OTROS IDIOMAS
English
Português
mas idiomas
Miércoles, 4 de marzo de 2009 - 12:50 GMT
Pakistán cuestionado
Redacción BBC Mundo

Vea el video en otra ventana

¿Cómo obtener flash?

Mientras aumentan las críticas a Pakistán por su aparente incapacidad de controlar a grupos extremistas, la policía de ese país exhibió a la prensa un gran número de armas que supuestamente fueron utilizadas en el atentado contra la selección de críquet de Sri Lanka.

Además informó que está interrogando a varias personas en relación con el ataque, además de ofrecer una recompensa de US$125.000 por información.

Yo creo que el atentado puso en evidencia uno de las peores fallos de seguridad
Imran Khan, ex jugador de críquet y político opositor
Un grupo armado atacó el martes el ómnibus que trasladaba a los jugadores de Sri Lanka en la ciudad de Lahore, y dejó seis policías y un chofer muertos.

Según las autoridades, entre diez y catorce hombres enmascarados, aparentemente bien entrenados, participaron en el ataque en Lahore utilizando lanzacohetes, granadas y armas largas.

Ocho personas, incluidos seis de los deportistas y un entrenador, resultaron heridas.

Con todo, los analistas coinciden en que probablemente el verdadero blanco del ataque en Lahore no haya sido la selección de Sri Lanka sino el gobierno paquistaní, y que el objetivo era demostrar que el Estado es débil y no puede garantizar la seguridad en el país.

"Yo creo que el atentado puso en evidencia uno de las peores fallos de seguridad. Pakistán le había prometido protección al equipo de Sri Lanka, pero las medidas que se tomaron para custodiarlo fueron vergonzosas", se quejó Imran Khan, un ex jugador de críquet convertido en político opositor.

"La mayoría de los ministros paquistaníes tienen mejor seguridad que la que se le dio a la selección de Sri Lanka", completó.

¿Como en Bombay?

Las fuerzas armadas están tratando de localizar a los atacantes, que huyeron después de lanzar la operación desde dos direcciones.

Paquistaníes dejan flores en el sitio del ataque en Lahore
Paquistaníes dejan flores en el sitio del ataque en Lahore.

Aunque ninguna agrupación se atribuyó el atentado, las autoridades sospechan que fue perpetrado por el violento grupo extremista conocido como Lashkar-e-Toiba, presunto autor de los ataques en Bombay en noviembre del año pasado, que se cobraron la vida de más de 170 personas.

Un especialista de la BBC en temas de defensa y seguridad, Rob Watson, dijo que hay varias semejanzas entre lo sucedido en India el año pasado y lo que acaba de ocurrir en Pakistán.

En ambos casos -explica Watson- participaron numerosos hombres armados, que mostraron mucha movilidad, tal vez con el fin de obtener la máxima publicidad posible.

Además, la banda en Lahore llevaba mochilas cargadas con alimentos y agua, como si estuviese preparada para un prolongado sitio, como ocurrió en Bombay.

El ataque contra el equipo de críquet de Sri Lanka ocurrió luego de que el gobierno paquistaní redoblara sus esfuerzos contra ese grupo insurgente y -según nuestro corresponsal- podría interpretarse como una advertencia al Estado de que no avance más sobre ellos.

Hace seis meses, extremistas llevaron a cabo un atentado con bomba contra el hotel Marriot de Islamabad y en el último año cerca de 7.000 personas perdieron la vida en combates entre el ejército y rebeldes islámicos.

Estos controlan actualmente amplias franjas de los territorios tribales en la frontera con Afganistán.

Llega el FBI

El atentado en Lahore se produjo poco antes del arribo a Pakistán del director del FBI estadounidense, Robert Mueller. Este funcionario llegó al país para discutir detalles de la investigación sobre los ataques en Bombay.

Vehículo atacado y miembros de las fuerzas de seguridad
El ataque resultó en la muerte de seis policías y un chofer.
Mientras la credibilidad de Pakistán en la llamada lucha contra el terrorismo está en entredicho, el director ejecutivo del Consejo Internacional de Críquet, Haroon Lorgat, dijo que es muy poco probable que se puedan volver a realizar juegos internacionales en Pakistán en el futuro próximo.

Australia ya se ha negado a enviar un equipo a Pakistán desde los atentados de S-11. Nueva Zelandia, las Antillas, Sudáfrica e India han cancelado o cambiado partidos con Pakistán en los últimos seis años, por temores de seguridad.

De hecho, los jugadores de Sri Lanka se encontraban allí para llenar el vacío dejado por la selección de India, que canceló su gira por el país vecino a raíz de los ataques en Bombay.

Golpe económico

La capacidad del críquet de genera entradas en Asia del Sur no tiene par, como resaltan M Ilyas Khan y Gordon Farquhar, corresponsales de la BBC en Islamabad y de deportes, respectivamente.

El fútbol, la obsesión de tantas naciones, ocupa un segundo lugar.

En términos futbolísticos, Pakistán está clasificado 165 en el mundo, 33 en Asia, y cuando se trata de atraer multitudes, críquet es sin igual.

Lo usan para vender todo: desde crema dental hasta antenas satelitales.

Ahora, los fanáticos no podrán ver partidos internacionales en su suelo.

Para el organismo rector del críquet, el Pakistan Cricket Board (PCB), esto significa que dejara de recibir lo que le cobra a los equipos extranjeros cuando juegan en el país, hasta US$300,000 cada vez.

Además, el PCB gana millones de dólares por los derechos de mercadería a patrocinadores, como bancos o compañías telefónicas, y por derechos exclusivos de transmisión.

Recientemente la PCB le vendió los derechos de televisión a una cadena llamada 10-Sports, de los Emiratos Árabes Unidos: el costo de cuatro años de cobertura era US$42 millones.

Eso, por ejemplo, ahora quedó en entredicho, señalan los corresponsales de la BBC.



NOTAS RELACIONADAS
¿Puede Pakistán con la insurgencia?
04 03 09 |  Internacional
¿Islamabad pierde el control?
03 03 09 |  Internacional
El Ejército de los Puros
08 12 08 |  Internacional
La era del "terrorismo de celebridad"
30 11 08 |  Internacional

VÍNCULOS
El contenido de las páginas externas sugeridas no es responsabilidad de la BBC.




 

banner watch listen