OTROS IDIOMAS
English
Português
mas idiomas
Jueves, 21 de agosto de 2008 - 14:12 GMT
40 años del fin de una primavera
Redacción BBC Mundo

Ciudadanos checos rodean a tanques soviéticos en las calles de Praga el 21 de agosto  de 1968.
En las calles de Praga cientos de personas pidieron a los militares soviéticos que abandonaran el país.

La República Checa y Eslovaquia conmemoran este jueves el 40º aniversario de la invasión de Checoslovaquia por los ejércitos de la Unión Soviética y varios de sus aliados del Pacto de Varsovia.

La ocupación puso fin al breve período de reformas conocido como Primavera de Praga

Con exposiciones y reuniones públicas los dos países, que hasta 1993 eran uno, recuerdan los acontecimientos que cobraron más de cien vidas y llevaron a la partida de cientos de miles de personas, que se refugiaron en Occidente.

Los cambios en Checoslovaquia habían comenzado en enero de ese año con la elección de Alexander Dubcek como Primer Secretario del Partido Comunista.

Dubcek quería, en sus palabras, un "socialismo con un rostro más humano".

Para ello levantó restricciones a las libertades de prensa, expresión y movimiento.

También convirtió al país en una federación de dos repúblicas.

Alexander Dubcek, foto tomada en enero de 1990.
El Secretario General del Partido Comunista de Checoslovaquia, Alexander Dubcek, quería "un socialismo con rostro humano".

Dubcek permitió además una liberalización de la economía, con énfasis en el consumo.

En pleno período de la Guerra Fría, las reformas representaban un desafío para la hegemonía de la Unión Soviética en Europa Oriental, donde se habían implantado estrictos gobiernos comunistas después de la Segunda Guerra Mundial.

Desde el punto de vista soviético, los cambios introducidos en Checoslovaquia podían llevar a ese país a abandonar el bloque de sus aliados y así sentar un peligroso precedente.

El entonces Secretario General del Partido Comunista de la Unión Soviética y máximo dirigente de ese país, Leonid Brezhnev, formuló este principio en una doctrina que lleva su nombre.

En un discurso ante los comunistas polacos Brezhnev sentenció: "cuando las fuerzas que son hostiles al socialismo intentan desviar el desarrollo de un país socialista hacia el capitalismo, el asunto se convierte no sólo en un problema del país en cuestión, sino en un problema común y una preocupación para todos los países socialistas".

No era la primera vez que la Unión Soviética ponía en práctica este principio.

En 1956, las demandas de reforma en Hungría terminaron con la intervención militar del Ejército Rojo soviético y decenas de miles de muertos.

Ocupación

Poco antes de la medianoche del 20 de agosto de 1968, los ejércitos de la Unión Soviética, Alemania Oriental, Polonia, Hungría y Bulgaria, con casi 200 mil soldados y dos mil tanques, ingresaron en territorio checoslovaco.

Según la agencia de noticias soviética Tass, miembros del gobierno y el Partido Comunista de Checoslovaquia habían pedido "ayuda" para combatir "fuerzas contrarrevolucionarias".

Cuando las fuerzas que son hostiles al socialismo intentan desviar el desarrollo de un país socialista hacia el capitalismo, el asunto se convierte no sólo en un problema del país en cuestión
Leonid Brezhnev, Secretario General del Partido Comunista de la Unión Soviética (1964 - 1982)
Sin embargo, en un discurso por radio, el presidente checoslovaco Ludvik Svoboda condenó la invasión por realizarse sin el consentimiento de su gobierno.

Ante la superioridad militar de los invasores, las autoridades checoslovacas ordenaron a su ejército no ofrecer resistencia.

Fueron los ciudadanos, y sobre todo los habitantes de Praga, los que manifestaron su rebeldía públicamente y por lo general de forma pacífica.

Multitudes salieron a las calles de la capital para expresar su apoyo al gobierno y pedirle a los militares del Pacto de Varsovia que regresaran a sus países.

Rebeldía

Gran parte de los actos de resistencia tuvieron lugar cerca de Radio Praga.

Algunos de los jóvenes concentrados en los alrededores de la emisora lanzaron objetos contra los invasores e incluso intentaron hacerse de tanques soviéticos.

Los soldados soviéticos respondieron y al menos cuatro personas murieron.

En las plazas de Wenceslao y la Ciudad Vieja, dos lugares simbólicos de Praga, cientos de jóvenes levantaron barricadas con camiones de carga derribados para detener el avance de los militares.

La resistencia fue inútil.

Los soviéticos y sus aliados impusieron un toque de queda y amenazaron con disparar contra quienes no lo acataran.

Joven sube a un tanque soviético T-54 cerca de la sede de Radio Praga el 21 de agosto de 1968.
Los principales enfrentamientos con los soldados del Pacto de Varsovia tuvieron lugar cerca de la sede de Radio Praga.

Saldo

Alexander Dubcek y otros miembros del gobierno reformista fueron arrestados y trasladados a la Unión Soviética donde firmaron los llamados Protocolos de Moscú.

En ellos se comprometieron a defender el socialismo en Checoslovaquia y restringir las críticas en la prensa, entre otras demandas soviéticas.

Dubcek regresó a Checoslovaquia el 27 de agosto y permaneció en el poder unos meses más hasta abril de 1969, cuando fue destituido.

La población tuvo que adaptarse a la nueva realidad pero de vez en cuando afloraron actos de rebeldía.

Uno de los más simbólicos fue la inmolación del estudiante Jan Palach, quien se prendió fuego en la Plaza Wenceslao en enero de 1969 en protesta por la supresión de la libertad de prensa.

Residentes de Praga se enfrentan a un tanque soviético el 21 de agosto de 1968.
A pesar de la resistencia, las tropas del Pacto de Varsovia ocuparon rápidamente el país.

El cambio llegó después de 21 años con la Revolución de Terciopelo, que puso fin al régimen comunista en 1989.

Como en otros países de Europa Oriental, la instauración de un sistema democrático fue posible debido a las reformas puestas en práctica en la Unión Soviética por Mijaíl Gorbachov en la década de los ochenta.

El entonces Secretario General del Partido Comunista de la Unión Soviética reconoció en su momento que sus políticas de perestroika (reestructuración) y glasnost (transparencia) se inspiraron en buena medida en el "socialismo con rostro humano" de Alexander Dubcek.



NOTAS RELACIONADAS
"Pan y libertad"
19 10 06 |  Internacional

VÍNCULOS
El contenido de las páginas externas sugeridas no es responsabilidad de la BBC.




 

banner watch listen