BBC Página Principal (en inglés) BBC Noticias (en inglés) BBC Deportes (en inglés) BBC Servicio Mundial (en inglés)
versión texto | escríbanos | ayuda
BBC Mundo
Noticias 
América Latina 
Economía 
Ciencia 
Miscelánea 
Foros 
Especiales 
Aprenda inglés 
Nuestros socios 
Quiénes somos 
BBC Radio
Programación 
Cómo sintonizar 

Escribe: Mariusa Reyes
  América Latina
Sábado, 04 de enero de 2003 - 17:59 GMT
En el interior de Venezuela
Manifestante en Barquisimeto, Venezuela
Algunos venezolanos dicen que seguirán marchando aún después de superada la crisis.
Escribe desde Venezuela Mariusa Reyes de la BBC.

La crisis política venezolana sigue latente.

Los venezolanos iniciaron un nuevo año, inmersos aún en una situación de paro y de incertidumbre jamás vista en el país y para la cual todavía no se vislumbra una salida definitiva.

Algunos hasta comienzan a sospechar que las marchas, los cacerolazos y la escasez de gasolina podrían convertirse en rutina cotidiana, parte del paisaje urbano venezolano.

Un manifestante protesta montado a caballo
Sin problemas de combustible y agregando su cuota al nuevo folklore venezolano.
No hay un sólo lugar en Venezuela donde no se sienta esta crisis.

En carreteras y autopistas se ven menos vehículos circulando. La falta de gasolina ha afectado el flujo normal de tránsito y movilización entre Caracas y el interior del país, y entre las distintas regiones.

Desabastecimiento

Quienes transitan por una de las principales carreteras de Venezuela, la Falcón-Zulia, que conecta dos populosos estados occidentales, enfrentan serios problemas para abastecer de combustible a sus vehículos.

Muchos de ellos se quedan sin gasolina antes de llegar a sus destinos.

"Me faltaba poco para llegar y me quedé sin una gota de gasolina", dijo Amelia, una joven señora que viajaba desde Valera, en la zona andina, hasta Coro, cerca de la costa occidental (una distancia de 400 kilómetros).

Un muchacho carga combustible mientras se ve a manifestantes en el fondo
El paro de un mes afecta seriamente el abastecimiento interno.
Resignada, esperaba poder comprar gasolina en una de las pocas estaciones disponibles en la vía. "Me tocará esperar, si es necesario toda la noche, porque tengo que llegar adonde voy", dijo Amelia.

La situación de desabastecimiento de gasolina, gas doméstico y algunos alimentos básicos, se siente con mayor intensidad en el interior del país.

En Barquisimeto, la tercera ciudad más importante de Venezuela y capital del Estado Lara, las largas filas de vehículos que esperan por gasolina, son enormes.

En una oportunidad llegué a ver una fila de autos que ocupaba 26 cuadras.

La gente en la provincia se queja de que los suministros de emergencia de que dispone el gobierno para paliar la crisis, se quedan en su gran mayoría, en la capital.

El color de las marchas

A diferencia de Caracas, donde casi a diario hay una concentración, las marchas en las ciudades del interior son menos frecuentes, tanto las del oficialismo como las de la oposición.

Quienes participan de estas marchas, como Lisette Saldivia, una ama de casa de Barquisimeto, dicen que seguirán haciéndolo hasta que el presidente Chávez salga del poder, y aún después.

Un manifestante luce la leyenda
Camisetas, pantalones, gorras... para estar a la moda de la marcha venezolana.
"Nunca falto a estas marchas. Estoy dispuesta a seguir viniendo y además, después de que todo esto pase seguiré viniendo, porque esto no nos puede pasar otra vez", dice.

El entusiasmo de los barquisimetanos parece limitarse a las marchas. Fuera de las concentraciones se escuchan pocos cacerolazos.

En las avenidas comerciales del centro de la ciudad -donde la mayoría son vendedores ambulantes- hay actividad normal. Las tiendas de los grandes centros comerciales del este, sí han permanecido cerradas.

En muchas ciudades venezolanas, pareciera haberse trazado una línea divisoria imaginaria para delimitar los territorios que cada bando en esta contienda política ostenta y que estarían vedados al contrario.

El este de las ciudades es percibido como el territorio de los opositores a Chávez.

El centro, con su casco histórico, su Plaza Bolívar y los palacios de gobierno, como territorio oficialista que los chavistas defienden a capa y espada.

La bandera para todos

Las marchas en las ciudades del interior son tan coloridas como las que se realizan en Caracas. Se ven hasta caballos, traídos por sus dueños desde las fincas aledañas.

Un vendedor ambulante ofrece banderas y gorros en Barquisimeto
Un producto muy lucrativo en estos días: la bandera.
En las concentraciones chavistas, por su parte, no faltan las boinas rojas como las que usa el presidente Chávez cuando viste su uniforme militar.

La bandera venezolana se ve por todos lados y en distintas formas.

La protesta contra el gobierno nacional ha dado paso a una oportunidad comercial en el sector de la economía informal, que algunos han sabido aprovechar muy bien.

Antes de cada marcha, se venden franelas (camisetas), pantalones, faldas y sombreros de todo tipo con la bandera venezolana como motivo.

Hombres, mujeres y niños van a las marchas ataviados y trajeados con el renovado espíritu nacionalista que por estos días parece haberlo invadido todo.


Búsqueda en BBC Mundo
Claves de búsqueda

Notas relacionadas:

4 01 03 |  América Latina
Dos muertes por violencia en Caracas
3 01 03 |  América Latina
Venezuela: "No a los impuestos"
2 01 03 |  América Latina
Venezuela: oposición estudia medidas
2 01 03 |  América Latina
Chávez pide "ayuda petrolera" a Lula
1 01 03 |  América Latina
Venezuela: todos a la calle en Año Nuevo
31 12 02 |  América Latina
Venezuela: arrestan a general "rebelde"
30 12 02 |  América Latina
Venezuela: Año Nuevo parado

Vínculos:

Nota: el contenido de las páginas sugeridas no es responsabilidad de la BBC.

 Envíe este artículo a un amigo
Arriba ^^  
 
 escribanos@bbc.co.uk
© BBC
BBC World Service
Bush House, Strand, London WC2B 4PH, UK.

Servicio Mundial de la BBC:
temas de actualidad e información institucional en más de 40 idiomas: