BBC Página Principal (en inglés) BBC Noticias (en inglés) BBC Deportes (en inglés) BBC Servicio Mundial (en inglés)
versión texto | escríbanos | ayuda
BBC Mundo
Noticias 
América Latina 
Economía 
Ciencia 
Miscelánea 
Foros 
Especiales 
Aprenda inglés 
Nuestros socios 
Quiénes somos 
BBC Radio
Programación 
Cómo sintonizar 
  América Latina
Viernes, 21 de diciembre de 2001 - 16:48 GMT
Argentina frente a sí misma

"En helicóptero y entre lágrimas". Así describe un titular de la prensa argentina el fin del convulsionado mandato de Fernando de la Rúa, en escenas que recuerdan la salida de Isabel Perón hace 25 años.

¿Cómo ha llegado Argentina nuevamente a un punto de quiebre?

Lawrence Whitehead.
Lawrence Whitehead.
Según Lawrence Whitehead, catedrático de Ciencia Política de la Universidad de Oxford, se debe mejorar la calidad del análisis, para que los argentinos entiendan las causas de sus propios problemas.


-¿Cómo se explica usted que Argentina haya llegado a esta situación de desgobierno?

"Cuesta mucho entender eso, y hay que explicarlo con cuidado.

Argentina no es como los otros países y la explicación de lo que está pasando está en una mezcla de cinco elementos, recientes e históricos.

Es un país de inmigrantes y por eso tenía tradicionalmente sus problemas de cohesión social y disciplina, sobre todo siendo un país tan rico en recursos naturales, donde es difícil entender por qué no se está prosperando como en el mundo desarrollado.


También está el legado histórico del populismo peronista y del régimen militar, que tenía como consecuencia la debilidad de las instituciones, tendencias hacia un personalismo y arbitrariedad en la clase política. Y la tentación en sectores del pueblo de creer en hombres "salvadores" y en soluciones milagrosas

También está el legado histórico del populismo peronista y del régimen militar, que tenía como consecuencia la debilidad de las instituciones, tendencias hacia un personalismo y arbitrariedad en la clase política. Y la tentación en sectores del pueblo de creer en hombres "salvadores" y en soluciones milagrosas.

Tercero: hubo, como consecuencia de estos antecedentes, un esfuerzo grande para cambiar el rumbo y la pieza clave era el plan de convertibilidad del 91.

Era un plan que tuvo éxito, pero era muy rígido y finalmente el éxito se convirtió en un peligro porque era imposible salir de ese plan y ahora se está saliendo de una manera catastrófica.


La tendencia del plan de convertibilidad era de excluir la construcción de negociaciones de consensos sociales y de creer que el mercado puede sustituir a la sociedad y la política

La tendencia del plan de convertibilidad era de excluir la construcción de negociaciones de consensos sociales y de creer que el mercado puede sustituir a la sociedad y la política.

Eso dejó libre al gobierno de Menem y sus seguidores para continuar con sus prácticas de gasto fiscal irresponsable y manejo corrupto.

Y finalmente, hubo elementos de mala suerte. Desde el 99, Argentina ha sufrido las consecuencias externas de la devaluación en el Brasil, de una economía internacional con condiciones mucho más negativas de lo esperado y, también, ha sufrido lo que puede pasar en cualquier país, las consecuencias de un liderazgo débil, de De la Rúa.

-¿A qué se debe que no surjan nuevas figuras políticas?

"Es verdad que las alternativas en este momento no son muy halagadoras. En el año 2.000 había una idea de que surgía una nueva tendencia socialdemócrata reformista, tipo FREPASO, con Chacho Álvarez, que había podido ser el sucesor de De la Rúa. Pero Álvarez se quemó, desapareció, y el FREPASO parece que no ha logrado ofrecer ninguna alternativa.

El único que queda es el Partido Peronista que tiene el apoyo electoral desde sus bases populares, pero que aún tiene problemas de distanciarse de las consecuencias del menemismo y donde los gobernadores peronistas son una representación del problema.

-Parece que ha faltado un análisis penetrante y racional de las causas de la crisis, de factores concretos como que la deuda externa pública se duplicó desde el 93, durante el período menemista.

El debate parece ser emotivo y poco analítico, una característica compartida por muchos países de la región. ¿Es que no somos capaces de analizar fríamente nuestros propios problemas?

