Skip to main contentAccess keys helpA-Z index
BBCMundo.com
OTROS IDIOMAS
English
Português
mas idiomas
Miércoles, 10 de diciembre de 2003 - 22:29 GMT
Alfonsín: "Lo peor fue el neoliberalismo"

Raúl Alfonsín fue el presidente que abrió la nueva etapa democrática en Argentina que cumple 20 años este miércoles en Argentina.

Alfonsín el 10 de diciembre de 1983
Yo arranqué, con aciertos y errores. Todo ha sido difícil. Hemos tenido retrocesos. Yo no pude hacer todo lo que quería porque la crisis no me dejó

El líder de la Unión Cívica Radical (UCR) asumió el 10 de diciembre de 1983 tras siete años de gobierno militar.

Sus primeros pasos se orientaron a investigar lo que había ocurrido en el país durante la llamada "guerra sucia", en la que miles de argentinos desaparecieron. La creación de la Comisión Nacional de Desaparecidos (CONADEP) en 1984 y el juicio a las tres primeras juntas militares en 1985 fueron algunos de las medidas tomadas.

Pero las denominadas "leyes del perdón" (ley de Obediencia Debida y Punto Final) y el fracaso del traspaso de la capital argentina a la ciudad de Viedma quedaron como algunos de los aspectos más controvertidos de los años que siguieron.

La crisis económica que terminó en un proceso hiperinflacionario provocó la entrega de su presidencia antes de tiempo, en julio de 1989.

El ex presidente recordó estos años con la BBC.


Es el período de democracia más largo que ha habido en la Argentina, por eso es importante.

Yo arranqué, con aciertos y errores.

Todo ha sido difícil. Hemos tenido retrocesos. Yo no pude hacer todo lo que quería porque la crisis no me dejó. Los años 80 fueron tremendos desde el punto de vista económico.

Teníamos que enfrentar muchos problemas. Ningún país ha enfrentado la cuestión militar como lo hicimos nosotros.

La Plaza de Mayo el 10 de diciembre de 1983
Argentina recuperó su democracia el 10 de diciembre de 1983, tras 7 de los años más terribles de su historia

El problema de la modernización de la sociedad, la ley de divorcio que me trajo algunos problemas con sectores de la Iglesia.

El problema del hambre. Nosotros le tuvimos que dar alimentos complementarios a 15.000.000 de personas con el Programa Alimentario Nacional (PAN).

Después vino la época de hiperinflación, que fue un golpe de mercado muy fuerte, y finalmente entregué un gobierno tal como me lo pedía el presidente electo (Carlos Menem) y los partidos que lo apoyaban, junto con los sindicalistas.

Así que me fui como unos cinco meses antes.

Luego vino el neoliberalismo con todas sus fuerzas, ya que al dejarme en esa situación era ideal para cambiar de sistema. El nuevo sistema le hizo ver al pueblo espejitos de colores y así pagamos el precio cuando todo explotó.

Creo que el doctor (Eduardo) Duhalde cumplió una labor importante ya que defendió las instituciones cuando todos pensaban que corrían grave peligro.

Ahora tenemos al presidente (Néstor) Kirchner, que con sus peculiaridades, de todos modos está realizando una tarea importante.

El desempleo ha empezado a bajar, todavía tenemos el 14,5% que es todavía una barbaridad, pero hay un 50% de gente debajo de la línea de pobreza, así que queda mucho por hacer todavía.

Con una ventaja, ya hemos dejado de suponer que para tomar el poder le tiene que ir mal al gobierno. Por eso todos estamos deseando que le vaya bien a la nueva administración.

¿Cuál diría usted que es el principal retroceso que ha sufrido Argentina en estos 20 años?

El neoliberalismo.

El ministro de Economía (Domingo) Cavallo con tres medidas aniquiló al país.

Néstor Kirchner y el presidente de Brasil, Lula da Silva
"Yo creo que es correcto que Kirchner defienda el MERCOSUR".

La convertibilidad, que no podía ser jamás la forma en que había que combatir la hiperinflación que se produjo al final de mi gobierno. Ese 1 a 1 (un dólar - un peso) nos liquidó la industria y lo tuvo 10 años sin rentabilidad al campo.

