Skip to main contentAccess keys helpA-Z index
BBCMundo.com
OTROS IDIOMAS
English
Português
mas idiomas
Martes, 12 de octubre de 2004 - 17:51 GMT
Haití en su laberinto
Juan Carlos Pérez Salazar
BBC Mundo

Damnificados de la tormenta Jeanne en Gonaives.
A los haitianos les preocupan los problemas de seguridad en su país.

Violencia organizada en la capital, saqueos en las provincias, cuerpos decapitados... No, no se trata de Irak sino de Haití, que en el bicentenario de su independencia sigue de crisis en crisis.

Este año han sido dos: la deposición de Jean Bertrand Aristide como presidente y luego la tormenta tropical Jeanne, que dejó más de mil 800 muertos.

Ahora, ambas crisis parecen haberse unido, en actos de violencia política en Puerto Príncipe, la capital, y hechos de vandalismo en Gonaives, la población más afectada por la tormenta Jeanne.

El fin de semana, Puerto Príncipe fue escenario de violentos enfrentamientos entre pandillas armadas y la policía haitiana, ésta última apoyada por tropas brasileñas de los cuerpos de paz de las Naciones Unidas. Un soldado brasileño resultó herido en los operativos.

En Gonaives, un soldado argentino -también con los cascos azules- resultó herido luego de protestas contra la presencia del presidente y el primer ministro haitianos en la ciudad.

Puerto Príncipe, una Bagdad

La comparación con Irak no es una simple metáfora periodística. Desde el pasado 30 de septiembre, los simpatizantes de Jean Bertrand Aristide empezaron una serie de protestas para exigir el regreso del depuesto presidente, quien se encuentra exiliado en Sudáfrica.

Según el periodista haitiano Herold Jean Francoise, simultáneo a las protestas se produjo un anuncio preocupante.

"Los partidarios de Aristide dijeron que iban a transformar Puerto Príncipe en Bagdad, aludiendo a la situación de los rehenes en Irak. Y las decapitaciones empezaron poco después de estas declaraciones", dijo el periodista a la BBC.

De hecho, la radio local Signal FM (que transmite en creole) aseguró que los simpatizantes de Aristide han denominado a sus operativos de guerrilla urbana "Operación Bagdad".

Los partidarios de Aristide dijeron que iban a transformar Puerto Príncipe en Bagdad
Herold Jean Francoise, periodista haitiano

Jean-Claude Bajeux, un activista de derechos humanos en Haití, dijo a la agencia de noticias AP que "las decapitaciones son una imitación de las ocurridas en Irak y pretenden mostrar el fracaso de la política estadounidense en Haití".

Herold Jean Francoise va un poco más allá en su análisis:

"Parece que se trata de dar argumentos a los aliados de Aristide en los Estados Unidos, en el marco de la campaña electoral, para decir que la política de Bush en Haití fracasó. Se trata de una agenda bien planificada. Debemos esperar un incremento de esa ola de violencia para el fin de octubre".

El gobierno haitiano interino también cree que existe una conjura. La semana pasada ordenó el arresto de tres de los principales líderes de la oposición, entre ellos el presidente del senado, Yvon Fuille.

Por fuera de las conjeturas y las conjuras, lo que sí parece evidente es que quienes buscan desestabilizar al país están aprovechando la crisis humanitaria generada por la tormenta Jeanne.

Distinto a Gonaives

Los dos puntos más calientes en Haití, en estos momentos, son Puerto Príncipe y Gonaives. Sin embargo, según Herold Jean Francoise, lo que sucede en ambas ciudades es diferente.

"Lo que está ocurriendo en la capital es una violencia muy planificada, no es ningún accidente. Los partidarios del antiguo régimen desean provocar disturbios en el proceso de transición, para que fracase".

"Lo que ocurre en Gonaives es diferente. Es una expresión de promesas no cumplidas por el primer ministro Gerard Latortue. Cuando visitó la ciudad en los primeros días de su gobierno -como es oriundo de Gonaives- hizo una serie de promesas como la construcción de una carretera, viviendas. Entonces la población protestó porque Latortue no está cumpliendo con sus promesas".

