OTROS IDIOMAS
English
Português
mas idiomas
Viernes, 13 de marzo de 2009 - 18:02 GMT
El riesgo de montar un tigre
Raúl Fain Binda
Raúl Fain Binda
BBC Mundo

Asif Ali Zardari
El presidente está virtualmente recluido en su residencia.

El gobierno paquistaní se tambalea, acorralado por las protestas de la oposición, la inquietud ante la situación económica y los actos de un movimiento subversivo que ya opera cerca de la capital, Islamabad.

El presidente Asif Ali Zardari, viudo y heredero político de Benazir Bhutto, parece estar recorriendo el mismo sendero de cornisa en el que se despeñó el presidente anterior, Pervez Musharraf.

El 11 de marzo, el gobierno civil prohibió una marcha de protesta y ordenó el arresto de centenares de activistas de la Liga Musulmana.

La oposición encabezada por Nawaz Sharif, de la Liga Musulmana, ha comparado esta medida con la introducción por Musharraf del sistema de emergencia, en noviembre de 2007.

La gran diferencia es que el general Musharraf controlaba entonces al ejército, mientras que ahora las fuerzas armadas, desgastadas, prefieren mantenerse al margen de las pasiones políticas, por lo menos hasta que la situación justifique una de sus periódicas intervenciones.

El problema de Zardari

El problema del presidente Zardari es simple pero terrible a la vez: está montado a horcajadas en un tigre y no sabe cómo descender.

Mientras permanezca sobre el lomo estará a salvo, pero apenas la bestia lo alcance con sus fauces o sus garras, no tendrá salvación.

Zardari está protegido por el poder interno y el auxilio exterior de Estados Unidos, que lo considera el único líder dispuesto a imponer orden en las provincias limítrofes con Afganistán, donde operan con relativa impunidad Al Qaeda y los talibanes

Dicho de otro modo, ahora, como presidente, Zardari está protegido por el poder interno y el auxilio exterior de Estados Unidos, que lo considera el único líder dispuesto a imponer orden en las provincias limítrofes con Afganistán, donde operan con relativa impunidad Al Qaeda y los talibanes.

Pero la rebeldía de esos sectores se ha intensificado, al punto que el presidente está virtualmente recluido en su residencia y en febrero debió acordar una tregua con los talibanes en una zona muy cercana a la capital, donde esos fanáticos impusieron su propia ley religiosa, la sharía.

Hace unos días, un grupo armado atacó en Lahore a un ómnibus que transportaba al equipo de cricket de Sri Lanka, causando varios muertos y heridos.

La situación política se está deteriorando con gran rapidez y Nawar Sharif, ex aliado del presidente, ha capitalizado el descontento popular con el estilo de gobierno de Zardari y de su Partido del Pueblo Paquistaní.

Si debe renunciar, o es derrocado, Zardari quedará expuesto a un ajuste de cuentas por parte de sus numerosos enemigos políticos.

Los antecedentes del presidente son ricos en episodios más o menos turbios, con numerosas denuncias de corrupción por las que ha pasado varios años en la cárcel, a pesar de no haber sido condenado formalmente.

¿Quién es Zardari?

Hijo de un empresario que tenía un cine en una localidad rural, Zardari siempre ha tenido una reputación de "playboy", aficionado a la buena vida y con gustos e intereses superficiales, en contraste con los de su esposa.

Benazir Bhutto y Asif Ali Zardari en 1993
El matrimonio de Zardari con Benazir Bhutto provocó sorpresas.

Llamó la atención, en su momento, su matrimonio con Benazir Bhutto, una intelectual de primera fila, formada en Oxford y perteneciente a una familia obsesionada con la política.

Zardari, en cambio, dice que tiene un título de una universidad británica pero no lo ha presentado públicamente, a pesar de que lo acusan de no haber terminado sus estudios universitarios.

Ella fue primera ministra de Pakistán en dos ocasiones, mientras que su padre, Zulfikar Alí Bhutto, fue presidente y primer ministro.

Benazir fue asesinada en diciembre de 2007, mientras que Zulfikar murió en la horca en 1979, acusado de asesinar a un adversario político.

Ahora, Zardari, que en vida de su esposa dio la impresión de utilizarla para sus fines particulares, dice que todas las acusaciones de corrupción que pesan sobre él son maniobras políticas, como aquélla de 1979.

Hasta le atribuyen el asesinato de Mir Murtaza Bhutto, hermano de Benazir, quien al parecer no dio crédito a las acusaciones.

Un episodio retrata el aspecto más sombrío de su carácter (o de la imaginación de sus detractores): en 1990 fue acusado de fijar una bomba con detonador remoto a la pierna de un empresario, con el propósito de obligarlo a retirar dinero de un banco.

Pervez Musharraf
Zardari parece correr el mismo sendero que el ex presidente Musharraf.

También ha sido acusado de numerosos casos de fraude, soborno y diversas operaciones ilegales, en Pakistán y el extranjero, en solitario o en complicidad con su esposa Benazir.

Conviene aclarar que el poder judicial paquistaní no figura entre los más independientes y ecuánimes, con numerosos casos comprobados de soborno e influencia política en los fallos.

De modo que Zardari, quien es conocido con el mote "Mister 10%", por razones obvias, se ha visto encarcelado y liberado en varias ocasiones, según los vaivenes de la carrera política de su esposa.

Aunque él afirma que sus periodos de encarcelamiento fueron muy duros, y que en una ocasión hasta fue torturado, no faltan los testimonios de otro tratamiento por parte de un sistema carcelario que dista de ser ejemplar.

La impresión general, entre los políticos y empresarios paquistaníes, es que Zardari no tiene la vocación ni el talento político de su esposa.

De ser así, su motivación para buscar la jefatura de su partido y del gobierno no sería el espíritu de servicio, sino la necesidad de mantener a raya a sus enemigos, que ruegan por encontrarlo en el llano.

O lo que es lo mismo, esperan que Zardari baje del tigre.



NOTAS RELACIONADAS
¿Puede Pakistán con la insurgencia?
04 03 09 |  Internacional
Pakistán cuestionado
04 03 09 |  Internacional
¿Islamabad pierde el control?
03 03 09 |  Internacional
Bombay se planeó en Pakistán
12 02 09 |  Internacional

VÍNCULOS
El contenido de las páginas externas sugeridas no es responsabilidad de la BBC.




 

banner watch listen