OTROS IDIOMAS
English
Português
mas idiomas
Martes, 18 de noviembre de 2008 - 12:06 GMT
Los piratas viven "la vida loca"
Redacción BBC Mundo

"Ellos se casan con las mujeres más hermosas, construyen las casas más grandes, andan en automóviles nuevos y tienen las últimas armas", dice Abdi Farah Juha, un poblador de Garowe.

Embarcación pirata
Las naves piratas no tendrán el mismo glamour que en el pasado pero el negocio sigue siendo atrayente.
Si Abdi viviera en Colombia o en México uno pensaría que "ellos" son narcotraficantes. Si fuera el sur de Italia apostaríamos por la mafia siciliana o la camorra napolitana.

Pero no, Garowe es la capital de Puntland, la región de Somalia donde crece el producto más exitoso de este país escaso de éxitos: los piratas.

"Ellos tienen dinero, tienen poder y se vuelven más fuertes cada día", agrega Abdi con rabia o tal vez con envidia. En una nación saqueada por 17 años de guerra civil donde casi la mitad de la población necesita ayuda internacional para poder alimentarse, la luz de la piratería brilla más que el oro.

La mayoría de "ellos" son jóvenes, entre 20 y 35 años, y han entrado en el antiguo negocio de secuestrar barcos por la misma gloria y el mismo dinero que movía a los corsarios del Caribe, que se hicieron famosos en La Habana, Kingston y Cartagena.

Con un promedio de $2.000.000 por rescate, las naves que surcan el Golfo de Adén no sólo se han vuelto una presa codiciable, sino también una ambición que amalgama tres grupos muy diversos, como explicó a la BBC el experto en Somalia Mohamed Mohamed.

  • Ex pescadores, considerados el cerebro de cada operación gracias a su conocimiento del mar (la mayoría de ellos perdieron sus trabajos cuando los sistemas de pesca tradicional no pudieron competir más con la pesca ilegal de arrastre en aguas somalíes)

  • Ex guerrilleros, el "músculo" detrás de cada secuestro, curtidos en la violencia del conflicto de clanes, una especialidad de la casa

  • Los nerds, expertos tecnológicos que controlan todo el equipamiento necesario para ser un pirata moderno: teléfonos satelitales, GPS, y armamento de avanzada

De última moda

Como explica el colaborador de la BBC en Puntland, Ahmed Mohamed Ali, el beneficio de la piratería es lo que ha logrado mantener a estos actores juntos, en una nación que se caracteriza por sus sangrientas divisiones.

El periodista indica que rara vez se producen enfrentamientos entre ellos, no suele haber piratas heridos y él personalmente jamás ha informado de ningún cadáver encallado en las costas de esta región.

La piratería (en Somalia) se ha vuelto en muchos aspectos socialmente aceptada. Los piratas están de moda
Abdi Farah Juha, poblador de Garowe
Por eso no sorprende que cuando comenzaron a circular rumores de un intercambio de disparos entre los secuestradores del MV Faina (el barco ucraniano que cargaba 33 tanques de guerra rusos capturado en octubre), fueron los mismos delincuentes los que se encargaron de desmentir tales injurias.

"Aquí todo el mundo está feliz. Estamos disparando al aire para celebrar el Eid (fiesta musulmana)", dijo el vocero de los piratas, Sugule Ali, al servicio somalí de la BBC.

Motivos para estar felices no les faltan. Según la consultora británica Chatham House, los piratas somalíes se habían alzado hasta octubre de 2008 con unas ganancias anuales de US$30.000.000 en rescates.

Dinero suficiente para pagar por armas en la otra orilla del Golfo de Aden (la mayoría del armamento pirata proviene de Yemen) o en Mogadiscio, capital del país. O para casarse con una, dos o tres hermosas mujeres de los clanes más pobres de la región.

Aunque Somalia no es el único país en el mundo que exporta piratas hacia alta mar (Indonesia sigue liderando el ranking de esta práctica delictiva y en Nigeria los ataques van en aumento), en pocos lugares del mundo ha generado tal fenómeno social como en esta empobrecida y anárquica nación.

Como dice Abdi Farah Juha, aquel poblador de Garowe, "la piratería (en Somalia) se ha vuelto en muchos aspectos socialmente aceptada. Los piratas están de moda".

El lado obscuro de la fama

Pero aunque muchos jóvenes de Puntland, sin ninguna perspectiva de trabajo ni de estudios, son fácilmente atraídos por esta moda, algunos pobladores de la región se atreven a criticar en voz alta las desgracias que ha acarreado la piratería a su región.

Buque de guerra y helicóptero militar alemán
Los piratas han obligado a reforzar la seguridad en el Golfo de Adén.
"Los piratas tienen un impacto muy negativo en muchos aspectos de nuestra vida", señala a la BBC Mohamed Hassan, otro habitante de Garowe.

Hassan destaca, para empezar, la inestabilidad que provocan "cientos de hombres armados" que viajan desde otros puntos del país para sumarse al boom económico del secuestro marítimo.

Este vecino de Garowe también se queja de lo cara que se ha vuelto la vida para aquellos que no renuncian a la idea de un trabajo honesto y un salario, debido a "la enorme cantidad de dólares estadounidenses" que han inyectado los piratas en la economía local, provocando fluctuaciones en los precios más feroces que las corrientes del Oceáno Índico.

Además, "ellos promueven el uso de drogas, el consumo de khat (un estimulante que mantiene a la persona alerta), de achís y de alcohol", concluye Hassan.

"Ellos" son los piratas, los protagonistas de la única industria que crece en un país olvidado por todos menos por la violencia, el hambre y la miseria.



NOTAS RELACIONADAS
Piratas al acecho
06 11 07 |  Internacional
"Tiroteo" entre piratas
30 09 08 |  Internacional
Aumenta presión a piratas somalíes
29 09 08 |  Internacional
Destructor tiene a piratas en la mira
29 09 08 |  Internacional
Sarkozy contra los piratas
16 09 08 |  Internacional
Somalia: liberan a pesquero español
26 04 08 |  Internacional
"Temí por mi vida"
08 01 08 |  Internacional

EN OTROS SITIOS BBC

VÍNCULOS
El contenido de las páginas externas sugeridas no es responsabilidad de la BBC.




 

banner watch listen