OTROS IDIOMAS
English
Português
mas idiomas
Viernes, 7 de noviembre de 2008 - 03:46 GMT
¿Qué harán los republicanos?
Matthew Price
BBC

Republicanas escuchando los resultados de las elecciones en Ohio.
La noche del 4 de noviembre fue dolorosa...

Parado en medio de una multitud de varios cientos de republicanos, bajo el sol otoñal, en algún lugar entre Toledo y Cleveland la semana pasada, entendí por qué sus líderes no lograron difundir su mensaje.

Yo estaba -para parafrasear al ex secretario de Defensa Donald Rumsfeld- en "el Estados Unidos viejo".

La multitud que me rodeaba era predominantemente mayor o anciana. Era gente nacida en una era distinta.

En contraste, el "EE.UU. de Barack Obama" le da la impresión a sus seguidores de ser un sitio diverso y progresista.

Es por ello que ahora los republicanos tienen que luchar para convertir una vez más a su partido en uno de ideas nuevas.

Para ser justos, la derrota no fue tan aplastante como muchos predijeron para los republicanos.

El capitolio
...pero al final las pérdidas en el Congreso no fueron tan grandes.
Perdieron apoyo en todas las regiones, perdieron Virginia y en los suburbios.

Pero mantuvieron el voto popular y tuvieron menos pérdidas de lo que muchos temían en el Congreso, particularmente en la Cámara de Representantes.

No obstante, sólo hay que leer cualquiera de los muchos blogs republicanos para constatar que la introspección ya comenzó.

Incluso antes de la última semana de campaña, los republicanos veteranos ya estaban planeando una reunión para discutir cuál debe ser el camino a seguir.

"Perdamos o ganemos", dijeron, pero uno presentía que ya sabían que iban a perder.

Más de un problema

Los problemas de los republicanos son varios.

Los electores jóvenes favorecieron a Obama, así como los latinos. Los dos grupos representan grandes sectores del electorado en los próximos años.

El editor ejecutivo del Weekly Standart, Fred Barnes, identifica dos fracasos.

Guarda estadounidense en la frontera con México.
Los antiimigrantes ayudaron a que se perdiera el voto latino.
"El primero es la imagen del partido, que ha sufrido por la impopularidad del presidente, los escándalos en el Congreso y por ser un partido que los medios consideran demasiado conservador".

"El otro es ese estado de ánimo político amargo causado por la debilidad de la economía, la crisis financiera y la sensación que la nación está yendo por mal camino".

Una posible respuesta a los problemas del partido, piensa Barnes, "podría ser la de elevar a los moderados a posiciones de liderazgo".

Pero los moderados no serían la solución desde el punto de vista de las bases del partido.

Sólo hay que ver cuán problemática fue para su candidato, John McCain, la elección de su compañero de fórmula.

Él quería o al ex senador demócrata Joe Lieberman o al senador Tom Ridge, que apoya el derecho a la privacidad, por lo que no se opone al aborto.

Ninguno fue considerado "aceptable" para las bases del partido y, al final, lo forzaron a aceptar a la conservadora Sarah Palin.

Rumores de "guerra civil"

En la blogosfera se habla mucho de la posibilidad de una guerra civil republicana.

La palabra Jesús tatuada en la pierna de un prolife.
Hay una facción de los republicanos cuya prioridad es prohibir el aborto.
El partido es diverso.

Es un techo que cobija a un enorme grupo de los social-conservadores, cuya meta prioritaria en términos políticos es proteger a los nonatos; los fiscal-conservadores, quienes quieren que el partido se enfoque en las tasas de impuesto; los neoconservadores, que abogan por ataques militares preventivos; los antiinmigración, que contribuyeron en la pérdida del voto latino.

Larry Sabato, un científico político de la Universidad de Virginia, piensa que "habrá una explosión e implosión en el partido Republicano".

La batalla, algunos piensan, será entre los conservadores económicos y los guerreros culturales.

Palin podrían liderar los esfuerzos de la facción de los conservadores culturales para controlar el partido en 2012 en una batalla contra los republicanos que buscan un planteamiento más centrista.

Desastre espantoso

Hay quienes no son tan apocalípticos. Phillip Klein, de la revista American Spectator, escribió el día después de las elecciones que "Estados Unidos no es un país tan conservador como parecía en 2004 y no es tan liberal como parece esta mañana".

En todo caso, como me dijo, poco antes de la derrota en las urnas, un viejo amigo y aliado político de McCain, muchos sienten que el partido Republicano está en medio de un desastre espantoso.

Símbolo del Partido Republicano
Quizás sólo se necesita un buen líder, no tantos golpes de pecho.
Uno de los jefes de los republicanos en Arizona, Wes Gullett, piensa que el partido perdió el norte.

Dice que el partido Republicano de Abraham Lincoln tenía alma pero que ahora la perdió.

Necesitan volverla a encontrar.

Otros, sin embargo, creen que en la victoria de Barack Obama hay esperanzas para los republicanos.

Como alega Roger Simon, del diario Politico, "la victoria de Obama no marca un cambio de ideología en este país; Barack Obama hizo que la gente se sintiera bien votando por él".

"¿Es el fin del partido Republicano? No, y aunque pasará por las típicas reevaluaciones angustiosas de después del evento, el remedio quizás sea mucho más sencillo de lo que ahora parece".

"Los republicanos están a sólo un líder convincente de volver a ganar la carrera".



NOTAS RELACIONADAS
Desigualdades raciales, más allá del voto
05 11 08 |  EU_elecciones08
Triunfo de Obama frena la bolsa
06 11 08 |  Economía
El mundo reacciona
05 11 08 |  Internacional
McCain reconoce derrota
05 11 08 |  Internacional
Demócratas triunfan en el Congreso
05 11 08 |  Internacional

VÍNCULOS
El contenido de las páginas externas sugeridas no es responsabilidad de la BBC.




 

banner watch listen