"Yo me he sorprendido mucho de que con un nivel de educación y una clase intelectual tan sofisticada, la calidad del análisis de la realidad, en Argentina, haya sido tan débil, especialmente en los últimos dos años.


Yo me he sorprendido mucho de que con un nivel de educación y una clase intelectual tan sofisticada, la calidad del análisis de la realidad, en Argentina, haya sido tan débil, especialmente en los últimos dos años

Y por eso los partidos políticos no han formado alternativas y por eso el pueblo no entiende lo que va pasando.

Realmente bajo el régimen de Menem y después, con toda esa fascinación por el plan de convertibilidad, incluso los hombres más capacitados no querían enfrentar la realidad de que no estaba funcionando".

-¿Cree usted que también hubo un falla de la prensa, que no ha dado al pueblo elementos claros que le permitieran analizar fríamente su propia realidad?

"Es evidente que todos tienen una participación en este problema. No se puede echar la culpa exclusivamente a la prensa, a los intelectuales, la clase política o los hombres de negocios. Es una combinación de todo.


La prensa [argentina], a pesar de la sofisticación y alta calidad de muchos individuos, parece que no ha podido interpretar la realidad

Pero es verdad que la prensa, de nuevo, a pesar de la sofisticación y alta calidad de muchos individuos, parece que no ha podido interpretar la realidad.

Por ejemplo, comparando los análisis sobre Argentina que se pueden leer desde el exterior, no ha habido la voluntad dentro de la prensa argentina de aceptar e internalizar estos análisis.

-La prensa destaca el papel de la clase media y su decisión de "salir a la calle a protestar" como catalizador del cambio político. ¿Ha cambiado el rol de la clase media?

"Es verdad que la clase media en Argentina es más grande y tenía más capital humano que en muchos países de América Latina y por eso era una esperanza para la consolidación de una democracia liberal.


[La clase media] es uno de los perdedores. También la clase pobre, proletaria, está sufriendo a veces hambre y cosas mucho más graves

Y esta clase es uno de los sectores importantes -no el único- que sufren la crisis y la decepción de ahora: están perdiendo sus pensiones, sus empleos y sus ahorros.

Sus perspectivas van disminuyendo, se están desesperando y eso es malo para la estabilidad social y la creatividad de la sociedad.

Pero es uno de los perdedores, también la clase pobre, proletaria, está sufriendo a veces hambre y cosas mucho más graves".

-Miremos hacia el futuro. Más allá de quien ocupe la presidencia y las medidas económicas inmediatas, ¿qué debe empezar a cambiar en Argentina para evitar que vuelva a pasar algo así?

"Va a ser esencial, aunque va a tardar, mejorar la eficacia de las instituciones para canalizar las demandas y disciplinar a los grupos e intereses específicos.

Y va a ser muy importante mejorar la calidad de análisis y de la vida democrática. Por ejemplo, habría que analizar con cuidado -y hay algunos que hacen eso, pero no son análisis muy bien conocidos- dónde falló el modelo.


En los años 90 había cosas buenas y cosas malas. Debería ser posible separar las dos, por que si no, el debate queda en el nivel demasiado abstracto, si se está en favor del "neoliberalismo" o en contra

En los años 90 había cosas buenas y cosas malas. Debería ser posible separar las dos, por que si no, el debate queda en el nivel demasiado abstracto, si se está en favor del "neoliberalismo" o en contra.

Habría que mejorar el análisis para ver concretamente qué aspectos hay que salvar y cuáles revisar. Y dentro de este esquema las instituciones son críticas, son esenciales.

No se puede un día cerrar los bancos, otro día abrirlos. Los dirigentes de los bancos no saben cuáles son sus responsabilidades. Los actores sociales no saben si las reglas están funcionando o no.

Hay que montar un sistema de reglas eficaz para todos, donde no haya impunidad, donde las reglas sean claras, algo que existe en algunos países vecinos".

-¿Es usted optimista?

"A corto plazo, veo las cosas empeorándose. Pero, a largo plazo, no hay por qué pensar -en un país con tanto talento y tantas posibilidades- que los argentinos no van de alguna manera a aprender a construir un sistema institucionalista eficaz en el futuro. Tiene que ser así".


Búsqueda en BBC Mundo
Claves de búsqueda
Arriba ^^  
 
 escribanos@bbc.co.uk
© BBC
BBC World Service
Bush House, Strand, London WC2B 4PH, UK.

Servicio Mundial de la BBC:
temas de actualidad e información institucional en más de 40 idiomas: