OTROS IDIOMAS
English
Português
mas idiomas
Martes, 2 de septiembre de 2008 - 12:23 GMT
Erekat: "Mi trabajo es salvar vidas"
Matías Zibell.
Matías Zibell
Enviado especial de BBC Mundo a Ramala, Cisjordania


En 1979, cuando tenía 24 años, Saeb Erekat planteó en una de sus conferencias en la Universidad de Najah, en Naplusa, Cisjordania, la posibilidad de dialogar con Israel con palabras y no con balas.

Saeb Erekat en su oficina.
Erekat recibió a BBC Mundo en Jericó, Cisjordania.
"Eso no se había escuchado en la política palestina. Mis estudiantes divulgaron mis clases y hubo varios artículos en los diarios locales acusándome de traición".

Tres décadas después, convertido en el jefe negociador de la Autoridad Nacional Palestina (ANP), Erekat asegura que aunque aún no se ha alcanzado un acuerdo definitivo con Israel, el tiempo le ha dado la razón.

Defensor acérrimo de la teoría de los dos Estados, colaborador cercano de Yasser Arafat y de Mahmoud Abbas, interlocutor de gobernantes israelíes y estadounidenses, este hombre fue elegido en las urnas por el distrito de Jericó y el Valle del Jordán en los comicios de 2006, donde muchos de sus compañeros de Fatah fueron derrotados por Hamas.

En Jericó, la ciudad donde nació y considera su hogar, Erekat habló con BBC Mundo sobre lo difícil que es negociar en Medio Oriente, las actuales conversaciones con Israel, la opción de un Estado para los dos pueblos, Hezbolá y Hamas.







Usted acaba de presentar un libro que se llama "La Vida es Negociar". ¿Trata sólo el tema de las negociaciones diplomáticas o es más general?

Este es un libro sobre cómo negocia la gente. Cómo conversas con tu esposa, cómo hablas con tu jefe. Cuando usted escribe artículos, cómo se dirige a sus lectores.

Si usted organiza un encuentro, cómo lo hace. Si tiene que comprar una casa, un auto o un jugador de un equipo para venderlo a otro.

¿Existe algo así como un comportamiento árabe para negociar? ¿O un modo latino de hacerlo, o estadounidense, o francés? De eso trata.

¿Y cómo es negociar con los israelíes?

Las negociaciones palestino-israelíes son diferentes a cualquier otra negociación en la historia de la humanidad.

Saeb Erekat.
Erekat acaba de publicar su último libro.

A diferencia de una frontera entre Perú y Ecuador, o México y Estados Unidos, o entre Irak y Jordania, aquí tienes en el mismo vecindario lugares de adoración.

Gente ha ido a las sinagogas por 5.700 años, diciendo lo mismo cada sábado, y sintiendo que lo dicen y lo escuchan por primera vez cada sábado. Y no puedo negociar una sola palabra de su creencia.

Al lado, hay iglesias que se llenan de gente cada domingo desde hace 2.000 años. Lo mismo. No puedo negociar ni una palabra.

Del otro lado hay mezquitas, donde la gente ha ido desde hace 428 años. Todos los viernes dicen lo mismo y creen que lo escuchan por primera vez. Y no puedo negociar una sola palabra con ellos.

Entonces, sumado a la geografía, los valores, la cultura, la historia, los miedos, la inseguridad hay un elemento aún mayor en la gente llamado fe.

Por eso, nuestro comportamiento a la hora de negociar refleja quiénes somos y nosotros somos diferentes.

Este libro es una aproximación a quiénes somos y como negociamos. Trata de identificar qué tenemos en común y cuáles son los puntos críticos, puntos que no podemos cruzar porque si lo hacemos la vida no volverá a ser la misma.

¿Cuáles son los intereses comunes y cuáles los puntos críticos en las actuales negociaciones?

El lugar común es que ambos tenemos intereses y necesidades.

