OTROS IDIOMAS
English
Português
mas idiomas
Martes, 9 de diciembre de 2008 - 13:12 GMT
Cuando los griegos dicen "no"
Malcolm Brabant
BBC, Atenas

Bandera griega

Las manifestaciones que se extendieron como un reguero de pólvora por toda Grecia durante los últimos días y que no dan señal de aplacarse traen a colación la razón de que el día más importante en el calendario nacional es el "Oxi" o "No".

El día "Oxi" conmemora el 28 de octubre de 1940, cuando el líder griego Ioannis Metaxas usó esa única palabra para responder al ultimátum de Benito Mussolini, que quería que Atenas le permitiera a Italia invadir Grecia.

Con ese "no" entraron en la II Guerra Mundial.

Carteles que dicen Oxi, con bandera griega al fondo
Oxi es una palabra tremendamente significativa.
Y es que cuando los griegos dicen "no", lo dicen en serio.

La rebelión es algo profundamente arraigado en la psique griega. Los estudiantes y colegiales que ahora están sitiando estaciones de policía e intentando derrocar al gobierno están efectuando un rito de paso.

Aunque pertenezcan a la generación del iPod, son los herederos de una tradición que se remonta varios siglos atrás, cuando unas monjas prefirieron morir lanzándose al vacío desde sus conventos en las montañas que someterse a los deseos de los invasores turcos otomanos en Grecia.

Prohibido el paso

El centro de esta rebelión decembrina es el Politécnico de Atenas, desde donde estudiantes salen a la calle con carretillas y carritos de supermercado para recoger y reciclar las piedras y los pedazos de mármol usados en los disturbios del día anterior.

Santuario improvisado
"Alexandros - Venganza", se lee en el martillo que marca el lugar donde cayó el joven.
El politécnico es un potente símbolo de la rebelión moderna.

El 17 de noviembre de 1973, tanques de la dictadura militar impuesta en 1967, abatieron el portón y las rejas de hierro del recinto universitario para reprimir un levantamiento contra los coroneles.

No se sabe cuál fue el saldo preciso de víctimas, pero se cree que al menos 40 personas murieron.

El sacrificio del politécnico fue tan significativo que los arquitectos de la nueva Constitución de la Grecia postdictadura incluyeron el derecho de asilo, que prohíbe que las autoridades entren a las escuelas y universidades.

Ello explica que sean centros de estudio los trampolines de la actual ola de violencia y también explica por qué las ciudades universitarias son escenario de muchas de las manifestaciones.

Además, a los estudiantes y pupilos virtualmente se les ha dado carta blanca para que sigan protestando, pues sus profesores declararon una huelga de tres días.

"Fuera de control"

Explosión en Grecia
Algunos piensan que lo que se prendió, no se extinguirá pronto.
A pesar de que muchos de los que están saliendo a las calles a expresar su descontento y furia hoy en día no habían nacido cuando los tanques se llevaron por delante las puertas del politécnico, la lección del martirio de los estudiantes es un componente clave de la asignatura de democracia en el curriculum de todos los niños griegos.

El desprecio latente de los griegos por la policía, que ahora estalló como un volcán, tienen sus raíces en la dictadura, cuando los policías era considerados como traidores que usaban amenazas y violencia para hacer cumplir los deseos de los coroneles.

La muerte de Alexandros Grigoropoulos, de 15 años de edad, a manos de un policía de 37 años de edad y con experiencia ha precipitado una ola de violencia no vista desde la dictadura.

Pero es prematuro equiparar los disturbios en Grecia con el levantamiento en París en 1968.

Tampoco se sabe aún si las manifestaciones tienen el potencial de provocar la caída del poco popular gobierno conservador del primer ministro Kostas Karamanlis.

Manifestación del lunes en Grecia
En las manifestaciones, los carteles decían "Hora de botarlos", refiriéndose al gobierno.
Para Nicos Konstandaras, el director del Kathimerini, uno de los diarios más respetados de Grecia, "la sangre de Grigoropoulos servirá para amarrar quejas dispares en una plataforma de furia justificada contra todos malestares sociales".

"Rápidamente se convertirá en una bandera conveniente para cualquiera que tiene cualquier rencilla contra el estado, el gobierno, el sistema económico, potencias internacionales, el capitalismo, etcétera".

"Si ya parecía que Grecia era difícil de gobernar, ahora estará fuera de control", predijo.



VÍNCULOS
El contenido de las páginas externas sugeridas no es responsabilidad de la BBC.




 

banner watch listen