OTROS IDIOMAS
English
Português
mas idiomas
Domingo, 6 de julio de 2008 - 10:07 GMT
Cumbre G8: entre crisis y cumpleaños
Redacción BBC Mundo

George W. Bush es recibido en Toyako, Japón
Bush llegó en el día de su cumpleaños acompañado por su esposa Laura.

Justo a tiempo para celebrar su cumpleaños número 62, el presidente de Estados Unidos, George W. Bush, fue uno de los primeros líderes del G8 en llegar a Japón para la cumbre de tres días en la isla de Hokkaido.

El encuentro, al que le espera una agenda cargada de crisis internacionales, será también el último que Bush tendrá con con sus pares de este club de países más ricos del que además de EE.UU. y el anfitrión, son miembros Gran Bretaña, Alemania, Francia, Italia Rusia y Canadá.

Tras ser recibido junto a su esposa Laura con los honores del caso, el jefe de la Casa Blanca, pasó directamente a una reunión de una hora con el primer ministro japonés, Yasuo Fukuda para discutir uno de los temas que más preocupan a este último: Corea del Norte.

Fukuda no está conforme con la reciente decisión de Washington de retirar al régimen norcoreano del llamado "eje del mal" tras la aceptación de Pyongyang a las negociaciones para el desarme nuclear.

Apuesta por el dólar

George W. Bush y Yasuo Fukuda en conferencia de prensa
Fukuda planteó a Bush su preocupación por Corea del Norte y la emisión de CO2.
Durante una conferencia de prensa conjunta tras ese encuentro, Bush afirmó que a pesar de los mensajes diplomáticos, la última declaración nuclear de Corea del Norte requiere "una verificación firme".

Por otra parte se comprometió a no olvidar la lucha para "recuperar a los ciudadanos japoneses secuestrados en Corea del Norte".

Durante el encuentro con los periodistas, Bush también hizo referencia a otros temas que preocupan a los líderes del G8 como la economía de su país, de la que aceptó que "no crece en la forma robusta que quisiéramos".

De todos modos, se manifestó confiado en una "política de un dólar fuerte". "Creo que la solidez de nuestra economía se verá reflejada en el dólar", expresó.

Fukuda va a Pekín

Menos concreto se mostró a la hora de abordar otro de los temas difíciles en su relación con el primer ministro japonés.

Activistas contra el Grupo de los 8 en la ciudad japonesa de Sapporo
Los manifestantes se concentran en la vecina ciudad de Sapporo.
Fukuda aspira a que esta cumbre finalice con pasos más concretos en la reducción de emisiones de gases de efecto invernadero y que se impulsen las negociaciones para un nuevo marco que vaya más allá del protocolo de Kioto.

Bush, quien durante su mandato se mostró reticente a que se impongan objetivos a Estados Unidos sin que antes se sumen las grandes economías emergentes como China, sólo se comprometió a poner lo mejor de sí en esta cumbre "para lograr una declaración positiva".

Yasu Fukuda, por su parte, aprovechó su intervención en la conferencia de prensa para anunciar su presencia en la ceremonia inaugural de los Juegos Olímpicos en Pekín, algo que hasta el momento estaba en duda teniendo en cuenta las difíciles relaciones con el régimen chino.

"Hay muchos atletas de Japón que van, así que es natural que yo esté allí", dijo Fukuda.

"No necesitamos mezclar la política con este evento. Aún cuando China tenga muchos problemas, su gobierno está haciendo esfuerzos para resolverlos", agregó.

Crisis y escepticismo

Policía antimotines en la ciudad de Sappro, Japón.
Japón desplazó más de 20.000 efectivos en Hokkaido y en Sapporo.
La agenda que espera a partir de mañana a los líderes del G8 en el lujoso hotel de Toyako, Hokkaido, genera muchas más expectativas y preocupaciones que las competencias atléticas de Pekín.

A los temblores de la economía mundial, se suman temas tan álgidos como el alza en los precios de los alimentos y del petróleo, los controvertidos biocombustibles, la lucha contra el cambio climático, las promesas incumplidas de ayuda a África y los países más pobres, así como la posición del grupo hacia el régimen de Irán.

A diferencia también de los juegos olímpicos, no es la esperanza por los resultados lo que rodea la cumbre, sino el escepticismo y no sólo de los miles de activistas que llegaron ya a Japón para protestar contra este club de países ricos.

Más que la declaración final del próximo miércoles, quizás lo único que los líderes del G8 lleguen a festejar sea sólo el cumpleaños de Bush este domingo, dicen los más escépticos.

Esta falta de optimismo también se ve reflejada a la hora de pronosticar los resultados del encuentro que el miércoles sostendrán los líderes del G8 con sus pares de economías emergentes, entre las que se encuentran China, India y Brasil.



NOTAS RELACIONADAS
Protestas contra la cumbre del G8
05 07 08 |  Economía
Biocombustibles: "culpables"
04 07 08 |  Economía
Inflación: claves
30 06 08 |  Economía
América Latina "no cede" en Roma
05 06 08 |  Economía

VÍNCULOS
El contenido de las páginas externas sugeridas no es responsabilidad de la BBC.




 

banner watch listen