OTROS IDIOMAS
English
Português
mas idiomas
Jueves, 11 de septiembre de 2008 - 15:41 GMT
Los ecos de la crisis de Georgia
Jonathan Marcus y Steven Eke
BBC

Rusos dan la bienvenida al buque Moskva tras participar en la operación militar en Georgia.
Buque ruso a su llegada tras participar en la operación militar en Georgia.

La intervención militar rusa en Georgia ha tenido un dramático impacto en la región.

Por ejemplo, ha dado empuje a los esfuerzos de Turquía para convertirse en un importante país mediador. La reciente visita a Armenia del presidente turco, Abdullah Gul, es sólo parte de un plan más amplio para estabilizar la región.

Y con Rusia ahora jactándose de un anunciado ejercicio naval con Venezuela, queda claro que el impacto de la crisis en Georgia va mucho más allá del Cáucaso. Sin embargo, algunas señales pueden ser engañosas.

Desde el Cáucaso a Medio Oriente y más allá, hasta el Caribe, los murmullos de la crisis en Georgia se esparcen por el mundo.

Turquía -un país miembro de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) y vecino de Georgia- no quiere que se le condene a una confrontación indeseada con Rusia y por ello realiza esfuerzos para lograr la firma de un Pacto de Cooperación y Estabilidad en el Cáucaso.

Precisamente este pacto ya ha llevado al presidente turco a un viaje sin precedentes al enemigo histórico de su país, Armenia.

Medio Oriente

Refugiados georgianos en Gori, situada a 80 kilómetros de la capital de Goergia, Tiflis
El conflicto sumió a los georgianos en un estado de introspección.
El Medio Oriente, en un sentido más amplio, ya ha reaccionado a los eventos en Georgia.

Israel parece estar reevaluando sus lazos militares con Tiflis, pues está preocupado por que éstos puedan incentivar una venganza rusa vendiéndole armas a Siria por adelantado.

Los sirios se han apurado en busca del respaldo de Rusia, quizás esperando resucitar la cercana relación que existía entre Damasco y Moscú durante la Guerra Fría.

Incluso antes de la crisis en Georgia, los rusos -molestos ante los planes estadounidenses de instalar un escudo antimisiles en Europa central- ya enviaban señales de que podrían intensificar sus relaciones militares con Cuba.

Ahora, a raíz del despliegue naval de EE.UU. en el Mar Negro, Moscú ha optado por enviar uno de sus barcos de guerra más grandes - un crucero de batalla de propulsión nuclear acompañado de una pequeña flotilla- al Caribe para realizar ejercicios navales conjuntos con la Armada venezolana.

Todo parece ser parte de un trailer para una nueva película sobre la Guerra Fría pero, en gran medida, actualmente Rusia sólo está enviando señales de advertencia.

Hasta ahora, Moscú se ha negado a venderle a Siria armas que puedan despertar preocupación en otros países.

Y muchos expertos consideran que el propósito de Rusia en todo esto es reafirmar su poderío cerca de casa y no renovar tensiones globales.

Guerra informativa

Entretanto, nuevos acontecimientos tuvieron lugar en Georgia, donde un creciente número de personalidades criticaron al presidente Mijaíl Saakashvili.

Automóviles de la Cruz Roja pasan por puntos de control rusos en la población georgiana de Gori
Turquía realiza esfuerzos por lograr un pacto de estabilidad en el Cáucaso.
Revelaciones sobre la supuesta intervención de Saakashvili en las operaciones militares han sido criticadas por su falta de profesionalismo.

Tras el conflicto con Rusia, Georgia parecía estar unida en torno a la figura de su presidente.

Pero la derrota de Georgia -y probablemente la irrevocable pérdida de territorio- sumió a la nación en un estado de introspección.

Poco a poco, la atmósfera parece endurecerse. Esta semana, el líder del opositor partido "Nueva Derecha", David Gamkrelidze, hizo un llamado a Saakashvili para que renuncie a su cargo.

Gamkrelidze acusó al presidente de tener responsabilidad directa en lo que denominó las "catastróficas consecuencias" del conflicto.

Gamkrelidze acababa de llegar de una visita que realizó a EE.UU. para entrevistarse con importantes líderes de opinión.

Carta abierta

Poco antes, más de 80 intelectuales, académicos y organizaciones no gubernamentales, publicaron una carta abierta en un importante periódico.

Soldado ruso en un puesto de control ubicado a 7 kilómetros al noroeste de Gori
Los georgianos no pueden ver todavía los canales de noticias rusos.
La misiva decía que había llegado el momento de formular las preguntas difíciles.

Uno de los signatarios sugirió que Saakashvili debería explicar sus fracasos políticos y de estrategia.

Otros advirtieron sobre la posibilidad de que él se vea tentado a silenciar las críticas en Georgia.

Los signatarios se negaron a suscribir un plan nacional de recuperación denominado la Carta de Políticos de Georgia.

El documento fue una propuesta del partido de Saakashvili, el Movimiento Nacional, pero algunos grupos opositores lo han desestimado ya que señalan que es propaganda dirigida más a rehabilitar al presidente que a defender al país.

Entretanto, sigue la guerra informativa. Georgia aún bloquea el acceso a las páginas en internet rusas. Las restricciones sobre la televisión rusa han disminuido parcialmente. Mientras los georgianos ya pueden ver programas culturales y de entretenimiento rusos, los canales de noticias aún no pueden transmitir.



NOTAS RELACIONADAS
Rusia se quedará en Georgia
09 09 08 |  Internacional
Cauteloso optimismo de Georgia
09 09 08 |  Internacional
Nicaragua apoya a Rusia
05 09 08 |  Internacional
EE.UU. condena a Rusia por Georgia
04 09 08 |  Internacional

VÍNCULOS
El contenido de las páginas externas sugeridas no es responsabilidad de la BBC.




 

banner watch listen