Yo no me levanto a la mañana y siento dolor en mi conciencia por el sufrimiento israelí, pero me siento con ellos, negocio con ellos y trato de alcanzar la paz con ellos.

Ellos no negocian conmigo porque se levantan a la mañana y sienten dolor en su conciencia por mí.

Nosotros siempre jugamos el juego de "yo gano ellos pierden, ellos pierden yo gano", pero ahora lo que cambió es que ambos nos dimos cuenta que nuestros intereses y necesidades nos obligan a buscar un lugar común.

Y ahora sabemos que no podemos seguir jugando el mismo juego, o hay dos ganadores o hay dos perdedores. Ese es el cambio y por eso estamos negociando.

Y hoy hay más y más israelíes que entienden que no hay otra salida que la paz y la solución de los dos Estados, y más y más palestinos que piensan lo mismo.

Mire, yo tengo un hijo que cumplió 21 años y no quiero que sea un atacante suicida, por eso negocio

¿Y por qué es tan difícil alcanzar un acuerdo?

Porque tenemos que pasar por los dolores de parto.

En la vida hay cosas que tienen un crecimiento natural, que están sometidas a una secuencia de eventos, que tiene una transición por la que deben pasar.

Si uno es sabio, comprende lo que pasa y trata de identificar todas estas variables. Si uno es un activista en su mente no necesita pensar, solo saltar hacia las conclusiones y cambiar la realidad por presunciones.

¿Quién quiere ser? Esa es la pregunta.

Usted fue uno de los primeros en plantear la posibilidad de negociar con los israelíes dentro de la OLP.

¿Alguna vez en todos estos años ha lamentado su decisión de inclinarse por el diálogo?

No, todo lo contrario, y la realidad actual me da la razón.

Y creo que cualquier otro padre en el mundo entiende mi necesidad de proteger el derecho a la vida de mi hijo. Por eso aquí la clave es la paciencia.

Volviendo a las actuales negociaciones, han existido varios rumores y especulaciones periodísticas. La mayor ha sido el supuesto plan de intercambiar 7% de tierra en Cisjordania por terreno en el desierto de Negev.

Yo sé que usted ha negado la veracidad del artículo en cuestión pero quiero saber si están dialogando sobre intercambio de tierras, tal vez no un 7% pero si consideran algún porcentaje.

Algunos de estos rumores no tienen ninguna veracidad pero algunos son medias verdades y a veces las medias verdades son mucho peor que la ausencia total de la verdad.

De izq. a der.: Mahmoud Abbas, Saeb Erekat, Ehud Olmert.
Erekat ha presenciado de cerca el diálogo con Israel.

No me ponga en una situación donde voy a minar mi credibilidad con un sí o con un no. La situación no es así, lo importante es lo que tratamos de hacer.

Lo que nosotros decimos es: "Existe algo llamado ley internacional y algo llamado legitimidad internacional".

La Hoja de Ruta estipula que el objetivo de las negociaciones es terminar la ocupación que comenzó en el 67 entonces mi trabajo es llegar ahí.

No hablar desde la mentalidad del mercado o el bazar, 93% contra 99%, o esto o aquello.

En el tema de los refugiados, los rumores periodísticos los colocaban a ustedes más cerca del escenario de la compensación que en el escenario del retorno.

Eso no es cierto.

No puedo entrar en los detalles de la negociaciones porque están actualmente en pleno proceso, pero en el tema refugiados, Jerusalén, fronteras, asentamientos, agua, uno necesita lograr una solución negociada.

No puedo ir con mi posición y decir quiero negociar mi posición. Los israelíes no pueden venir con sus posiciones y decirme que vamos a negociar sus posiciones.

¿Dónde está el equilibrio para una solución justa y negociada?

¿Y ustedes están cerca de este equilibrio porque en el pasado parecían a punto de alcanzar algo pero ahora no?

¿Tiene usted algún instrumento de medida? Dígame que sistema uso para medir cuán cerca o lejos estamos.

