OTROS IDIOMAS
English
Português
mas idiomas
Martes, 20 de enero de 2009 - 22:46 GMT
Obama vende optimismo
Carlos Chirinos
Carlos Chirinos
BBC Mundo, Washington

Vea el video en otra ventana

¿Cómo obtener flash?

Una multitud silente y atenta contempló en la explanada del Capitolio en el centro de Washington las primeras palabras de Barack Obama como presidente de los EE.UU.

Los más de dos millones de personas que desafiaron los vientos invernales en Washington para ser "testigos de la historia" se retiraron del lugar satisfechos por lo que escucharon y, quizá en buena medida, por lo que no escucharon.

En el discurso inaugural de Obama estuvieron ausentes las referencias a la llamada guerra contra el terror y las preocupaciones sobre las amenazas a la seguridad nacional que caracterizaron al gobierno de George W. Bush.

"En este día, nos reunimos porque hemos escogido la esperanza sobre el miedo, la unidad de propósito por sobre el conflicto y la discordia", empezó diciendo Obama en una alocución que dejó un sabor optimista en quienes le escucharon en directo.

LOS DESAFÍOS DE OBAMA
Tasa de desempleo: 7,2%, la más alta en 16 años.
Las ventas minoristas cayeron por sexto mes consecutivo en diciembre 2,7%.
La venta de autos se desplomó 22,4% por debajo de los niveles registrados hace un año.
La venta de viviendas en noviembre en su nivel más bajo en 17 años.
El déficit de la balanza comercial cayó a 40,4% en noviembre, su punto más bajo en cinco años.
En su discurso aseguró que va a rehacer al país.

"Nos dio esperanzas, por eso ves que todos estamos sonriendo", dijo a BBC Mundo Jessica Rylin, venida de Colorado para asistir al evento.

"Nos inspiró, y eso que no somos estadounidenses", dijo a BBC Mundo, Tina Felten, una austríaca residenciada en Washington.

Contra la realidad... optimismo

Richard Clinton, experto del Departamento de Asuntos Políticos de la Universidad de Oregon, aseguró a BBC Mundo que el discurso fue "una pieza excelente para dar esperanza al público estadounidense" en momentos de crisis económica.

Barack Obama
En este día, nos reunimos porque hemos escogido la esperanza sobre el miedo, la unidad de propósito por sobre el conflicto y la discordia
Barack Obama, presidente de EE.UU.
"Habría sido una oportunidad para criticar fuertemente lo que ha pasado en los últimos 8 años. Al contrario fue muy conciliatorio, muy diplomático", señaló Clinton, quien además asegura que eso destaca la intención del nuevo gobierno de "ver hacia delante"

El problema para Obama es que "adelante" le queda una crisis económica en desarrollo y un país embarcado en dos guerras, polémicas y costosas.

Pese a ello el nuevo presidente supo infundir esperanzas a los estadounidenses, quienes, según las últimas encuestas, le apoya en un 78%, la cifra más alta de presidente alguno en las últimas dos décadas.

La economía primero

En general, había complacencia por escuchar un estilo menos confrontacional que el del ya ex presidente George W. Bush.

Pero como escribía recientemente en un artículo en el Washington Post, Kart Rove, quien fuera el principal asesor Bush, ahora le tocará a Obama darse cuenta que "gobernar no es como hacer campaña".

Muchedumbre en Washington
Se estima que unas dos millones de personas escucharon el discurso presidencial desde la explanada de Washington.
El flamante presidente pareció reconocerlo en sus palabras iniciales cuando dijo que "los desafíos que enfrentamos son reales, son serios y son muchos", al referirse a la crisis económica que recibe y las dos guerras que pelea su país: Afganistán e Irak.

Pero el principal sin dudas, y el que más centra la atención de la opinión pública estadounidense, es la economía que "está muy debilitada, como consecuencia de la avaricia y la irresponsabilidad por parte de algunos", señaló Obama.

Aunque también cuestionó "el fracaso colectivo en tomar las decisiones difíciles" en lo que muchos interpretaron como la voluntad de establecer un mayor control estatal sobre la marcha de la economía.

Si bien eso podría complacer a los liberales que votaron por Obama, también podría ser una medida potencialmente impopular entre los conservadores estadounidenses y mucha gente de negocios.

Menos "terrorismo"

En sus palabras inaugurales no habló en detalle sobre cuál será la política que pondrá en marcha su gobierno, pero dejó la sensación de que la manera de administrar el estado va a ser diferente de la de su predecesor.

El hecho de que Obama sólo se refiriera a la llamada "guerra contra el terror" sólo una vez y sin la belicosidad que caracterizaba a George W. Bush, marca ya una diferencia de estilo

"Nuestro poder solo no nos puede proteger, ni nos da derecho a hacer lo que nos plazca", afirmó en lo que se interpreta como una crítica a la política exterior unilateral del gobierno republicano que invadió Irak en 2003, pese a que no contaba con el apoyo de las Naciones Unidas.

Pero para el profesor Clinton esa única referencia al "terrorismo" fue el "único problema con el discurso":

Barack Obama, George Bush, Joe Biden y Michelle Obama
Se acabó la era Bush.

"No puede llamarse una guerra, esto fue un error desde el principio. Los atentados del 11 de septiembre de 2001 no fue un acto de guerra, fue un crimen internacional. Y usar la metáfora de la guerra fue un error tremendo".

Según Clinton "sólo puede haber guerra entre naciones y no contra algo como el terrorismo, que es una metodología"

A algunos puede preocuparles que el nuevo gobierno relaje a tal punto el control de seguridad que el país se haga nuevamente vulnerable a la acción de grupos extremistas.

En su despedida oficial el pasado jueves, el ex presidente Bush aseguraba que la demostración de la efectividad de su política de seguridad se demostraba con que no hubieran habido nuevos atentados en territorio estadounidense.

EEUU y el mundo

El apoyo por el cambio político que representa Obama también se percibe fuera de las fronteras de los EE.UU. y quizá por eso, Obama parece querer aprovechar ese respaldo para cambiar la mala imagen internacional tiene el país.

Joe Biden siendo juramentado
El vicepresidente Joe Biden será clave en la toma de decisiones sobre política exterior.
"No nos disculparemos por nuestro modo de vida, tampoco saldremos en su defensa", dijo Obama, en lo que se interpreta como el fin de la política de búsqueda de la hegemonía que muchos cuestionaron de la era Bush.

"Para el mundo musulmán, buscamos una nueva vía de ahora en adelante, basado en el interés mutuo y en el respeto mutuo".

La "unilateralidad" que caracterizó a la diplomacia estadounidense en los últimos años ayudó en mucho a deteriorar la imagen internacional de los EE.UU. como reconoció Obama.

"A todos los pueblos y gobiernos que nos están viendo hoy, desde las mayores capitales al pequeño pueblo donde nació mi padre (Kenia): sepan que EE.UU. es un amigo de cada nación y cada hombre, mujer y niño que busca un futuro de paz y dignidad y que estamos listos para ser líderes una vez más", afirmó Obama.



NOTAS RELACIONADAS
Chávez/Obama: ¿primer round?
19 01 09 |  Internacional
La pianista venezolana de Obama
17 01 09 |  Cultura y Sociedad
Una juramentación de lujo
15 01 09 |  Cultura y Sociedad
¿Qué sabe Clinton de América Latina?
13 01 09 |  Internacional
Bienvenida con vigilancia
16 01 09 |  Cultura y Sociedad

VÍNCULOS
El contenido de las páginas externas sugeridas no es responsabilidad de la BBC.




 

banner watch listen