OTROS IDIOMAS
English
Português
mas idiomas
Sábado, 23 de agosto de 2008 - 14:29 GMT
Reviviendo la tragedia en Madrid
Juanjo Robledo
Juanjo Robledo
Madrid

Socorristas asisten a familiares de víctimas de la tragedia de Barajas
El dolor vuelve a repetirse en Madrid como hace cuatro años.

Hay ciudades y personas que repiten tragedia. En menos de 5 años, Madrid se ha enfrentado a dos tragedias de grandes proporciones: el atentado terrorista del 11 de marzo de 2004 donde murieron 191 personas, y el reciente accidente aéreo en Barajas con 153 víctimas mortales.

Los equipos de socorro, los profesionales, son los mismos. Incluso algunos escenarios como el pabellón 6 del recinto Ferial IFEMA, en ambas tragedias, ha servido de morgue y de centro de atención a las familias.

"Somos 150 funcionarios y 300 voluntarios, entre médicos, enfermeros y psicólogos? El 70% de los funcionarios y el 50% de los voluntarios están repitiendo tragedia", nos dice Juan José Jiménez, Jefe de la División de Procedimientos Especiales y Catástrofes del SAMUR.

"Teníamos un procedimiento para las emergencias comunes: incendios, explosiones de gas y algún atentado de ETA. No estábamos preparados para algo como el 11M. Ahí aprendimos lo que teníamos que hacer. Ésta es la primera vez que aplicamos lo que aprendimos en el 11M", explica.

Lecciones aprendidas

Algunas de las lecciones aprendidas: utilizar vehículos pequeños bien equipados en lugar de camiones, no depender del teléfono porque se satura y dosificar el personal en diversos relevos.

Juan José Jiménez
Juan José Jiménez, SAMUR, España
Somos 150 funcionarios y 300 voluntarios, entre médicos, enfermeros y psicólogos. El 70% de los funcionarios y el 50% de los voluntarios están repitiendo tragedia
Jefe Procedimientos Especiales y Catástrofes, SAMUR
"Pero la lección más importante es que aprendimos a rescatar vidas, es lo que hemos hecho en Barajas con los heridos. Hemos podido atenderlos y enviarlos a los hospitales. Antes cuando llegabas a un accidente aéreo, sólo ibas a recoger cadáveres", comenta Jiménez.

El funcionario lleva más de 25 años en protección civil. Su primera tragedia fue el accidente aéreo de 1983 en Barajas donde un avión de la aerolínea colombiana Avianca se estrelló con uno de Iberia. Sólo quedó un sobreviviente.

"Recuerdo que los bomberos llevaban gorras y botas de cuero y las enfermeras iban de minifalda. Desde entonces han cambiado muchas cosas", agrega mientras observa un coche que se acerca a la entrada del Cementerio de La Almudena.

"Son familiares de las víctimas que vienen a llevar a cabo las pruebas de ADN", explica.

Esto también ha cambiado. En cuestión de dos días según el Ministerio de Fomento ya se han identificado 64 cuerpos a pesar de que muchos de ellos estaban carbonizados.

Estrategia psicológica

El psicólogo Roberto Durán también repite. Estuvo en el 11M coordinando el grupo de psicólogos que apoyaba a las familias.

Ahora ha hecho lo mismo con el accidente aéreo de Barajas. Después del 11M la mayoría de instituciones de socorro incluyeron psicólogos en sus plantillas.

Roberto Durán
Psicólogo Roberto Durán
El psicólogo de turno debe desvincularse de las familias por su propia salud. Es algo que lo vivimos en el 11M.
Psicólogo
"Son tragedias diferentes. El 11M tenía varios focos de atención, pero el contenido de atención psicológica de ambas es el mismo", explica Durán.

El 11M planteó muchos interrogantes para los psicólogos: ¿Hasta dónde llega el vínculo del psicólogo con las familias afectadas? ¿Debe continuar?

"Creemos que debe haber una atención psicológica posterior", reflexiona.

"Ahora bien, el psicólogo de turno, debe desvincularse de las familias por su propia salud. Es algo que lo vivimos en el 11M. Muchas familias nos pedían mantener el vínculo con el psicólogo, pero le recomendábamos buscar asistencia con otros profesionales", agrega.

Referente

El 11M sirvió para entender que el psicólogo también necesita ser escuchado.

Vítimas de la tragedia de Spanair yacen en el centro de convenciones de IFEMA
El recinto ferial de IFEMA volvió a usarse como morgue en esta tragedia.
"Ahora con el accidente de Barajas tenemos charlas entre nosotros para hacer un poco de feed-back y que el psicólogo pueda desahogar toda la carga de dolor que ha sentido durante el día", dice Durán.

Y es que si muchos profesionales han repetido, hay otros que no. Jiménez del SAMUR, lo ha notado en compañeros que durante el 11M no tenían hijos y ahora sí.

"Les ha sido más difícil atender a los niños heridos o simplemente no han podido. Y son personas que han estado en tragedias muy graves como el Tsunami" comenta Jiménez.

Sin proponérselo, la ciudad se ha convertido en un referente internacional para la atención de este tipo de tragedias.

"Damos asesoría a otros países de Europa y a países de Latinoamérica", agrega el funcionario. Quizás por ello siente que el accidente aéreo de Barajas no los agarró por sorpresa.

Psicólogos, médicos, enfermeros volvieron a encontrarse cuatro años después en el pabellón seis de IFEMA. Este pabellón es el más independiente del recinto ferial. Todos ya lo conocían y sabían lo que tenían que hacer cuando llegaran las primeras víctimas.



NOTAS RELACIONADAS
Agobiante espera
22 08 08 |  Internacional
Dolor e interrogantes en España
22 08 08 |  Internacional
Un día después de la tragedia
22 08 08 |  Internacional
Duelo por tragedia aérea
21 08 08 |  Internacional
Tragedia en una ciudad vacía
21 08 08 |  Internacional
Desastres en los últimos tres años
20 08 08 |  Internacional

VÍNCULOS
El contenido de las páginas externas sugeridas no es responsabilidad de la BBC.




 

banner watch listen