Skip to main contentAccess keys helpA-Z index
BBCMundo.com
OTROS IDIOMAS
English
Português
mas idiomas
Viernes, 17 de octubre de 2003 - 20:33 GMT
Bolivia: ¿cuán culpable es EE.UU.?
Lourdes Heredia
Lourdes Heredia
BBC Mundo, Washington

Protesta en Bolivia
Según analistas, la comunidad internacional podría haber atenuado la crisis boliviana.

Estados Unidos y la Organización de los Estados Americanos (OEA) expresaron su apoyo Gonzalo Sanchez de Lozada, cuando estalló la reciente revuelta social en Bolivia.

Sin embargo, ¿pudo haber hecho Washington algo más para evitar la profundización de la crisis?

Según la mayoría de los analistas entrevistados por la BBC, Washington y las instituciones multilaterales pudieron haber hecho algo antes que estallara la crisis.

"Verbalmente se ha dado el apoyo que se esperaba, pero el tiempo de haber ayudado a Bolivia pasó. Pasó en febrero cuando la comunidad internacional pudo haber dado el dinero para estabilizar al gobierno y no lo hizo", opinó Miguel Díaz, director del proyecto Mercosur de CSIS, Centro de Estudios Internacionales y Estratégicos.

Ya en abril, Jeffrey Sachs, consultor de las Naciones Unidas y un reconocido académico, advirtió a Estados Unidos sobre la situación en Bolivia.

"La administración no ha reconocido ni siquiera el desastre que está ayudando a crear", señaló en una columna en el Financial Times hace seis meses.

Verbalmente se ha dado el apoyo que se esperaba, pero el tiempo de haber ayudado a Bolivia pasó. Pasó en febrero cuando la comunidad internacional pudo haber dado el dinero para estabilizar al gobierno y no lo hizo.
Miguel Díaz, Centro de Estudios Internacionales y Estratégicos

Lo cierto es que en febrero, luego de los incidentes que dejaron varios muertos, el canciller boliviano Carlos Saavedra Bruno vino a Washington para pedir ayuda y hasta puso un precio para "salvar la democracia".

En ese entonces pidió US$50 millones para pagar a los maestros, policías y trabajadores de la salud y así aliviar las tensiones sociales.

De esa ayuda Washington dio unos US$10 millones, aunque algunos analistas explican que no fueron ni siquiera fondos nuevos.

El Fondo Monetario Internacional (FMI), por su parte, llegó a un acuerdo con Bolivia de US$123 millones de dólares en febrero, aunque también fue duramente criticado por las condiciones que impuso a un gobierno que tenía poco margen para negociar con la oposición.

El tiro por la culata

Era perfecto para la adminsitración Bush, apoyó su plan de erradicación de coca y además estaba de acuerdo con el proyecto de gas. Y esto es precisamente lo que le trajo tanta impopularidad

Gary Payne, Center Lake College, Minesota

Lo más paradógico es que Sanchez de Lozada fue un gran socio para la administración Bush, e incluso apoyó la guerra contra Irak a pesar que otros países en la región prefirieron mantenerse al margen.

"Este gobierno ha sido un buen amigo de EEUU. Nos ha apoyado en la guerrra contra las drogas, sacrificando vidas, tiempo, recursos y energía para luchar contra una guerra que le interesa más a Wasington que a Bolivia porque ahí el consumo de la cocaína procesada es mínima", explicó Diaz.

No sólo eso, el presidente apoyaba el proyecto de gas, que causó tanta polémica en Bolivia y que hubiera beneficiado a Estados Unidos.

Por eso, según Gary Payne, profesor de sociología en el Center Lake College, en Minesota y autor de un documental sobre Bolivia, el apoyo a Estados Unidos fue para Sanchez de Lozada un "boomerang".

"Era perfecto para la adminsitración Bush, apoyó su plan de erradicación de coca y además estaba de acuerdo con el proyecto de gas. Y esto es precisamente lo que le trajo tanta impopularidad", explicó Payne.

La guerra antidrogas

Así, para todos estos analistas es claro que el proyecto de gas fue el catalizador para la crisis, pero destacan que la erradicación de los cultivos de coca fue lo que alimentó por varios meses el descontento social.

En su columna, Sachs, explica que los bolivianos están interesados, aún más que los estadounidenses en quedar fuera del negocio de las drogas, pero saben perfectamente que la erradicación sin alternativas, significa "exclusión y levantamiento social".

Para Eileen Rosin, analista del Washington Office on Latin America (WOLA) es claro que Bolivia es un ejemplo donde la política de Bush en contra del narcotráfico ha sido contraproducente.

"No le dio ningún margen a Sanchez de Lozada para negociar. Con su política de cero tolerancia con los cultivos de coca y el sistema de erradicación que deja a los campesinos sin ninguna opción, Estados Unidos maniató al presidente boliviano", explicó la experta.

Gonzalo Sanchez de Lozada
Sanchez de Lozada apoyaba el proyecto de gas que hubiera beneficiado a EEUU.

"Si hubieran entendido mejor la situación y la cultura de Bolivia, los estadounidenses habrían comprendido que esta política sólo empeoraría las cosas y profundizaría la crisis", enfatizó.

Para Miguel Díaz, además, marginar a Evo Morales, un dirigente de los productores de coca, fue un error.

"Fue un grave error no haber conseguido un dialogo constructivo con la oposición, sobre todo debido a la política antidroga que Washington empujó. Y no tener ningun trato con Evo Morales, fue una falta de sabiduría política", opinó este analista del CSIS.

No hay varita mágica

"Si tan sólo", es una frase que no gusta mucho en Washington y el director del Dialogo Interamericano, Peter Hakim, opinó que si bien Estados Unidos pudo haber hecho más, tampoco había que buscar el chivo expiatorio en un sólo factor.

"Estados Unidos pudo ayudar para consolidar el gobierno de Sanchez de Lozada, pero hay que tomar en cuenta la debilidad de fondo del sistema político en ese país. Hay muchos factores, años de pobreza, frutración en la gente y no hay una varita mágica", explicó Hakim.

"Es díficil saber ahora si realmente con más dinero, tomando en cuenta los problemas de fondo que existen en Bolivia, se hubiera evitado la crisis", advirtió.

Nadie duda que es díficil ahora prever lo que pasará o lo que hubiera pasado, pero la gran pregunta que ronda en el aire es si realmente la comunidad internacional y Washington puede hacer algo ahora o sí todo terminará con el "apoyo verbal".

"¿Qué hacer ahora? Lo importante es evitar el derramamiento de sangre y Estados Unidos y la OEA deben apoyar una solución a través de un proceso electoral y pacífico", señaló Hakim, del Dialogo Interamericano.



NOTAS RELACIONADAS
Bolivia: presidente "a punto de dimitir"
17 10 03  |  América Latina
Bolivia: miles contra Goni
16 10 03  |  América Latina
Bolivia: oposición rechaza referendo
16 10 03  |  América Latina
Bolivia: hambre, marchas y muertes
16 10 03  |  América Latina
Marchas masivas en Cochabamba
15 10 03  |  América Latina


VÍNCULOS
El contenido de las páginas externas sugeridas no es responsabilidad de la BBC.


 

BBC MUNDO - PRODUCTOS Y SERVICIOS


Portada | Internacional | América Latina | Economía | Ciencia y Tecnología | Cultura | Deportes | Participe | A fondo | Multimedia | Aprenda inglés | Tiempo | Quiénes somos | Nuestros socios
Programación | En FM, AM, OC |
banner watch listen