BBC Página Principal (en inglés) BBC Noticias (en inglés) BBC Deportes (en inglés) BBC Servicio Mundial (en inglés)
versión texto | escríbanos | ayuda
BBC Mundo
Noticias 
América Latina 
Economía 
Ciencia 
Miscelánea 
Foros 
Especiales 
Aprenda inglés 
Nuestros socios 
Quiénes somos 
BBC Radio
Programación 
Cómo sintonizar 
  América Latina
Miércoles, 13 de noviembre de 2002 - 12:30 GMT
"Que haya políticas de criminalidad"
Argentina-policía
El gobierno espera que el Congreso apruebe nuevas medidas anti secuestro.
León Arslanián es un ex ministro de Justicia de Argentina, ex ministro de Justicia de la provincia de Buenos Aires, primer jefe civil de la policía bonaerense y últimamente presidió una comisión gubernamental especial para estudiar el tema del secuestro.

El trabajo en dicha comisión ya terminó y ahora se espera la sanción legislativa de sus proyectos de reforma.

BBC Mundo dialogó con él sobre el combate a la criminalidad en el contexto argentino y latinoamericano.


León Arslanián
Arslanián cree que la tolerancia cero no es ideal para América Latina.
¿Qué opina de los programas de asesoramiento del ex alcalde de Nueva York, Rudolph Giuliani, y del ex jefe de policía de la misma ciudad, William Bratton, a México, Lima y Caracas?

Con toda franqueza creo que ese tipo de remedio no tiene nada que ver con la realidad latinoamericana.

Conozco bien el caso de Nueva York porque estuve allí conversando con Giuliani sobre la tolerancia cero.

Ese programa en realidad está originado básicamente para ser inflexible en todo lo que tenga que ver con las faltas menores, llamadas misdemeanors, que con el delito en sí mismo (la idea es que las faltas menores conducen luego a crímenes más graves).

Para nosotros el problema es mucho más complejo, porque el proceso de violencia en América Latina está íntimamente vinculado con la pauperización y los procesos de exclusión social, que se viven con tanta fuerza en nuestras comunidades.

Hoy no se discute la relación entre extrema pobreza y criminalidad y se ha podido establecer la relación directa que existe entre una distribución regresiva del ingreso y el aumento del delito, en especial el que se efectúa contra la propiedad.

Esto es en Argentina muy visible y yo creo que es la verdadera causa del aumento de la violencia. El 70% de los delitos que se cometen en el país son contra la propiedad.

Giuliani y Bratton hablan también de programas de purificación policial, ¿en ese sentido tendrían algo que aportar?

En ese sentido sí, creo que es muy valioso. Creo incluso que toda la experiencia es aprovechable, sólo que no hay que confundir la realidad criminológica de cada lugar y de cada país. Los problemas de base de Latinoamérica nada tienen que ver con los problemas de base del primer mundo.


Por supuesto que hay que luchar contra la corrupción policial, pero EE.UU. lucha contra ella con salarios de US$2.500 y Argentina, por ejemplo, debe hacerlo con unos de US$100 o 200

León Arslanián
Por supuesto que hay que luchar contra la corrupción policial, pero EE.UU. lucha contra ella con salarios de US$2.500 y Argentina, por ejemplo, debe hacerlo con unos de US$100 o 200.

Estados Unidos o Europa tienen equipamiento policial de todo tipo, moderno y con academias esmeradas. Latinoamérica presenta una realidad totalmente distinta.

Sí es muy importante todo lo que se pueda hacer para establecer un sistema adecuado, que permita implementar sistemas de control internos, pero hay que actuar también sobre la causalidad.

¿Cuáles fueron los problemas más duros que enfrentó en la provincia de Buenos Aires y qué soluciones encontró?

El primer problema fue el policial. Existía una policía sumamente corrupta, que había intervenido en delitos de distinta naturaleza.

Se trataba de una policía que venía con la herencia de la dictadura militar, en la medida en que había sido utilizada para la represión clandestina.

Emprendimos un programa que consistió en disolver la estructura antigua, mejorar los aspectos de la academia, separando la policía de seguridad de la policía de investigaciones en función judicial.

Reformamos el sistema judicial para adoptar un sistema acusatorio en lugar de uno inquisitivo, separando la gestión de los fiscales de la de los jueces.

Se desarrolló un importante control de asuntos internos. Se hizo una purga muy grande, 7.000 efectivos fueron retirados de la fuerza. Esa reforma quedó a mitad de camino. Hubo un cambio de gobierno y de política y renuncié.

Eduardo Duhalde, presidente de Argentina
Al presidente argentino Eduardo Duhalde le preocupa la criminalidad.
Después de mi renuncia el problema se agudizó, volvió por así decirlo la "vieja policía" y aumentaron los delitos policiales y la identificación de bandas mixtas, en particular en lo relativo al secuestro extorsivo. Eso ha dado lugar ahora a una gran preocupación.

