OTROS IDIOMAS
English
Português
mas idiomas
Lunes, 14 de julio de 2008 - 21:17 GMT
Tan osado como problemático
Paul Reynolds
BBC News, Relaciones Internacionales

Omar al-Bashir, presidente de Sudán
Un juicio a al-Bashir abriría serios problemas diplomáticos.

La decisión del fiscal de la Corte Penal Internacional (CPI), Luis Moreno Ocampo, de solicitar el arresto del presidente de Sudán, Omar al-Bashir, es una audaz intervención en el ámbito de los derechos humanos, pero causa problemas en el campo diplomático.

Es muy posible que complique -algunos dirían que destruya- los esfuerzos por incrementar la presencia de una fuerza de paz internacional en Darfur y por estimular las negociaciones para que el gobierno de Sudán y los grupos rebeldes de Darfur puedan llegar a un acuerdo.

Pero la CPI es independiente y no le concierne la diplomacia.

Lo que le concierne es la justicia. El tribunal considera que, en este caso, está haciendo exactamente lo que le pidieron cuando fue establecido en 2002: juzgar casos de genocidio, crímenes de lesa humanidad y crímenes de guerra.

No tiene por qué hacer cálculos y decidir entre la justicia y la Realpolitik.

En 2005, cuando el tribunal dictó una orden de arresto contra el líder del Ejército de la Resistencia del Señor en Uganda, Joseph Kony, se escucharon similares planteamientos de todas las partes.

Esa orden todavía no se ha hecho cumplir y no se ha firmado ningún acuerdo de paz.

Jefe de Estado

Ésta es la primera vez que el fiscal ha presentado cargos contra un jefe de Estado en funciones, lo que abre nuevos caminos en la reducción de los derechos de soberanía nacional que han caracterizado al derecho internacional en años recientes.

Sobreviviente de Darfur Occidental muestra esqueletos en un pueblo de Mukjar
Con el pretexto de que era un plan de "contrainsurgencia", su intención fue la de genocidio
Fiscal Luis Moreno Ocampo
Los juicios del ex presidente yugoeslavo Slobodan Milosevic y de Charles Taylor de Liberia requirieron decisiones especiales de Naciones Unidas.

Moreno Ocampo, quien mostró su determinación como fiscal en Argentina durante los juicios a los dirigentes del gobierno militar por la masacre de civiles, dijo en su presentación de pruebas que Bashir "cometió los crímenes de genocidio, crímenes contra la humanidad y crímenes de guerra en Darfur".

El fiscal expresó: "Las pruebas muestran que al Bashir planeó e implementó un plan para destruir una parte sustancial de los grupos Fur, Masalit y Zaghawa. Con el pretexto de que era un plan de 'contrainsurgencia', su intención fue la de genocidio".

"Desastre en potencia"

De todos modos, la decisión del fiscal fue criticada por el ex enviado especial de Estados Unidos a Sudán, Andrew Natsios.

En un artículo publicado en la página de internet del Social Science Research Council titulado "Desastre en potencia", Natsios escribe: "Este procesamiento bien puede cerrar las últimas esperanzas para un acuerdo de paz en el país".

"Sin un pacto político, Sudán puede seguir la senda de Somalia, la Ruanda anterior al genocidio o la República Democrática del Congo: un potencial baño de sangre y atrocidades extendidas mientras aquellos en el poder buscan mantenerlo a cualquier precio ante las alternativas que tienen".

"Un procesamiento a al Bashir hace todo mucho más difícil para que cualquier país u organización internacional ayude a negociar un acuerdo político con el gobierno sudanés".

Consejo de Seguridad

Manifestación a favor de al-Bashir. "Estás bromeando Ocampo", dice el cartel
Nadie puede imaginar que el presidente de un país se entregue a sí mismo.
Sudán no firmó su adhesión a la CPI pero la Corte tiene autoridad para actuar en este caso por el mandato otorgado mediante la resolución 1593 de marzo de 2005 del Consejo de Seguridad de la ONU.

Por este mandato, la Corte ya libró órdenes de captura en 2007 contra dos ciudadanos sudaneses.

Se presume que uno de ellos, el funcionario de gobierno Ahmed Haroun, organizó las milicias Janjaweed en Darfur y que el segundo, un líder Janjaweed conocido como Ali Kushayb, ordenó la matanza, tortura y violaciones en masa de los pobladores de Darfur occidental.

Sudán se rehúsa a entregarlos.

En julio de 2008, Moreno Ocampo informó al Consejo de Seguridad que Sudán no estaba cooperando y que tenía "pruebas contundentes" que identificaban "a los más responsables de los crímenes contra la población civil".

El Consejo de Seguridad advirtió a Sudán que debía cooperar.

Nuevo escenario

El pedido de captura contra al Bashir debe ser considerado ahora por un tribunal de tres jueces de la Corte.

Si los magistrados libran la orden, Sudán se verá obligado a arrestar a su propio presidente. De hecho nadie espera ver que un presidente se entregue a sí mismo.

No obstante, según lo estipula el artículo 89 del estatuto de la CPI, al Bashir se expone a ser arrestado cuando visite cualquiera de los 106 estados que son parte del tratado que creó ese alto tribunal.

Una orden de captura también representa otro tipo de dificultades, por ejemplo para aquellos que mantengan contacto con al Bashir.

Esto podría afectar principalmente a China uno de los mayores proveedores de armas que tiene Sudán.

En otros palabras, estamos ante un nuevo escenario diplomático.



NOTAS RELACIONADAS
ONU retira personal de Darfur
14 07 08 |  Internacional
Acusan a líder sudanés de genocidio
14 07 08 |  Internacional
Sudán responde a rumores en la CPI
12 07 08 |  Internacional
Emboscada mortal en Darfur
09 07 08 |  Internacional
Darfur: "Todo el Estado involucrado"
05 06 08 |  Internacional
Misión: poner fin a guerras de África
02 06 08 |  Internacional
Darfur: ¿indiferencia estrepitosa?
23 04 08 |  Internacional

VÍNCULOS
El contenido de las páginas externas sugeridas no es responsabilidad de la BBC.




 

banner watch listen