OTROS IDIOMAS
English
Português
mas idiomas
Viernes, 12 de diciembre de 2008 - 15:00 GMT
Zimbabue: historias del cólera
Redacción BBC Mundo

El presidente de Zimbabue, Robert Mugabe, asegura que la epidemia del cólera que afecta el país africano está contenida. Pero Naciones Unidas y la ONG Save the Children advierten que la situación está empeorando.

Entre estas dos posiciones están las millones de personas contagiadas que luchan para sobrevivir en un país a un paso del colapso sistémico, con escasez de alimentos y una hiperinflación que continúan causando estragos.

Para tener una idea de lo que ocurre en Zimbabue, la BBC le pidió a distintos colaboradores en la región que describieran lo que está sucediendo. Haga clic en el mapa a continuación y entérese de la extensión de cólera en ese país.

ChinhoyiHwangeHarareMutareBulawayoMasvingo

La BBC no tiene permiso para reportear desde Zimbabue, por lo que los nombres de algunos colaboradores han sido cambiados para proteger sus identidades.

HARARE: BRIAN HUNGWE
Aguas negras.
Las aguas negras emanan por doquier.

Un olor fuerte te golpea en la cara como una bofetada. A medida que conduces en la localidad de Mbare, en Harare, pasas hoteles y su famoso mercado Mbare Musika.

Las aguas residuales florecen en el mercado, punto de encuentro de los agricultores que venden sus productos.

Más al este, las cloacas alimentan el río Mukuvisi, uno de los principales abastecedores de agua.

Los baños comunales cerca de los hostales que hospedan a cientos de familias se han roto. Como no funcionan las cañerías, las aguas negras fluyen desde el tercer piso para abajo, dejando su rastro en las ventanas.

Y en las paredes de la calle, una gruesa capa de suciedad se ha acumulado durante los últimos meses.

Basura y moscas

Un padre de la parroquia local me comentó que el panorama es la receta para un desastre, y un escándalo sanitario.

"Ahora, hay muchos enfermos adentro en una situación delicada. Ellos no pueden caminar y sus familiares no tienen dinero para llevarlos al hospital, así que están dejados allí", me explica Majorie, una mujer de mediana edad que lleva a un niño a cuestas.

En las calles, pilas de residuos están por doquier con moscas haciendo un festín de la basura.

En este caos, los vendedores ofrecen tomates, mangos y vegetales.

Todavía se pueden encontrar clientes. Algunos compran el producto y se alejan comiendo un mango a lado de las aguas residuales hasta llegar a su hogar.

No hay nada que puedan hacer. En esta crisis, la estadística de gente muriendo de cólera aumenta cada día.

MASVINGO: OWEN CHIKARI

Autoridades sanitarias han declarado que al menos 51 personas han muerto de cólera aquí en Masvingo durante las dos últimas semanas, mientras que se han denunciado más de 1.500 casos.

Niño recogiendo frutas
La escasez de alimentos obliga a la gente a sobrevivir con frutas silvestres.
Existe un temor generalizado de que más vidas se puedan perder ahora que el gobierno se ha quedado sin los medicamentos suficientes para curar a los afectados.

Un médico de la provincia, Julius Chirengwa dijo que "aún cuando la situación parece estar bajo control, la escasez de medicinas así como de personal con experiencia sigue siendo un reto".

La crítica situación de escasez de alimentos está obligando a miles de personas hambrientas a sobrevivir con frutas silvestres, lo que empeora la situación debido a que éstas no son limpiadas adecuadamente.

Miles de pacientes han quedado varados debido a que casi todos los institutos sanitarios gubernamentales están cerrados indefinidamente por falta de financiamiento.

El hospital general de Masvingo, el único centro de referencia de la provincia, también está cerrado.

El superintendente del hospital, Amadiof Shamu, anunció que cerraron todas las salas, por lo que la gente que tenga familiares ingresados debe ir a recogerlos.

"No sé a dónde ir o qué hacer", comenta David Muyaka, un paciente gravemente enfermo a quien le ordenaron que abandone el hospital.

Allí, el personal sanitario está en huelga y se niegan a reanudar sus labores hasta que no les paguen US$2.500 al mes.

Lo mismo ocurre en el sector de la educación, donde las clases terminaron más temprano debido a que los profesores se niegan a seguir trabajando sin cobrar.

Por su parte, autoridades del gobierno niegan que en la última quincena al menos 20 personas han muerto de inanición en la provincia de Masvingo.

No obstante, la legisladora, Tachiona Mharadze, de la circunscripción del oeste advirtió que "la gente es muriendo diariamente por hambre. Más de 20 personan murieron de hambre el mes pasado en mi circunscripción".

Edson Marima, un residente de Gutu, explicó que están viviendo "como animales salvajes porque tenemos que buscar alimento cada día".

MUTARE: DAVID FARIRA

Treinta personas han muerto de cólera aquí en la provincia de Manicaland. Se han informado de al menos 450 casos y las autoridades del gobierno concedieron estar perdiendo la batalla.

Niños llenando una botella de plástico con agua sucia.
En las áreas rurales no está llegando la comida y hay hambruna.
Mientras las personas están luchando contra la amenaza del cólera, miembros de la Armada Nacional de Zimbabue están registrando casa por casa para arrestar a los ciudadanos que tengan en su poder moneda extranjera.

Y los sospechosos de haber dado posada a extranjeros que cruzaron la frontera para comprar diamante también tienen que vérselas con los soldados.

Aquellos que tenían posesión de grandes cantidades de dinero son llevados a la estación de policía, primero, y al campo de diamante Chiadzwa.

