OTROS IDIOMAS
English
Português
mas idiomas
Viernes, 16 de enero de 2009 - 21:44 GMT
"Perdimos los que queríamos paz"
Rolando Aniceto
Rolando Aniceto
BBC Mundo

Soldados israelíes lanzan gases lacrimógenos a manifestación palestina en el punto de control de  Qalandia

Aunque el objetivo declarado del ejército de Israel en la Franja de Gaza es minar la capacidad militar de Hamas de lanzar cohetes hacia territorio israelí, pocos en ese país lamentarían que tras los combates en el terreno se viera reducida la influencia política del movimiento islámico.

Hamas no sólo ganó las elecciones parlamentarias palestinas en 2007 sino que luego se hizo con el control de la Franja tras expulsar militarmente a Fatah, su eterno rival.

En Cisjordania, Fatah -un movimiento secular que domina la Organización para la Liberación Palestina (OLP) y al que pertenece el presidente de la Autoridad Nacional Palestina (ANP) Mahmoud Abbas- ha seguido negociando con Israel todos estos años y ha sido favorecido por el gobierno israelí, por ejemplo, al momento de liberar prisioneros palestinos.

¿Pero le conviene políticamente a Fatah esta guerra sin cuartel contra Hamas y por lo tanto al proceso de paz que lideraban hasta el año pasado Abbas y Ehud Olmert, el primer ministro israelí?

Para Fayez Sacca, diputado del movimiento Fatah en el Parlamento palestino entrevistado por BBC Mundo, lo que ocurre en Gaza en estos momentos no sólo va en contra del proceso de negociaciones sino que favorece a todos aquellos que -en ambos bandos- priorizan la violencia al diálogo.


Muchos críticos acusan a Fatah de no actuar con claridad y responder con lentitud en este conflicto que enfrenta directamente a su rival político, Hamas, con Israel ¿Nos podría precisar cuál es la posición adoptada por su partido?

Este conflicto es entre la ocupación israelí y el pueblo palestino. Por lo tanto, Fatah y el resto de las organizaciones palestinas no tienen más que seguir denunciando los ataques. Esta vez le ha tocado a la Franja de Gaza. Para nosotros se está cometiendo un crimen de guerra contra nuestro pueblo.

Este ataque posiblemente da fuerza, incrementa la presencia del extremismo, tanto en el terreno palestino como en el terreno israelí, y esto dificulta conseguir una paz justa y duradera

Desde el primer momento, denunciando el ataque, exigimos el cese de la agresión y que se permita al millón y medio de palestinos que vive en la Franja de Gaza asistencia sanitaria y alimentos, ya que sufren una situación indescriptible.

La postura de Fatah es la de la Autoridad Nacional Palestina (ANP) y del resto de las organizaciones palestinas independientemente de las diferencias internas que podemos tener.

Sin embargo, algunos observadores sostienen que la actitud de Mahmoud Abbas, presidente de la Autoridad Nacional Palestina y líder de Fatah, fue percibida como "tibia" sobre todo en los momentos iniciales de la ofensiva israelí.

No es justo que se digan tales cosas.

Mahmoud Abbas presidente de la Autoridad Nacional Palestina
Abbas "denunció muy enérgicamente este ataque contra la Franja de Gaza".
El presidente Abbas ha venido alertando sobre lo que iba a ocurrir en Gaza y alertó a la comunidad internacional y a los países árabes sobre la necesidad de intervenir para que no se produjera este ataque.

Nosotros por todos los medios posibles condenamos desde el primer momento este ataque. El presidente Abbas se desplazó en visitas urgentes a los países árabes limítrofes. Se ha viajado al Consejo de Seguridad de la ONU, donde (Abbas) en su discurso denunció muy enérgicamente este ataque contra la Franja de Gaza.

Hay quienes critican que marchas en Cisjordania hayan sido con controladas con contundencia por fuerzas de seguridad de la Autoridad Nacional Palestina dominadas por Fatah.

En Cisjordania ha habido manifestaciones casi todos los días. Lo que no queremos es que algunos manifestantes, sobre todo gente joven, se acerquen demasiado al ejército israelí que está rodeando a nuestras ciudades, pueblos y aldeas. Queremos evitar más derramamiento de sangre.

Por eso ha habido llamamientos, pero las manifestaciones son libres. No hay restricciones. Sólo se quieren evitar más derramamientos de sangre.

