OTROS IDIOMAS
English
Português
mas idiomas
Martes, 9 de diciembre de 2008 - 22:00 GMT
FAO: "Diez años perdidos"
Valquiría Rey
BBC, Roma

Niño pobre en Nicaragua       Foto de archivo
Según la FAO, 51 millones pasaron hambre en América Latina y el Caribe en 2007.

El alza de los precios de los alimentos prácticamente revirtió todo el trabajo de los últimos diez años para reducir el hambre en América Latina y el Caribe, según un informe divulgado por la Organización de Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO).

De acuerdo al informe "El estado de la inseguridad alimentaria en el mundo", 51 millones pasaron hambre en América Latina y el Caribe en 2007, casi el mismo nivel de 1997, cuando había 51,8 millones en esa condición.

Este aumento ocurrió a pesar de que América Latina y el Caribe fue señalada en el documento como la región que más iniciativas presentó para reducir el hambre en el período de 2002 a 2005 -antes de la ola de aumentos de precios- cuando la cifra había caído a 45,2 millones.

A nivel mundial, la reciente crisis global de los alimentos colocó, en apenas un año, a más de 40 millones de seres humanos en los niveles de desnutrición.

Según estimaciones de la FAO, el número de personas desnutridas en el planeta pasó de 923 millones en 2007 a 963 millones en 2008.

Crisis global

El informe, que es el noveno de este tipo desde la Cumbre Mundial sobre la Alimentación realizada en 1996, advierte que la actual crisis económica y financiera podría llevar a más personas a padecer hambre y pobreza el próximo año.

Los precios de los alimentos han bajado a nivel mundial desde principios de 2008, pero este descenso no ha solucionado la crisis alimentaria en muchos países pobres
Hafez Ghanem, director general adjunto de la FAO

"Los precios de los alimentos han bajado a nivel mundial desde principios de 2008, pero este descenso no ha solucionado la crisis alimentaria en muchos países pobres", dijo el director general adjunto de la FAO, Hafez Ghanem, en Roma, sede del organismo.

"Para millones de personas en los países en desarrollo, comer la cantidad mínima de comida para llevar una vida activa y sana es un sueño lejano", señaló.

"Las causas estructurales del hambre, como la falta de acceso a la tierra, crédito o empleo, combinados con los altos precios de los alimentos, continúan siendo una triste realidad", añadió.

Altos precios

A pesar de la reducción registrada en 2008, los precios de los principales cereales siguen siendo elevados, en comparación con años anteriores: el índice de la FAO de los precios alimentarios era un 28% más alto en octubre de 2008, en relación con el mismo mes de 2006.

Persona con una espiga
Los precios de los principales cereales siguen siendo elevados, dice la FAO.

"Si los precios más bajos y la escasez de crédito asociada a la crisis económica fuerza a los agricultores a plantar menos comida, podría desencadenarse otra caída dramática de precios el año que viene" dijo Ghanem.

El funcionario señaló que el objetivo de la Cumbre Mundial sobre la Alimentación de reducir a la mitad el número de personas hambrientas en 2015 requiere un fuerte compromiso político e inversiones en los países pobres de al menos US$30.000 millones anuales, con el fin de garantizar la seguridad alimentaria y reactivar el sector agrícola, por largo tiempo relegado, de los países más afectados.

"La crisis ha afectado principalmente a los más pobres, los sin tierra y las familias encabezadas por mujeres", explicó el director general adjunto de la FAO.

"Reducir en 500 millones el número de hambrientos antes de 2015 requerirá un esfuerzo global enorme y medidas concretas", agregó.

"Posibilidad remota"

Los dirigentes de la FAO reconocen que cumplir con la meta fijada para 2015 es una posibilidad remota, ya que sólo faltan siete años.

Actualmente, la gran mayoría de las personas desnutridas en el mundo -907 millones- viven en países en desarrollo.

De ellas, el 65% están en India, China, República Democrática del Congo, Bangladesh, Indonesia, Pakistán y Etiopía.

En África subsahariana, una de cada tres personas (236 millones en 2007) padecen de hambre crónica.

Según el informe, se trata de la proporción más alta de desnutridos en relación con la población total.

Conflicto interno

La mayor parte del aumento del número de hambrientos tuvo lugar en la República Democrática del Congo, debido al persistente conflicto interno, que se propagó aún más en el país.

Reducir en 500 millones el número de hambrientos antes de 2015 requerirá un esfuerzo global enorme y medidas concretas
Hafez Ghanem, FAO

En el período 2003-2005, la cifra de desnutridos en esa nación africana pasó de 11 millones a 43 millones, lo que representa un salto del 29% al 76%.

Los países del Medio Oriente y de África del Norte generalmente presentan los niveles más bajos de desnutrición en el mundo.

La FAO admite que si se mantienen las tendencias presentadas en este informe, no se logrará nada de lo prometido durante la cumbre alimentaria que se celebró en Roma, en junio de 2008, con vistas a reducir en la mitad el número de hambrientos antes de 2015.

También señala que la actual crisis económica puede deteriorar todavía más la situación de hambre en el mundo, en la medida en que alcance a un mayor número de países.



NOTAS RELACIONADAS
Diez millones más de pobres
31 05 08 |  Economía
La ONU consigue el dinero
24 05 08 |  Economía
Se acabó la comida barata
22 05 08 |  Economía

VÍNCULOS
El contenido de las páginas externas sugeridas no es responsabilidad de la BBC.




 

banner watch listen