Una vez allí, son golpeados y se les obliga a cantar canciones propagandísticas del partido oficialista Zanu-PF y de su líder Robert Mugabe.

"Es una seria violación a los derechos", dice Trust Manda, coordinador regional de los abogados de Zimbabue para los Derechos Humanos.

En zonas rurales, no hay una organización no gubernamental que distribuya comida tras una pobre temporada agrícola.

Sin embargo, la comida destinada para los campos encontró otro camino en los barrios más pobres de zonas urbanas donde se vende a precios prohibitivos.

BULAWAYO: THEMBA NKOSI

El departamento de salud de Bulawayo asegura que hasta ahora sólo se han registrado seis muertes en la ciudad, y éstos -afirma- vienen de otras partes.

Pero estas cifras son rebatidas por doctores y residentes.

El alcalde ceremonial de Bulawayo, Thaba Moyo, dijo que aquellos que murieron de cólera vienen de Beitbridge, localidad fronteriza con Sudáfrica, 380km al sur.

Personal sanitario en huelga.
El personal sanitario está en huelga.
Las autoridades sanitarias en Beitbridge informaron que la cifra de muertes es de 56, pero algunas enfermeras aparentemente le han contado a sus amistades que más de 80 personas han perdido la vida a causa de esta enfermedad, por lo que la pequeña morgue de la localidad está congestionada con cuerpos en estado de descomposición.

Quienes viven en la frontera con la próspera Sudáfrica la cruzan cada día en busca de atención médica en los hospitales de Musina.

La escala de la enfermedad en Matabeleland es menos seria que en Harare.

El cólera es síntoma de una economía colapsada y el sector de la salud.

La crisis ha hecho que muchas escuelas cierren. Una situación que empeora en la medida que profesores desempleados emigran a Botsuana o Suráfrica en busca de trabajo.

Mientras, en las aldeas del sur de ésta región los aldeanos piden más ayuda alimentaria, pues la hambruna aumenta.

CHINHOYI: POTERAI BAKWA

El sistema de salud aquí en la provincia de Mashonaland occidental está colapsando con el cierre del último hospital distrital, de los seis que había.

En el último mes, las enfermeras y doctores más experimentados no han ido a trabajar.

Mujeres cargando agua.
Se teme que con la temporada de llovia haya más contagios de cólera.
"El hospital de referencia es dirigido por estudiantes de enfermería, por lo que no se realizan operaciones", dijo un médico que pidió que no se publique su nombre.

Ellos tuvieron que ir a la huelga después de que los bancos no dejaran retirar el dinero de sus salarios, pues en las entidades financieras hay un límite diario en los retiros no alcanza ni para comprar una barra de pan.

El cólera ha golpeado el centro penitenciario Chinhoyi, donde siete reclusos han muerto.

"Otras 16 personas están en cuarentena en una celda", dijo un guardia de seguridad que tampoco quiere que se publique su nombre por miedo a represalias.

En la localidad de Karoi, a unos 204km al noroeste de Harare, los programas de inmunización para niños menores de cinco años han sido suspendidos.

Profesionales sanitarios en el hospital confirmaron que las vacunas contra la polio, sarampión, tétano, entre otras, tuvieron que suspenderse por falta de medicamentos.

La semana pasada, el oficial sanitario de distrito, doctor Kudzai Zimbidzi, tuvo que realizar un entierro colectivo de 10 cuerpos, debido a que el personal de la morgue se declaró en huelga y ningún familiar los reclamaba.

Mientras que en la rural Zvimba, hogar de Mugabe, los aldeanos están luchando con los burros por las frutas silvestres.

HWANGE: JOEL GORE

La municipalidad de las cataratas Victoria ha prohibido la venta de mangos y pescado como una medida para controlar la propagación del cólera.

Sepultura.
Sepulturas improvisadas se realizan para aliviar las morgues.
El alcalde Nkosinathi Jiyane, advirtió que cualquiera que se descubra vendiendo pescado, fresco o seco, y frutas sería arrestado y multado.

También se formó un equipo de campaña anti cólera y la policía utiliza altavoces para anunciar las precauciones que se deben tomar para evitar que se extienda la enfermedad.

El cólera sido la causa de muerte de una persona en Dete y de cuatro en Hwange a pesar de los anuncios del gobierno de que todo está bajo control.

Algunos residentes de la provincia temen que la enfermedad pueda esparcirse sin remedio cuando empiece la temporada de lluvia, porque las tuberías rotas han sido un quebradero de cabeza para negocios y centros de salud y educación que ahora están inundados de aguas negras.

Por su parte, en Hwange, la policía y autoridades de la reserva forestal están invadiendo hogares en busca de sospechosos de vender carne no inspeccionada.

La operación también afecta a los comerciantes de vegetales que venden sus productos en las calles o en mercados abiertos.

Mientras que los jefes tradicionales, así como líderes políticos y religiosos advierten que la gente se está muriendo de hambre debido a la escasez de comida.



NOTAS RELACIONADAS
Se extiende el cólera en Zimbabue
03 12 08 |  Internacional
Zimbabue: brote de cólera mortal
22 11 08 |  Internacional
Zimbabue: "No hay acuerdo"
10 11 08 |  Internacional
Zimbabue: disputa por ministerios
11 10 08 |  Internacional
Inflación por las nubes
09 10 08 |  Economía
Pacto histórico en Zimbabue
15 09 08 |  Internacional

VÍNCULOS
El contenido de las páginas externas sugeridas no es responsabilidad de la BBC.




 

banner watch listen