OTROS IDIOMAS
English
Português
mas idiomas
Martes, 20 de enero de 2009 - 18:41 GMT
Obama: oratoria y originalidad
Stephanie Holmes
BBC

Barack Obama
El poder de la palabra: Obama está inspirado en antiguos oradores.

La capacidad oratoria del presidente de Estados Unidos, Barack Obama, su habilidad de capturar e inspirar al público con sus poderosos discursos, ha llevado a algunos escritores a describirlo como el mejor orador de su generación.

¿Cuál es el secreto de su éxito, las palabras que usa, la forma en que las pronuncia, o el cambio histórico que representa?

"Creo que Barack Obama personifica, más que ningún otro político, los ideales de la elocuencia estadounidense", dice Ekaterina Haskins, profesor de retórica en el Instituto Politécnico Rensselaer en Troya, Nueva York.

Los discursos de Obama, indica Haskins, llevan la sombra de sutiles ecos de otros grandes discursos del pasado, conscientemente creando un sentido de la historia, propósito y continuidad.

Fantasmas del pasado

"Ciertamente, él ha estudiado a todos sus predecesores, él esta consciente de la herencia retórica de la que se nutre", explica Haskins. "Claramente, él se ve como un descendiente de Abraham Lincoln y Martin Luther King".

"Está llamando a los fantasmas de líderes anteriores y presidentes que los estadounidenses han aprendido a reverenciar".

ECO DEL PASADO
MARTIN LUTHER KING: Puede ser que yo no llegue con ustedes pero quiero que ustedes sepan esta noche que nosotros como un pueblo vamos a recibir la tierra prometida
BARACK OBAMA: El camino por delante será largo. Nuestra subida será empinada. Tal vez no lleguemos en un año o en un término. Pero, Estados Unidos, nunca he tenido más esperanzas de las que tengo esta noche de que vamos a llegar. Les prometo, que nosotros como un pueblo vamos a llegar
Tras ganar las elecciones, su discurso en Chicago fue el eco de dos de los discursos más famosos en la historia de EE.UU., las palabras que pronunció Abraham Lincoln en Gettysburg en 1863 y las que dijo el asesinado defensor de los derechos civiles, Martin Luther King el día antes de su muerte.

Philip Collins, redactor de discursos del ex primer ministro británico, Tony Blair, no tiene dudas de que Obama le debe su éxito a sus dones oratorios.

"Él ha mostrado el poder de la fuerza retórica brillante", dice Collins, uno de los principales escritores del diario británico Times.

Inicialmente, los discursos de Obama, pigmentados con referencias a ideales como "cambio", "promesa" y "convicción", provocaron la crítica de que les faltaba contenido y política.

Empezó a agregar detalles de política en la medida en que progresó la campaña. Pero su discurso en la Convención Demócrata fue visto como menos encantador por algunos observadores, precisamente debido al número de propuestas concretas que contenía.

Minado por personalidades

Haskins asegura que Obama tiene otras técnicas para evitar la crítica de que su discurso es pura retórica, agregándole profundidad a lo abstracto con sólidas ilustraciones.

"La retórica siempre tiene la connotación de ser sobre apariencias más que realidad, pero él no suena falso. Él juega con las abstracciones que le permiten cierto tipo de maniobra retórica y las llena con ejemplos específicos y concretos", agregó.

Su discurso de victoria, pronunciado en Chicago, canalizó amplias ideas sobre la lucha de una generación a través de los ojos de Ann Nixon Cooper, de 106 años, quien se ha convertido en una celebridad por su propio mérito.

Pero, ¿corre el riesgo la poesía de su campaña de caer cuando se enfrenta al papel más prosaico de ocupar un cargo?

Muchos comentaristas resaltan el discurso "Una unión más perfecta", pronunciado en marzo de 2008 tras el escándalo sobre su antiguo pastor, Reverendo Jeremiah Wright, como uno de los mejores dichos por Obama.

La debilidad de la retórica de Obama hasta ahora es que es muy agradable
Philip Collins, periodista
La evidencia de los incendiados sermones del reverendo Wright amenazaban con perjudicar la candidatura de Obama pero su respuesta pudo responder las preguntas de raza en la sociedad estadounidense con delicadeza.

Fue un discurso que envolvió la experiencia de diferentes razas juntas, expresando un entendimiento de los muy arraigados sentimientos de cada uno y presentándose a sí mismo como la personificación de unidad.

Para Collins, sigue siendo el único discurso, hasta el momento, que no desaparecerá. Los inspiradores discursos de campaña, sin embargo, aunque perfectamente pronunciados, indicó, no ponen a prueba la verdadera medida de un político. Lo que sí lo hace es un discurso que intenta cambiar las opiniones de aquellos que están en desacuerdo.

"La debilidad de la retórica de Obama hasta ahora es que es muy agradable. No hay nada que él diga con lo que se puede estar en desacuerdo. Necesitamos esperar por los grandes momentos, los retos de política exterior, para los grandes discursos de Obama".

"Es el tono"

Sin embargo, sólo hay que imprimir y leer una transcripción de un discurso de Obama y puede ser que se sienta defraudado. Virginia Sapiro, profesora de ciencia política de la Universidad de Boston, piensa que la forma en que él pronuncia sus discursos es tan importante como sus palabras.

"Él se ve siempre en posesión de sí mismo -él es muy calmado, con una paz interior en su entrega que es muy importante".

Su estilo es básicamente de iglesia, es religioso
Philip Collins
Haskins está de acuerdo: "He estado revisando sus discursos textualmente. El texto por sí solo no nos puede decir por qué son tan poderosos. Es la forma en que los pronuncia".

Él puede tener calma, resalta Collins, pero la extensión de su entrega, la forma en que altera su tono y ritmo, se asemeja mucho al de una canción.

"Su estilo es básicamente de iglesia, es religioso: la forma en que saborea algunas palabras y dispara otras, la entonación, el énfasis, las pausas y los silencios", explica.

"Es casi como si cantara, de la misma forma que una prédica es casi como una canción. Toda escritura tiene un ritmo y él lo resalta, entona. Es sobre el tono, no la lírica, en el caso de Obama".



NOTAS RELACIONADAS
Chávez/Obama: ¿primer round?
19 01 09 |  Internacional
La pianista venezolana de Obama
17 01 09 |  Cultura y Sociedad
Una juramentación de lujo
15 01 09 |  Cultura y Sociedad
¿Qué sabe Clinton de América Latina?
13 01 09 |  Internacional
Bienvenida con vigilancia
16 01 09 |  Cultura y Sociedad

VÍNCULOS
El contenido de las páginas externas sugeridas no es responsabilidad de la BBC.




 

banner watch listen