OTROS IDIOMAS
English
Português
mas idiomas
Domingo, 22 de marzo de 2009 - 16:23 GMT
¿Es Obama socialista?
Carlos Chirinos
Carlos Chirinos
BBC Mundo, Washington

Barack Obama, presidente de Estados Unidos
Muchos han tildado al presidente de EE.UU. de "socialista".
Si usted es un político en Washington y le dicen "socialista" no crea que lo están alabando, ni siquiera lo están describiendo, bien podrían estarlo acusando y hasta en algunos casos insultando. Eso le pasa todos los días al presidente Barack Obama.

Sobre todo cuando el término "socialista" es pronunciado con desprecio y alarma por alguien como Rush Limbaugh, una personalidad de la radio que siguen millones de conservadores estadounidenses, al punto que muchos lo han llamado el portavoz, y hasta el líder, del Partido Republicano.

Semanas atrás Limbaugh creó una polémica cuando aseguró que esperaba que las políticas de Obama para rescatar la economía fracasaran.

"¿Por qué voy a querer que el socialismo triunfe en EE.UU.?", se preguntó Limbaugh, lo que le valió que muchos demócratas le acusaran de "antipatriota".

Pero para quienes piensan como Limbaugh los antipatriotas son esos "socialistas" que, como dijo esta semana el representante por Indiana Mike Pence buscan "la transformación de nuestra economía para parecer un socialismo de estilo europeo".

¿Reformismo o socialismo?

Desde la campaña electoral el Obama candidato dejó claro que buscaría establecer más regulaciones para apuntalar la maltrecha economía con la que ha tocado lidiar y evitar futuras crisis.

Rush Limbaugh, presentador de TV
¿Por qué voy a querer que el socialismo triunfe en EE.UU.?
Rush Limbaugh, presentador de radio
Obama responsabiliza a la "avaricia" de los capitales y la "irresponsabilidad" de la clase política de la profunda recesión que experimenta EE.UU. y por eso considera que hay que reforzar el papel regulador del estado, sin por eso aniquilar la iniciativa privada, aclara el presidente.

Pero no es sólo lo económico. Obama busca reformas en el sector de educación o en salud, o reinsertar a Washington en el sistema internacional con una vuelta al multilateralismo y a convenios internacionales denunciados por el anterior gobierno.

Esas intenciones preocupan a sectores conservadores que ya desde la campaña electoral acusaban a Obama de "socialista" con la carga peyorativa que puede tener el término en EE.UU.

"No es de los nuestros"

Sin embargo los "verdaderos" socialistas estadounidenses no parecen reconocer al presidente ni a sus políticas como parte de una agenda que les sea ideológicamente cercana.

De hecho el presidente del Partido Socialista de EE.UU., Billy Wharton, escribió un artículo en The Washington Post con el título "Si Obama fuera socialista yo lo sabría".

Logo del Partido Socialista de EE.UU.
La primera demostración de que Obama no es de hecho socialista es la manera como está evitando cambios estructurales en el sistema financiero
Billy Wharton, presidente del Partido Socialista de EE.UU.
Para Wharton "la primera demostración de que Obama no es socialista es la manera como está evitando cambios estructurales en el sistema financiero", cuando podría usarse la coyuntura para nacionalizar el sector y "convertirlo en un servicio público fuertemente regulado".

Aunque Wharton duda que "alguna de las políticas de Obama vayan a figurar en los anales del socialismo", invita al presidente a visitarlos durante una de sus reuniones mensuales que asegura que cada día son más concurridas.

BBC Mundo no obtuvo respuestas a las solicitudes de entrevistas que se hicieron tanto al pequeño Partido Socialista de EE.UU. como a su asociada Liga Socialista Juvenil.

"Tanto como Bush"

"Cualquier definición que se use para llamar a Obama socialista podría usarse para llamar al ex presidente George W. Bush socialista", le dijo a BBC Mundo Mark Weisbrot, director del Centro para Investigaciones Económicas ubicado en Washington y conocido por simpatizar con algunos proyectos socialistas en América Latina.

George W. Bush anunciando el paquete de rescate.
La nacionalización de los bancos comenzó con Bush
Funcionario de la Casa Blanca
"El socialismo tradicionalmente implica que el gobierno toma control de la economía o de una parte significativa de ella, pero este gobierno no ha hecho eso" asegura Weisbrot, quien destaca que el estado "no ha tomando el control" de los bancos intervenidos.

Para Weisbrot eso se evidencia en el actual impasse con los pagos de bonos a los ejecutivos de la aseguradora American Insurance Group (AIG), ya que pese a que el 80% de sus acciones están en manos del gobierno las autoridades "no tenían información de lo que pasaba".

"En crisis financieras los gobiernos capitalistas siempre asumen el control de los bancos", sostiene Weisbrot, pero afirma que es un control temporal porque en cuanto se estabilice el mercado las instituciones serán vendidas.

El economista identifica una complicación adicional a la hora de las clasificaciones porque asegura que "en la actualidad todas las economías son mixtas" con un sector privado compitiendo y supervisado por el estado.

Repúblicas Socialistas Estadounidenses

Pero sucede que a la Casa Blanca de Obama, y al Partido Demócrata tampoco les gusta que los llamen socialistas, pese a que los demócratas tradicionalmente han estado más vinculados a los movimientos sindicales o ecologistas.

La Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas puede estar muerta, pero la Unión de Repúblicas Socialistas Estadounidenses está naciendo
Mick Huckabee, ex precandidato presidencial republicano
Sin embargo, los demócratas ven en la etiqueta que quieren imponerles los republicanos "un ataque", un antiguo intento de la derecha para desprestigiarlos.

De cualquier manera, en la Casa Blanca dicen estar blindados contra esos ataques entre otras cosas porque "la nacionalización de los bancos comenzó con Bush", como le dijo a BBC Mundo un funcionario que prefirió no ser identificado.

Lo cierto es que Obama está bajo un paradójico fuego ideológico cruzado, porque mientras los socialistas confesos cuestionan su "reformismo" para salvar al capitalismo los adoradores de las teorías del libre mercado cuestionan las intenciones subyacentes en la reforma.

"La Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas puede estar muerta, pero la Unión de Repúblicas Socialistas Estadounidenses está naciendo", dijo en febrero pasado el ex precandidato presidencial republicano Mick Huckabee al lamentar la aprobación del paquete de estímulo económico del presidente Obama.



NOTAS RELACIONADAS
Obama promete reducir déficit
23 02 09 |  Economía
Obama se pone manos a la obra
21 02 09 |  Economía
Obama al rescate inmobiliario
18 02 09 |  Economía
Obama firma ley de estímulo
18 02 09 |  Economía
Los números del paquete
17 02 09 |  Economía

VÍNCULOS
El contenido de las páginas externas sugeridas no es responsabilidad de la BBC.




 

banner watch listen