OTROS IDIOMAS
English
Português
mas idiomas
Martes, 20 de enero de 2009 - 17:31 GMT
Obama, presidente de EE.UU.
Carlos Chirinos
Carlos Chirinos
BBC Mundo, Washington

Obama, con la estatua de Abraham Lincoln a sus espaldas

Aunque los termómetros en la capital estadounidense bien pueden estar bajo cero, una temperatura inferior incluso al promedio de la estación según los reportes meteorológicos, el ambiente, el humor de la ciudad, es bastante cálido.

DIA DE POSESION
16:30 GMT: Obama y el vicepresidente, Joe Biden, arriban al Capitolio para la ceremonia oficial. Jura Biden
17:00 GMT: Obama presta juramento y pronuncia su discurso de posesión
17:40: Obama acompaña al ya expresidente George Bush y al exvicepresidente, Dick Cheney, a la ceremonia de despedida
18:25: George W. Bush habla en la base de la Fuerza Aérea Andrews, antes de abordar un helicóptero hacia Texas

Centenares de miles de personas llegaron a la ciudad desde todas partes del país -y hasta del mundo- para presenciar la toma del poder del primer presidente de origen afroamericano en la historia de Estados Unidos, Barack Hussein Obama.

Todos quieren celebrar, "ser parte de la historia", como rezan las camisetas, las vallas publicitarias de bienvenida, los anuncios en prensa y TV, y toda la mercadería que se ofrece en torno al evento de la toma de posesión.

Al mediodía del martes 20 de enero, hora local, en las escalinatas de la fachada oeste del Capitolio, la sede del Congreso, Barack Obama es juramentado como marca la tradición por el presidente de la Corte Suprema de Justicia y con la mano en la Biblia, la misma que usó Abraham Lincoln.

Dios mediante

La juramentación es breve, la misma que con pocas variaciones se repite desde que George Washington la prestara por primera vez en 1789.

Policías vigilando en Washington, 18 de enero 2009
Miles de policías y militares velarán por la seguridad del evento.
Son pocas palabras en las que Obama, como todos sus predecesores, jura cumplir con las responsabilidades del cargo, "con la ayuda de Dios".

Pero la gran diferencia con ocasiones anteriores es la multitud que se concentra en la explanada frente al Capitolio. La policía metropolitana de Washington calcula que hasta dos millones y medio de personas podrían estar en la ceremonia.

Desde el fin de semana centenares de autobuses han ido llegando a la capital estadounidense trayendo personas para presenciar el cambio "histórico" que significa la llegada de un afroamericano al poder.

Desde la tarde del lunes, el centro de la ciudad está cerrado al tráfico en una radio de dos kilómetros, y hasta estacionar automóviles estará prohibido para garantizar el flujo ordenado de la multitud.

Los puentes que cruzan el río Potomac y que comunican con la zona metropolitana de la ciudad, ubicada en el sureño estado de Virginia, también estarán cerrados por razones de seguridad, una preocupación constante desde los atentados de septiembre de 2001.

Altas expectativas

Vea el video en otra ventana

¿Cómo obtener flash?

Lo que por ahora es incontrolable son las altas expectativas que tienen muchos en la llegada de Obama a la Casa Blanca y que se refleja en el altísimo nivel de aprobación del 79%, según encuestas publicadas en la prensa local.

La cifra hace de Obama el mandatario con mayor aprobación de los últimos 20 años.

Para muchos Obama es una doble "esperanza" porque representa el fin de la polémica política conservadora del presidente George W. Bush y porque además simboliza el advenimiento de una nueva era social, racialmente más integrada.

Muchos hablan de un Estados Unidos "post-racial" creado por la elección de Obama, lo que se refleja en encuestas que hablan de cómo muchos piensan que la piel es hoy un asunto menos importante que un año atrás.

El momento es sin duda optimista, pero hay que recordar la historia reciente de este país para notar que cada cierto tiempo -generalmente cada ocho años- EE.UU. se sumerge en un espíritu de "nueva era".

Lo hizo en 1981 con el conservador Ronald Reagan, a quien reconocen haber "rescatado" la majestad de la presidencia, golpeada por la crisis del caso Watergate que acabó con el gobierno de Richard Nixon.

Después vinieron los liberales de Bill Clinton en 1993, para ceder de nuevo el poder en 2001 a los neoconservadores de George Bush.

Cada uno tuvo razones para decretar que se iniciaban "nuevos tiempos", aunque estuvieran condicionados a la lógica de la alternancia bipartidista que caracteriza a la democracia estadounidense.

Santo Obama

Persona con pins de Obama en Washington
Estos días en Washington se puede encontrar de todo con la imagen de Obama.
Sin embargo, en esta ocasión Obama parece encarnar el cambio como pocos de sus predecesores lo han hecho.

Quizá porque son tiempos más problemáticos que de costumbre, con el país en una creciente crisis económica y en medio de dos guerras, con una polarización como pocas veces ha vivido la sociedad estadounidense.

Obama llega con tanto capital político a la Casa Blanca que podría gozar de una larga "luna de miel", de hasta dos años, según las encuestas que indagan cuánto tiempo están dispuestos a esperar los ciudadanos para ver cambios palpables en la conducción del país.

Muchos se dan por satisfechos con la sola consideración de que, casi medio siglo después, las luchas del reverendo Martin Luther King han permitido que Obama llegara al poder.

Y aunque el 44 presidente de EE.UU. no proviene del movimiento de los derechos civiles, ni ha explotado políticamente la carta racial, muchos lo ponen ya en el altar de los héroes por la igualdad racial en EE.UU.

Vea: Obamania

Hasta tal punto que en una de las muchas tiendas que venden la mercadería de Obama está disponible un velón de iglesia con la imagen de San Martín de Porres, un santo negro, con la cara de Obama.

Demostración de la fe, casi religiosa, que muchos tienen en el primer presidente afroamericano de la historia, quien seguramente necesitará ayuda divina y de todo tipo para no defraudar las enormes expectativas.



NOTAS RELACIONADAS
Chávez/Obama: ¿primer round?
19 01 09 |  Internacional
La pianista venezolana de Obama
17 01 09 |  Cultura y Sociedad
Una juramentación de lujo
15 01 09 |  Cultura y Sociedad
¿Qué sabe Clinton de América Latina?
13 01 09 |  Internacional
Bienvenida con vigilancia
16 01 09 |  Cultura y Sociedad

VÍNCULOS
El contenido de las páginas externas sugeridas no es responsabilidad de la BBC.




 

banner watch listen