Según agencias de noticias se emplearon gases lacrimógenos contra supuestos simpatizantes de Hamas.

No sé donde se hayan usado gases lacrimógenos. Estoy en Belén, donde no se ha usado ningún medio contra las manifestaciones.

Israel posiblemente ha pretendido con los ataques acabar con lo que quedaba de posibilidad de un arreglo pacífico negociado

Todo lo contrario. Posiblemente ha habido algún conato. Siempre en las manifestaciones ocurre. Lo mismo en Ramala que en Londres: algunos jóvenes se pasan de la raya en su protesta. Entonces, para no alterar más el orden público, se les exige abandonar esta actitud.

Lo que no hay es que permitir arriesgar la vida de nuestro pueblo de forma insensata para servir otros proyectos quizás no tan positivos para nuestra causa.

Usted hablaba de las gestiones de Abbas en los países árabes. No obstante, él no asistió a la cumbre de urgencia sobre Gaza, organizada por Qatar, a la que han acudido una docena de países árabes, además del presidente iraní, Mahmud Ahmadinejad, y miembros de las facciones palestinas.

El emir de Qatar habrá invitado a quien quiso invitar. A ese encuentro ha asistido parte de los representantes de los países árabes y deseamos que de la reunión salga lo mejor.

Pero ningún encuentro puede hablar en nombre del pueblo palestino sin la presencia de sus representantes; y su máximo dirigente electo es el presidente Abbas.

¿Puede aclararnos la postura de Fatah con respecto al lanzamiento de misiles por parte de Hamas desde la Franja de Gaza?

Existe el derecho de cualquier pueblo a la resistencia, que está contemplado en el artículo 51 de la Carta de Naciones Unidas.

Protesta palestina cerca del punto de control de Qalandia, en Cisjordania
"Las manifestaciones son libres. No hay restricciones".
Entendemos que en cada momento se deben medir las posibilidades de cada pueblo, las fórmulas que mejor puedan dar resultados a sus reivindicaciones legítimas.

Encontramos que las acciones de lanzar estos artefactos artesanales o estos misiles que lanzaba Hamas podían dañar los intereses políticos y humanos del pueblo palestino, y advertimos que estos lanzamientos iban a servir de pretexto al ejército israelí para tomar represalia y seguir acusando a la parte palestina de no querer alcanzar un acuerdo entre las dos partes.

Eso es lo que desgraciadamente ha ocurrido. Encontramos que estos lanzamientos dañaban directamente a los intereses de nuestro pueblo y nuestra causa.

¿Cómo responde usted a las opiniones de que Hamas podría salir fortalecido de la actual coyuntura a expensas de la Autoridad Palestina?

Desgraciadamente, esta guerra por la parte israelí tenía varios objetivos. Uno de ellos era debilitar a la Autoridad Nacional Palestina de forma que ellos (los israelíes) no tengan que responder en las negociaciones para cumplir con la Hoja de Ruta y demás acuerdos firmados.

Estos lanzamientos (de misiles desde Gaza) dañaban directamente a los intereses de nuestro pueblo y nuestra causa

Al mismo tiempo, este ataque posiblemente da fuerza, incrementa la presencia del extremismo, tanto en el terreno palestino como en el terreno israelí, y esto dificulta conseguir una paz justa y duradera.

Israel posiblemente ha pretendido con los ataques acabar con lo que quedaba de posibilidad de un arreglo pacífico negociado entre la parte palestina y la parte israelí y, por lo tanto, impedir la creación del Estado palestino soberano y viable en Cisjordania y Gaza.

Tanto el extremismo de una y otra parte van a salir beneficiados y todos los que queremos la paz hemos perdido esta guerra. Asimismo, han perdido la credibilidad la comunidad internacional, Naciones Unidas, Europa. Todos somos perdedores.



NOTAS RELACIONADAS
Gaza, ¿ofensiva en su etapa final?
16 01 09 |  Internacional
Gaza: murió ministro de Hamas
15 01 09 |  Internacional
Gaza: empezó la guerra urbana
15 01 09 |  Internacional
Bolivia rompe con Israel
14 01 09 |  América Latina

VÍNCULOS
El contenido de las páginas externas sugeridas no es responsabilidad de la BBC.




 

banner watch listen