OTROS IDIOMAS
English
Português
mas idiomas
Martes, 9 de septiembre de 2008 - 09:16 GMT
Cauteloso optimismo de Georgia
Redacción BBC Mundo

Mijaíl Saakashvili
Saakashvili reiteró que las fuerzas rusas deben abandonar las dos regiones separatistas.

El presidente de Georgia, Mijaíl Saakashvili, recibió con beneplácito el acuerdo aceptado por Rusia de retirar, para mediados de octubre, sus tropas de los alrededores de Osetia del Sur y Abjasia.

Saakashvili dijo que se había dado un "paso importante", pero reiteró que las fuerzas rusas también tienen que abandonar las dos regiones separatistas.

"Georgia nunca abandonará una parte de su soberanía, una parte de su territorio", subrayó el mandatario.

La medida de retirar las tropas fue anunciada este lunes en Moscú, tras la reunión que sostuvieron los presidentes de Rusia, Dimitri Medvedev, y de Francia, Nicolas Sarkozy.

Sarkozy y Medvedev también acordaron que 200 observadores de la Unión Europea (UE) viajen a la región separatista de Osetia del Sur en el plazo de un mes.

"Ya hemos conseguido que la tropas rusas se retiren según un calendario acordado", apuntó Sarkozy.

Medvedev, por su parte, aseguró que Rusia está cumpliendo cabalmente con los términos del cese el fuego negociado por Sarkozy, pero dijo que el gobierno georgiano no lo está haciendo.

El presidente ruso añadió que Georgia está tratando de reforzar su capacidad militar y que Estados Unidos le está ayudando.

Presión diplomática

Sarkozy viajó a Moscú con la misión de presionar al gobierno de Rusia para que cumpla todos los puntos del cese el fuego.

Dimitri Medvedev (dcha) y Nicolas Sarkozy
El anuncio del retiro de tropas se efectuó tras la reunión que sostuvieron Sarkozy y Medvedev.

Sarkozy, en su calidad de presidente de la UE, estuvo acompañado por el presidente de la Comisión Europea, José Manuel Barroso, y del jefe de relaciones internacionales de la UE, Javier Solana.

Los tres altos funcionarios también viajarán a Georgia para sostener conversaciones con el presidente Mijaíl Saakashvili.

Hace exactamente un mes que las fuerzas rusas entraron a Georgia para repeler un intento georgiano de retomar el control de la región separatista de Osetia del Sur.

Desde Tskinvali, la capital de Osetia del Sur, el corresponsal de la BBC, Rupert Wingfield-Hayes, dijo que el ejército ruso mantiene el control absoluto de Osetia del Sur y de otro amplio sector de territorio georgiano.

Rusia ha declarado una zona de seguridad que llega hasta 70 kilómetros de la capital georgiana, Tiflis. Esta zona está ocupada por tanques y artillería pesada rusa.

Aldeas destruidas

Nuestro corresponsal afirma que "en la carretera sur desde la frontera rusa en Osetia del Sur no queda una sola aldea georgiana que no esté en ruinas".

En la carretera sur desde la frontera rusa en Osetia del Sur no queda una sola aldea georgiana que no esté en ruinas
Rupert Wingfield-Hayes, corresponsal de la BBC

"Las casas, las tiendas e incluso las escuelas han sido sistemáticamente saqueadas y quemadas".

"En una aldea las casas georgianas habían sido destruidas con motoniveladoras", explicó Wingfield-Hayes.

Nuestro corresponsal ha visto a grupos de surosetios saqueando las propiedades georgianas destruidas.

"Los georgianos son unas bestias y quiera Dios que no regresen", le dijo una mujer a la BBC.

Wingfield-Hayes señala que nada parece indicar que Rusia vaya a cumplir de inmediato las demandas europeas de que retire a sus soldados a sus posiciones antes del conflicto, según los términos del cese el fuego.

Derechos humanos

Paralelamente, Georgia inició una acción legal ante la Corte Internacional de Justicia para detener lo que considera limpieza étnica por parte de las fuerzas rusas, a las que acusa de buscar la expulsión masiva de georgianos de las regiones de Abjasia y Osetia del Sur.

Soldados rusos en Georgia
Rusia ha declarado una zona de seguridad que llega hasta 70 kilómetros de la capital georgiana.

Tiflis acusa a Moscú de violar los derechos humanos y le solicitó al tribunal de La Haya que ordene medidas de protección urgentes.

La corte escuchará los argumentos durante los próximos tres días para ver si emite, como pide Georgia, una orden que les advierta a los rusos que dejen de atemorizar a la población y que no impidan el retorno de los refugiados.

La corresponsal de la BBC en La Haya, Geraldine Coughlan, informa que diversos expertos señalan que las posibilidades de que Georgia consiga lo que quiere son pocas, a menos de que pueda probar que fue la discriminación racial lo que inspiró a Rusia.

No obstante, indica Coughlan, algunos observadores internacionales alegan que hay suficiente evidencia para probarlo.

Se espera, además, que Moscú cuestione la jurisdicción de la corte o que argumente que no estaba en capacidad de controlar la situación.



NOTAS RELACIONADAS
Nicaragua apoya a Rusia
05 09 08 |  Internacional
EE.UU. condena a Rusia por Georgia
04 09 08 |  Internacional
Saakashvili es "cadáver político"
03 09 08 |  Internacional
Rusia: sanciones "no funcionarán"
31 08 08 |  Internacional
Georgia rompe lazos con Rusia
29 08 08 |  Internacional

VÍNCULOS
El contenido de las páginas externas sugeridas no es responsabilidad de la BBC.




 

banner watch listen