Pero la percepción general es que están quedándose sin tiempo...

¿Por qué? ¿Qué reloj utiliza usted?

El reloj que mide el tiempo que le queda en el poder a los actores de esta negociación. Ehud Olmert, primer ministro israelí, renunciará en las próximas semanas. El presidente estadounidense, George W. Bush, deja la Casa Blanca a fin de año. El mandato de Mahmoud Abbas, presidente de la Autoridad Nacional Palestina, termina a comienzos de 2009.

Si Olmert y Abbas alcanzan un acuerdo se volverían las dos personas más importantes desde que Jesús caminó por las calles de Jerusalén
Los israelíes pueden cambiar, los estadounidenses pueden cambiar, nosotros podemos cambiar, pero la situación es más grande que cualquiera de los líderes involucrados.

¿Pero ustedes sienten al momento de sentarse a dialogar que los actores de esta negociación son débiles? Olmert está golpeado por un escándalo de corrupción. Los niveles de popularidad de Bush son muy bajos. Abbas gobierna solo la mitad de los territorios palestinos.

Por eso precisamente la paz es posible.

¿Cuál sería el legado de Olmert ahora? ¿Cuál sería el legado de Abu Mazen (Mahmoud Abbas) ahora?

Pero imagínese si alcanzan un acuerdo. Se volverían las dos personas más importantes desde que Jesús caminó por las calles de Jerusalén.

Usted sabe que la ANP creó una comisión de estudio para evaluar los posibles escenarios si fracasan las negociaciones. ¿Es que no le tienen confianza?

No. Mire, cuando yo viajo siempre tengo un plan B, especialmente cuando viajo entre Washington y Nueva York y mi conexión a Tel Aviv o Amán es desde Nueva York.

En caso de que el vuelo se cancele por cuestiones climáticas, puede ser que tome el tren o cambie de avión. Uno siempre tiene opciones.

Un liderazgo sabio analiza sus opciones todo el tiempo, no tiene nada que ver con la confianza o la desconfianza, no es nada personal conmigo.

Una de las ideas analizadas es pujar por la solución de un Estado si falla la opción de los dos Estados. El mismo ex primer ministro palestino Ahmed Qurei hizo pública esta intención. ¿Usted que piensa de la hipótesis de un Estado?

Mi opción es la solución de los dos Estados, esa es mi convicción personal porque creo que las diferencias de lenguaje y religión han sido siempre las causas detrás de las guerras civiles.

¿Qué haría usted si fracasan las negociaciones? ¿Se iría a su casa?

Ya estoy en mi casa.

Yo soy profesor universitario, ahora estoy en licencia pero rezo que llegue el día en que pueda regresar a mis libros y mis estudiantes.

En julio pasado Hezbolá logró la liberación de Samir Kuntar y otros detenidos por los cadáveres de dos soldados israelíes muertos. ¿Qué siente usted que está negociando con Israel sin matar a nadie cuando no puede liberar a Marwan Barghouti?

Mire, cuando Samir Kuntar fue liberado Abu Mazen fue el primero en felicitarlo por su liberación.

El tema de los prisioneros está por arriba de la politiquería.

Lo que realmente nos importa es devolver esta gente a sus hogares, ellos tienen nombre, tienen familia, tienen esposas, tienen hijos que no han visto
Pero a través de la negociación nosotros obtuvimos días atrás la liberación de Said al-Attaba, quien pasó más de 30 años en prisión, y de Abu Ali Atta, quien estuvo 28 años.

Lo que realmente nos importa es devolver esta gente a sus hogares, ellos tienen nombre, tienen familia, tienen esposas, tienen hijos que no han visto.

Entonces por qué recurrimos a la politiquería y queremos saber quién logró el mejor trato.

Nosotros queremos liberar a los prisioneros y estamos haciendo un buen trabajo a través de las negociaciones.

Sacamos a 198, que es un número significativo, pero sabemos que tenemos 10.000 más por sacar y sigo trabajando por ellos.

Después de la guerra de 2006 y del intercambio de prisioneros de este año, Hezbolá se ha constituido en el nuevo campeón del mundo árabe contra Israel. ¿Cuál es su opinión personal sobre Hezbolá?

Primero que todo Líbano no es Palestina. Líbano es un país independiente que más allá de las guerras que ha luchado ha conservado esa condición, yo no tengo país.

Y no existe algo así como una competición entre nosotros y Hezbolá o cualquier otro.

Por eso no me gusta la gente que trata de mezclar las cosas y hacer que éste juegue contra aquel y aquel contra aquel otro porque nosotros somos árabes.

Y no quiero decirle lo que pienso de preguntas cómo esa. Sólo le digo que nosotros somos tan gente como ustedes así que no nos hagan sentir que somos diferentes porque somos árabes.

Y muchas preguntas que provienen de Latinoamérica, de Estados Unidos, de Europa nos suelen tomar como una suerte de especie.

Usted sabe que los israelíes no harán ninguna concesión hasta que la Autoridad Nacional Palestina (ANP) vuelva a controlar la Franja de Gaza.

Le voy a hacer la historia corta. No habrá un Estado palestino sin Gaza.

Marcha de Hamas en Gaza.
Hamas controla la Franja de Gaza desde 2006.

Pero ha pasado más de un año desde que ustedes perdieron ese territorio en manos de Hamas.

Esta es la herida más severa que hemos sufrido como palestinos desde 1967 y si nosotros no nos podemos ayudar a nosotros mismos nadie más puede.

¿Cómo van a lograr un acuerdo con Israel si no se pueden poner de acuerdo entre ustedes?

Hamas es un partido político palestino que ganó las elecciones y luego de un período de transición normal se hicieron cargo del gobierno.

Luego tuvimos desacuerdos con ellos y comenzaron a dispararnos. Si uno justifica esa lógica justifica que la gente lleve armas y se agarre a tiros cuando hay diferencias.

Entonces qué les decimos nosotros a ellos. Ustedes son gobierno, terminen con su golpe de Estado y aténgase a la ley palestina. ¿Qué hago mal al decirles esto?

¿Pero están cerca de un acuerdo con Hamas?

Depende de ellos, honestamente. Ellos pueden continuar el golpe de Estado y resolver todo con las armas como hicieron en Gaza o admitir su error y decidir que la política es el medio de zanjar diferencias.

¿Es más fácil negociar con Israel que con Hamas?

Esa pregunta no es justa.

No puedo hacer nada para terminar la ocupación sin negociar con Israel, pero nadie puede ayudarnos con Hamas sino nosotros mismos y Hamas

Hamas es un partido político palestino con el que tenemos diferencias mientras que Israel es un ocupante.

No puedo hacer nada para terminar la ocupación sin negociar con Israel, pero nadie puede ayudarnos con Hamas sino nosotros mismos y Hamas.

Cuando venía hacia Jericó le pregunté al taxista palestino que me traía qué opinaba de Saeb Erekat y él me dijo que usted era una buena persona, y que era "bueno para los israelíes, no como Hamas". ¿Coincide usted con esta definición?

Yo soy conocido por mis posiciones, estoy con la solución de los dos Estados, he reconocido el derecho a existir de Israel, quiero vivir al lado de ellos de forma pacífica.

No tengo nada en contra de la existencia de Israel, tengo todo en contra de la ocupación israelí.

Por eso mi gente me conoce, esa fue mi plataforma de campaña cuando gané las elecciones de 2006 con el 67% de los votos en contra de Hamas y otros.

Por eso puedo pararme derecho, porque no me importa si usted es pro-Israel o pro-Palestina, mi vida se divide entre aquellos que quieren la paz y aquellos que no la quieren.

Mi trabajo es salvar vidas, palestinas y también israelíes.



VÍNCULOS
El contenido de las páginas externas sugeridas no es responsabilidad de la BBC.




 

banner watch listen