Bajó los aranceles, por lo que llegaron productos de Asia que provocaron la desaparición de la industria de la confección, luego la textil, y por fin casi toda la pequeña y mediana industria.

Y por último el sistema de capitalización, en lugar del sistema solidario jubilatorio, lo que ha creado problemas tremendos para los jubilados en el futuro.

¿Qué le faltó por hacer de todo lo que quería hacer?

Yo cometí un error garrafal de no irme siquiera en carpa a la nueva capital que iba a estar en la Patagonia.

Planifiqué demasiado mientras el peronismo cambió de idea y la dejó en Buenos Aires.

Pero llevé adelante en educación un plan de alfabetización muy importante, que incluso recibió un premio de la UNESCO.

Y una de las cosas peores tal vez sea lo mejor, yo no me moví de mis convicciones. No aflojé mis ideas y mis principios.

Tal vez si hubiera tenido un poco más de cintura o flexibilidad hubiera podido resolver algunos otros problemas.

Señor Alfonsín ¿Cómo evalúa hoy las leyes de Obediencia Debida y Punto Final?

Fue la única forma que tenía de encarar el problema.

Madres de Plaza de Mayo recordaron este miércoles a las víctimas del gobierno militar
A través de la ley de Obediencia Debida quedaron beneficiados algunos de los que se habían excedido en el cumplimiento de las órdenes, que yo creo que son pocos, pero sobre esos hay que volver a recaer

Cuando se empezaron a llamar a los oficiales de baja graduación, no se presentaban, y entonces vi que en 6 meses se me desgranaba el poder y caían las instituciones. Entonces no tenía alternativa.

Yo dije en su momento que lo hacía con desagrado.

Y espero que estas medidas que está tomando el actual presidente sirvan para que algunos casos, no muchos casos, de que hayan podido quedar en libertad se resuelvan.

Yo en la campaña había dicho que había que ocuparse primero de los que habían dado las órdenes, que eran los grandes responsables.

Segundo de los que se habían excedido y tercero los que, en un clima de horror, habían creído en la legitimidad de la orden impartida.

A estos últimos yo no los perseguía. Espero que se siga este criterio, porque nadie hubiera supuesto en ese momento que yo estaba en condiciones de llamar a 2.000 oficiales.

¿Usted piensa que el presidente Kirchner se equivoca al reabrir este tema?

No, si lo hace como yo lo estoy explicando.

A través de la ley de Obediencia Debida quedaron beneficiados algunos de los que se habían excedido en el cumplimiento de las órdenes, que yo creo que son pocos, pero sobre esos hay que volver a recaer.

Aunque no estoy de acuerdo con la nulidad (de las leyes) por el Congreso, sino a través de la Corte Suprema.

Y antes que nulidad o inconstitucionalidad, prefiero hablar de la necesidad de que sea la justicia argentina la que juzgue a los que cometieron ese dolo, y no justicias de otros países que no tienen nada que hacer en este asunto.

Yo creo que en Argentina hicimos lo que no se hizo en ningún otra parte del mundo con el problema militar.

¿Qué pronóstico hace usted del gobierno de Kirchner que hoy comienza formalmente?

Yo creo que está en un rumbo correcto en la defensa de la individualidad nacional y la defensa del MERCOSUR, para defendernos de una globalización insolidaria que nos empobrece cada vez más.

Lo único que le atribuyo como error es que no tenga tratos con los partidos políticos.

Pero creo que acierta el rumbo.



ESCUCHE/VEA
Entrevista a Raúl Alfonsín, ex presidente argentino
BBC Internacional Extra 10.12.2003



NOTAS RELACIONADAS
Argentina: 20 años de democracia
10 12 03  |  América Latina
Ecos del golpe
23 03 01  |  Specials


VÍNCULOS
El contenido de las páginas externas sugeridas no es responsabilidad de la BBC.


 

BBC MUNDO - PRODUCTOS Y SERVICIOS


Portada | Internacional | América Latina | Economía | Ciencia y Tecnología | Cultura | Deportes | Participe | A fondo | Multimedia | Aprenda inglés | Tiempo | Quiénes somos | Nuestros socios
Programación | En FM, AM, OC |
banner watch listen