Ese punto de vista coincide con el del capitán de navío Adrián Sánchez, comandante del contingente argentino de la ONU en Gonaives.

Haitianos pasan frente a un cuerpo decapitado.
En Haití se habla de una "Operación Bagdad" que busca desestabilizar a la capital.

En diálogo con la BBC, el militar dijo que la situación en Gonaives está controlada y la calma fue alterada por la presencia del mandatario haitiano.

"Esta gente necesita tanto, que lo que le podemos brindar nosotros con las agencias de ayuda humanitaria no es suficiente. Esta gente está insatisfecha y ese día se alteró la calma en la ciudad".

Sobre Puerto Príncipe, el capitán Sánchez dijo que "es un escenario totalmente distinto. Como en toda capital rige la política como actor principal, máxime en estos momentos en que -si bien no se está cumpliendo adecuadamente-, está en marcha el cronograma establecido entre la ONU y la comunidad internacional para el proceso que derive, en 12 o 14 meses, en elecciones democráticas".

Sin embargo, Susie Lasser, jefe de la misión de Médicos del Mundo en Haití, indicó que tanto en Puerto Príncipe como en Gonaives se ven grupos armados organizados.

"Tanto en Gonaives como en Puerto Príncipe hay grupos que están del lado del ex presidente Aristide y que intentan desestabilizar el país. Además de eso en Gonaives hay gente desesperada por no tener casa, comida. Gonaives es una mezcla", dijo a la BBC.

No hay que olvidar que Gonaives ha sido un buen termómetro de la temperatura política del país. Fue la población en la que, a finales del siglo XVIII, se inició la revuelta de esclavos que en 1804 expulsó a los franceses y convirtió a Haití en la primera república negra independiente del mundo.

Y este año fue una de las primeras poblaciones que se tomaron los opositores al gobierno de Aristide.

Papel de la ONU

En medio de todo, los tres mil hombres de las fuerzas de paz de la ONU se han visto trabajando al límite de sus recursos.

Llegaron luego de la salida de Aristide, para mantener la estabilidad del país, y a los pocos meses tuvieron que enfrentar un desastre humanitario

Los operativos en los que resultó herido el soldado brasileño eran los primeros que los cascos azules realizaban de manera conjunta con la policía haitiana.

Militar brasileño acompañando a policías haitianos en operativo de seguridad en Puerto Príncipe.
Los cascos azules empezaron a hacer operativos conjuntos con la policía haitiana.

El primer ministro haitiano, Gerard de Latortue, se ha declarado insatisfecho con el papel que cumplen las fuerzas de la ONU en materia de seguridad.

Latortue -quien fue funcionario de la ONU por muchos años- está pidiendo una reformulación del plan de los cascos azules en Haití, para que puedan ser desplegadas en las zonas con mayores problemas de seguridad.

Según el periodista Herold Jean Francoise, eso es lo más urgente en estos momentos.

"En este clima no se puede hablar de elecciones, la principal preocupación de los haitianos es la seguridad. Si la situación sigue así no veo cómo podremos respetar los plazos para la celebración de las elecciones al fin del año próximo".

Si eso ocurre, habrá un ejemplo más para comparar a Haití con Irak.



NOTAS RELACIONADAS
ONU minimiza herido en Gonaives
11 10 04 |  América Latina
Haití: hieren a dos soldados de la ONU
11 10 04 |  América Latina
Haití: arrestan a líderes opositores
03 10 04 |  América Latina
Haití: continúan manifestaciones
02 10 04 |  América Latina
Más violencia en Haití
01 10 04 |  América Latina


VÍNCULOS
El contenido de las páginas externas sugeridas no es responsabilidad de la BBC.


 

BBC MUNDO - PRODUCTOS Y SERVICIOS


Portada | Internacional | América Latina | Economía | Ciencia y Tecnología | Cultura | Deportes | Participe | A fondo | Multimedia | Aprenda inglés | Tiempo | Quiénes somos | Nuestros socios
Programación | En FM, AM, OC |
banner watch listen