Skip to main contentAccess keys helpA-Z index
BBCMundo.com
OTROS IDIOMAS
English
Português
mas idiomas
Viernes, 10 de octubre de 2003 - 17:37 GMT
Bush: "Cuba pronto será libre"
Escribe: Lourdes Heredia
Lourdes Heredia
BBC, Washington

"Siéntense". Con esta frase inició el presidente George W. Bush su anuncio sobre la intensificación de la campaña contra el régimen cubano de Fidel Castro.

"El día ha llegado: Cuba será pronto Libre", señaló en español al final de su discurso donde anunció una serie de medidas para presionar al gobierno cubano a un cambio democrático.

Este anuncio coincide precisamente con la fecha patriótica cubana del 10 de octubre que conmemora el día del inicio de la guerra de la independencia de los cubanos contra los españoles en 1868.

George W.  Bush, presidente de Estados Unidos y Colin Powell, secretario de Estado de EE.UU.
Claramente, el régimen de Castro no cambiará por su propia decisión. Pero Cuba debe cambiar
George W. Bush

"La lucha por la libertad continúa", enfatizó en la ceremonia donde estuvieron presentes varios líderes del exilio cubano, funcionarios de alto rango y los congresistas republicanos Ileana Ros-Lethinen y Mario Díaz Balart.

"Claramente, el régimen de Castro no cambiará por su propia decisión. Pero Cuba debe cambiar", dijo Bush en el Jardín de las Rosas de la Casa Blanca.

El mandatario recordó que el año pasado, en Miami, había "ofrecido al gobierno cubano un camino para la democracia, esperanza y mejores relaciones con Estados Unidos. Dije que trabajaría para suavizar el embargo y restricciónes si el gobierno cubano permitía libres elecciones".

Pero en lugar de una mayor apertura, señaló Bush, "desde que hice esa oferta, el régimen ha empeorado la represión contra la oposición".

"Condenó a prisión a varios disidentes cuyo único crimen fue pedir libertad", enfatizó.

"Llevar la verdad a los cubanos"

Dentro de las medidas para lograr "una Cuba libre y demócratica", el presidente de los EE.UU. anunció :

  • un reforzamiento de las restricciones de viaje a los estadounidenses,
  • más fondos para divulgación de información en la isla (libros, folletos, internet y radio)
  • facilitar la salida de los que quieren abandonar la isla.

    Según las leyes de este país, los estadounidenses tienen que pedir un permiso especial para viajar a Cuba y se les otorga solamente a aquellos que van por intereses profesionales, incluyendo periodistas y académicos, y a los que tienen lazos familiares con la isla.

    George W.  Bush, presidente de Estados Unidos
    Es una respuesta al desafío, el desprecio y la nueva ola de opresión brutal que ha escandalizado a la conciencia mundial
    George W. Bush

    La autorización de viaje no se da para fines turísticos, aunque muchos estadounidenses viajan por terceros países. Según Bush, ésto se terminó. "La ley que prohibe viajar por turismo tiene que cumplirse", dijo y pidió que todos se concientizarán de que todas la divisas que llegan a la isla sólo benefician al gobierno y no al pueblo.

    Además, ahora habrá más fondos para apoyar a la disidencia, sobretodo por medio de una campaña de información en la isla, a través de folletos, radio e internet.

    "Vamos a llevar la verdad a los cubanos", enfatizó.

    El presidente también prometió que su gobierno mejorará el proceso de identificación de los refugiados que huyen de la isla y promoverá su entrada a EE.UU. por la vía "segura y legal", después de los escándalos por la intercepción de algunas lanchas que llegan desde Cuba.

    Para coordinar todos estos esfuerzos, el presidente anunció la creación de una comisión presidencial de asesoramiento para una "transición democrática en Cuba", que estará integrada por el secretario de Estado, Colin Powell y el secretario de Vivienda, Mel Martínez.

    Esta oficina, como su nombre lo indica, coordinará todo lo concerniente a Cuba para que haya una mayor comunicación entre las distintas agencias gubernamentales.

    ¿Por qué ahora?

    Según los funcionarios, el endurecimiento de las medidas se debe al aumento de la represión política en Cuba y fue motivada por las recientes condenas a opositores políticos.

    "Es una respuesta al desafío, el desprecio y la nueva ola de opresión brutal que ha escandalizado a la conciencia mundial", justificó el propio presidente.

    Pero los analistas opinan que el anuncio también tiene vistos electorales ya que en los últimos meses, importantes sectores del exilio cubano en EE.UU. habían manifestado su descontento con la política de la administración Bush hacia Castro.

    La mayoría de los cubano-estadounidenses residen en Florida, que será una vez más un estado clave para las elecciones presidenciales del 2004, donde Bush se estará jugando la reelección.

    "Ha llegado un momento en que, o cumplen sus promesas, o nos dicen que no van a cumplir y buscaremos otras soluciones, otros caminos para la libertad de Cuba", dijo recientemente Joe García, el director ejecutivo de la Fundación Nacional Cubano-Americana (FNCA).

    Si el gobierno cubano teme los contactos entre los disidentes y los estadounidenses, hay que enviar más estadounidenses (a la isla), no menos
    Senador Max Baucus

    Es díficil cuantificar el efecto que tendrán estas medidas en términos prácticos, pero lo que no cabe duda es que pondrá un freno al creciente debate en el Congreso sobre la efectividad del embargo cubano y las restricciones para viajar a la isla.

    La semana pasada estuvo ante una comisión del Congreso que estudia el tema, el subsecretario de Estado adjunto Roger Noriega, encargado de la diplomacia en América Latina.

    En esa ocasión el funcionario aseguró que todo el dinero que ingresa por turismo es "canalizado al aparato represor del estado". No todos los intelectuales y congresistas estadounidenses están de acuerdo con la visión de la administración Bush y hay cada vez más voces sobre el poco efecto que ha tenido el embargo cubano para terminar con el régimen de Fidel Castro.

    "Si el gobierno cubano teme los contactos entre los disidentes y los estadounidenses, hay que enviar más estadounidenses (a la isla), no menos", insistió el senador Max Baucus ante esa comisión.

    Por otra lado, el senador Christopher Dodd se preguntó porque los estadounidenses pueden viajar libremente a países como Corea del Norte e Irán, considerados como parte del "eje del mal" por el presidente George W. Bush, y no a Cuba. "¿Cuál es la razón por la que Cuba es mucho peor?", preguntó.



  • NOTAS RELACIONADAS
    Cuba: "Más de lo mismo"
    10 10 03  |  América Latina
    Cuba rechaza acusaciones
    06 10 03  |  América Latina
    Cuba protesta por embargo
    17 09 03  |  América Latina
    Cuba firma acuerdo con Montana
    15 09 03  |  Economía
    Bandera de EE.UU. izada en Cuba
    12 07 03  |  Economía


    VÍNCULOS
    El contenido de las páginas externas sugeridas no es responsabilidad de la BBC.


     

    BBC MUNDO - PRODUCTOS Y SERVICIOS


    Portada | Internacional | América Latina | Economía | Ciencia y Tecnología | Cultura | Deportes | Participe | A fondo | Multimedia | Aprenda inglés | Tiempo | Quiénes somos | Nuestros socios
    Programación | En FM, AM, OC |
    banner watch listen