".

El gobierno también ordenó la intervención (suspensión de todos los poderes) de la provincia de Santiago del Estero, en el norte del país, que estuvo gobernada durante 50 años por Carlos Juárez, un caudillo local.

Lo que no estaba en la agenda

Pasado un año, se puede decir que Néstor Kirchner ha cumplido lo que prometió sobre temas como la deuda externa, las empresas privatizadas, la renovación de la justicia y el castigo a los violadores de derechos humanos.

Manifestación en contra de la inseguridad.
El pueblo exige ahora seguridad.

Pero a lo largo de estos 366 días han surgido otros problemas que no estaban en la agenda inicial y para los que la población exige respuestas.

Uno de ellos es el de la inseguridad. Solamente en la capital argentina y sus alrededores hay más de 900 delitos violentos por día. Cuatro de ellos son asesinatos, y el delito que más crece es el secuestro extorsivo.

Algunos de estos secuestros terminan en muerte. Como pasó con Axel Blumberg en marzo. Su papá, Juan Carlos Blumberg, se convirtió en el convocante de manifestaciones multitudinarias que le exigieron al gobierno que tomara medidas.

Como respuesta, el gobierno presentó un plan que incluía la reforma de la fuerza policíaca, la lucha contra la corrupción, cambios en la justicia y la construcción de nuevas cárceles.

Pero algunas de las medidas todavía no se pueden poner en práctica y las otras todavía no han dado resultados demostrables.

Otro de los temas que no estuvo planteado al comienzo de la gestión de Kirchner fue el de la falta de combustibles. La crisis ya comenzó y miles las industrias tienen problemas con el suministro.

El gobierno asegura que ya tomó las medidas para que la falta de energía no afecte a los hogares. Sin embargo, no se sabrá si son suficientes hasta que comience el invierno.



NOTAS RELACIONADAS
Calificando a Kirchner
24 05 04  |  América Latina
Argentina/FMI: las claves
09 03 04  |  Economía


VÍNCULOS
El contenido de las páginas externas sugeridas no es responsabilidad de la BBC.


 

BBC MUNDO - PRODUCTOS Y SERVICIOS


Portada | Internacional | América Latina | Economía | Ciencia y Tecnología | Cultura | Deportes | Participe | A fondo | Multimedia | Aprenda inglés | Tiempo | Quiénes somos | Nuestros socios
Programación | En FM, AM, OC |
banner watch listen