¿Esto tiene que ver con el incremento del llamado secuestro exprés en Argentina?

No, el secuestro exprés es distinto, es mucho más improvisado, dura muy poco tiempo, carece de logística, de infraestructura, las sumas son pequeñas porque los tiempos son muy breves. Coincide con el fenómeno del "corralito": el secuestro exprés es una buena manera de obtener el dinero de personas que lo tiene en su casa.

En el otro secuestro, el tradicional, han intervenido fuerzas policiales. Estos son los que demandan más logística, más seguimientos y una serie de cosas.

¿La comisión asesora recomendó aumentar las penas?

En el caso del secuestro extorsivo nos encontrábamos con que inexplicablemente ciertos modos más agresivos -como el secuestro a inválidos, a menores o los que terminaban en lesiones gravísimas o muerte- no estaban contemplados con una pena mayor.

¿Por qué cree usted que el secuestro es tan frecuente en América Latina?

Porque es lo que deja mayores ventajas económicas, por así decirlo. En alguna medida es fácil custodiar un banco, es fácil custodiar un edificio o una casa, pero no es fácil darle seguridad a millones de personas que caminan por la calle.

Las personas son más vulnerables. Son objetivos más sencillos de asaltar que un banco. Es muy fácil obtener dinero a partir de la solidaridad porque sus familiares están siempre dispuestos a colaborar con el rescate.


En alguna medida es fácil custodiar un banco, es fácil custodiar un edificio o una casa, pero no es fácil darle seguridad a millones de personas que caminan por la calle

Pero también hay que considerar que esta modalidad la han utilizado mucho distintos movimientos subversivos para financiar sus operaciones.

Se habla mucho del tema de las armas en manos privadas y de lograr un desarme de la población. ¿Cómo se podría lograr esto?

Hay que hacer campañas de desarme. Nosotros diseñamos una que consistía básicamente en comprar las armas en circulación, apuntalada con campañas muy fuertes de difusión, con estadísticas que muestran que quienes intentan utilizar un arma para defensa terminan envueltos en delitos muchos más graves.

¿Qué recomendaciones elaboró la comisión?

Primero, aumentar las penas del código penal. Segundo modificar los procedimientos para aumentar el poder de los fiscales, que sean ellos quienes investiguen y nos los jueces. Que puedan efectuar allanamientos y escuchas telefónicas sin orden judicial previa pero con noticia inmediata a un magistrado.

Tercero: centralización informática de todos los datos del país en materia de secuestro extorsivo. Crear una central de Inteligencia exclusiva para este tipo de delito.

En cuarto lugar la creación de programas de asistencia a las víctimas y en quinto la figura del arrepentido con reducción de pena en casos en que una persona brinde, por ejemplo, información contra sus jefes.

Sexto, que haya una recompensa para el testigo y séptimo, una reforma de la ley nacional de telecomunicaciones, que tiene que ver con aspectos técnicos, que permitan interceptar las llamadas de los secuestradores.

¿Cómo se financia todo esto, qué hay que hacer con los salarios policiales?

Debería replantearse seriamente. Hoy en día hay que hacer una transferencia de recursos hacia el sistema de seguridad. Esto no es fácil porque, por lo general, los déficit son grandes. Ya no se puede contraer más deudas, y transferir recursos de otras áreas sociales puede generar problemas.

Hay que racionalizar el gasto y mejorar las fuerzas de seguridad.

¿Cree que la situación en América Latina podrá mejorar algún día?


Una buena policía no sirve si no hay una buena Justicia y ésta no sirve de nada si el sistema carcelario no es bueno

Creo que es posible, en la medida que seamos serios en el diseño de políticas y desarrollarlas en el tiempo.

Argentina ha carecido históricamente de planes contra la criminalidad. Al igual que en otros países latinoamericanos, todo ha sido una improvisación.

Se debe entender que como hay una política económica, una educativa, una cultural, también debe haber una política sobre criminalidad, que debe ser diseñada y desarrollada con consensos políticos que permitan continuidad.

En la medida en que hagamos eso, en la medida de que mejoremos la capacitación policial y en la medida en que también mejoren las condiciones de vida, creo que podemos llegar a ser países seguros.

Hay que trabajar sobre las tres agencias de un sistema penal, la policial, la judicial y la carcelaria; entender que hay una relación sistemática entre ellas.

Una buena policía no sirve si no hay una buena justicia y ésta no sirve de nada si el sistema carcelario no es bueno.


Búsqueda en BBC Mundo
Claves de búsqueda

 Envíe este artículo a un amigo
Arriba ^^  
 
 escribanos@bbc.co.uk
© BBC
BBC World Service
Bush House, Strand, London WC2B 4PH, UK.

Servicio Mundial de la BBC:
temas de actualidad e información institucional en más de 40 idiomas: