OTROS IDIOMAS
English
Português
mas idiomas
Miércoles, 21 de enero de 2009 - 20:22 GMT
"¡Dios mío, están muertas!"
Jana Beris
Jana Beris
Jerusalén

Una de las grandes tragedias humanas tras la ofensiva israelí en la Franja de Gaza fue la vivida por el médico palestino Izz al-Din Abul Eish, del campamento de refugiados Jebalia, en el norte de ese territorio.

Dr. Izz al-Din Abul Eish
EL Dr. Izz al-Din Abul Eish trabaja tanto en hospitales israelíes como palestinos.
Él, que apoya una solución pacífica al conflicto con Israel y que trabaja como ginecólogo desde hace años tanto en Gaza como en hospitales israelíes, perdió a tres de sus seis hijas (es también padre de dos varones) pocos días antes del alto el fuego, al parecer por el disparo de un tanque israelí hacia el edificio en el que vive.

Israel investiga si la muerte no fue causada por un misil palestino, pero el Dr. Izz al-Din sostiene que la responsabilidad es enteramente de Israel. Desmiente, a su vez, acusaciones israelíes según las cuales francotiradores apostados en su mismo edificio, abrían fuego desde esa residencia civil hacia las tropas israelíes en la zona.

Su caso se convirtió en un verdadero símbolo, tanto por el trasfondo de relación directa con Israel como por el drama que acompañó la tragedia.

Días atrás, el médico se percató de que un tanque estaba apostado cerca de su casa y que el cañón apuntaba en esa dirección. Horrorizado, se comunicó con uno de sus numerosos amigos israelíes, el periodista Shlomi Eldar, del Canal 10 de la televisión israelí.

Su caso se convirtió en un verdadero símbolo, tanto por el trasfondo de relación directa con Israel como por el drama que acompañó la tragedia.

Le contó lo sucedido y le pidió ayuda urgente.

Shlomi contactó de inmediato a su colega Gabi Gazit, quien en un programa en vivo y en directo, se ocupó del tema. El tanque fue retirado del lugar, previas indicaciones claras del lugar de residencia del médico.

Al día siguiente, en medio de una transmisión en vivo desde el estudio, Shlomi Eldar recibió una llamada desesperada del Dr. Abul Eish, en su buen hebreo, diciendo que un proyectil había impactado en su casa y que sus hijas habían muerto.

Shlomi, con el rostro serio, incómodo y la voz entrecortada, con su teléfono celular en la mano, pasó la llamada al parlante y así se oyeron, en vivo y en directo, los gritos desesperados del médico: "¡Están muertas! ¡Dios mío, están muertas!", gritaba y sollozaba, mientras el periodista israelí, que aclaraba continuamente: "No puedo cortar esta llamada", añadía: "Quizás alguien del ejército nos está viendo, quizás puedan mandar ambulancias".

Las autoridades comprendieron rápidamente la dimensión del efecto que el caso había producido, impactando a la opinión pública a través de la televisión.

Se permitió que ambulancias llegaran al lugar y trajeran al Hospital Sheba Tel-Hashomer -donde el propio Dr. Abul Eish trabaja- al médico, su hermano, su hija Shadda y su sobrina. Las jovencitas aún están internadas.

El médico accedió a conversar con BBC Mundo.


Dr. Abul Eish usted se ha convertido en uno de los símbolos de esta guerra....

Créame que no busco algo así. Lo que quiero ahora es que mi hija, mi sobrina, se recuperen. Que todos los enfermos se recuperen. Que nadie pase lo que yo pasé. Lo que quiero decir ahora, es que espero que la sangre de mis hijas no haya sido derramada en vano. Ojalá, al menos, su muerte cambie algo para bien.

Que sean las últimas víctimas...

Las últimas, así es. Que hayan muerto por algo, por el logro de la paz. Y yo me pregunto cuánta injusticia los palestinos podemos vivir... Queremos vivir, sólo eso. Se necesita pensar en forma abierta de una vez. Espero que la sangre de mis hijas haya encendido algo, cambie algo... aunque ya es tarde. Hace años debería haber cambiado algo.

Usted se refiere a algo que va más allá de su tragedia personal, irreversible por cierto. Junto a la condena a Israel ¿tiene además alguna crítica al liderazgo palestino, de Hamas, en la Franja de Gaza?

Yo hice todo lo que pude para mejorar la situación, para mejorar la vida de la gente. Al final, participé en Gaza en las últimas elecciones, como independiente, contra el gobierno, porque yo creo en la gente, en la salud, la educación, en permitir la vida para que recién después se pueda pensar en otra cosa.

El problema es que de afuera miran a la gente en Gaza como terroristas que quieren morir. No quieren ver la otra cara de la moneda.

¿A qué se refiere?

Yo lo digo abiertamente. Condeno a Hamas y condeno el disparo de misiles hacia Israel desde Gaza. Los palestinos decíamos en Gaza que cada cohete nos cuesta más de dos millones de dólares... la gente lo dice, porque todos sabemos a qué llevan, cuál es su resultado.

Dr. Izz al-Din Abul Eish
"No hay alternativa. La única solución es la paz".
Ningún misil en el mundo puede valer eso. Sólo el de Gaza, porque viene luego la reacción por la que hay que pagar. Pero hay gente que no lo ve.

Debemos cambiar nosotros para comprender al mundo. Todos decimos que Hamas debe cambiar. Pero al mismo tiempo, hay que preguntarse por qué Hamas llegó al poder.

¿Cuál es su explicación sobre eso?

Fue un proceso. Todo el mundo condena a los palestinos por el resultado, la victoria de Hamas. Pero hay que pensar por qué ganaron. Por qué llegamos a ese resultado. Nadie quiere abrir los ojos.

El responsable de ese proceso es Israel. Israel salió de Gaza, pero se quedó en la puerta. Se fue y tiró la llave.

Yo no acuso sólo a Israel. Acuso también a los palestinos. Dije en más de una oportunidad: tenemos un problema con Israel, pero tenemos que asumir la responsabilidad por nuestra parte y debemos corregir eso.

Su tragedia personal ¿no ha cambiado su enfoque respecto a cómo se soluciona el conflicto?

No. Tenemos que terminar con esto. Tenemos que aprender de lo que pasó, buscar una solución. No hay alternativa. La única solución es la paz.

¿No es demasiado tarde?

Eso es lo que me preocupaba estas semanas. Hay demasiado odio, pero hay que corregirlo. Quizás, aunque queda una cicatriz, podamos curarla en parte y seguir adelante.

¿Cree que Hamas se ha fortalecido?

Lo que sé es que todavía siguieron disparando. Y Gilad (Shalit, el soldado israelí secuestrado) todavía está ahí. Yo hubiera querido que el primer día lograran liberar a Gilad, lo cual habría sido bueno para todos, para Israel y también para los palestinos. Pero no lo hicieron.

¿Cómo ve usted su vida ahora, su futuro inmediato, su trabajo en Israel?

Ante todo, espero que mi hija y mi sobrina se recuperen.

¿Y usted... qué hará?

Sólo le puedo decir que quienes trataron de matar toda posibilidad de coexistencia y diálogo, se equivocaron. No lo lograron.

¿Usted cree que eso es lo que quería Israel, matar toda posibilidad de coexistencia y diálogo?

Sólo digo ahora que se equivocaron. La voz de la paz hablará más fuerte desde ahora. Mis propias hijas participaban en proyectos especiales por el acercamiento.

Las llevaba a muchos lados en Israel, para que conocieran el otro lado. Las mandé a campamentos en pro de la paz, con chicas judías, en Estados Unidos.

Y ahora siento que esto abrirá los ojos de la gente, que entenderán que no hay más opción que hablar... que prestar atención.



NOTAS RELACIONADAS
¿Cometió Israel crímenes de guerra?
21 01 09 |  Internacional
Israel: retirada de Gaza "completa"
21 01 09 |  Internacional
Ban "abismado" por daños en Gaza
21 01 09 |  Internacional
Posibles crímenes de guerra
20 01 09 |  Internacional
Gaza: 50.000 sin hogar
20 01 09 |  Internacional
Cumbre árabe dividida
19 01 09 |  Internacional
Gaza: Israel se retira, Hamas desafía
19 01 09 |  Internacional

VÍNCULOS
El contenido de las páginas externas sugeridas no es responsabilidad de la BBC.




 

banner watch listen