OTROS IDIOMAS
English
Português
mas idiomas
Miércoles, 18 de junio de 2008 - 22:24 GMT
Viaje por los túneles de Gaza

Entre las condiciones israelíes para que funcione la tregua que alcanzó con Hamas, se encuentra el pedido israelí de que se detenga totalmente el contrabando de armas y explosivos a través de la frontera entre Egipto y la Franja de Gaza.

Desde que se inició el bloqueo israelí y egipcio a Gaza, se cree que este contrabando se ha hecho principalmente a través de una red de túneles subterráneos que cruzan la frontera.

Uno de los corresponsales de la BBC en Medio Oriente, Paul Martin, investigó este "oscuro y peligroso" mundo subterráneo.


Túnel en Gaza.
Algunos túneles tienen aire acondicionado y líneas telefónicas.
Una y otra vez, a la Franja de Gaza se la califica como "prisión."

Israel controla el acceso al territorio y debido a su diputa con grupos radicales como Hamas, ha hecho que sea casi imposible para los habitantes de Gaza salir y volver a entrar del pequeño territorio.

Pero hay una manera de entrar y salir que es poco oficial pero muy conocida: los túneles.

La red de túneles está cavada en las profundidades de las arenas y corre bajo la frontera con Egipto.

Y se usa para contrabandear lo que sea: desde cigarrillos y comida hasta armas.

He conocido a algunos de los hombres que cavan los túneles de Gaza y en el proceso me metí bajo tierra para explorar este mundo oscuro y peligroso.

Lo más desconcertante de gatear por estos túneles es el goteo constante de tierra suelta que le cae a uno sobre el cuerpo.

Uno empieza a preguntarse cuánto falta para que se derrumbe toda la estructura.

En general, esto no sucede, aún si muchos de los túneles no usan nada para sostener el techo.

Generalmente, hay mucha circulación de aire, gracias a los respiraderos: con mucha dedicación, se han insertado caños vacíos que suben hacia la superficie.

"Sólo uno más"

Israel a menudo se queja que los egipcios no hacen lo suficiente para encontrar y destruir los túneles, pero los que construyen estos pasadizos dicen que los egipcios han bombeado gases venenosos dentro de los túneles cuando los encuentran, con consecuencias fatales.

Miembros de las brigadas Abu Rish preparan un ataque (foto: World News and Features)
Isarel afirma que, por los túneles, se transportan cohetes que se usan para disparar hacia Ashkelon.

La semana pasada, uno de estos pasos subterráneos sí cedió, quizás porque las fuerzas egipcias bombearon agua desde su lado y lo debilitaron.

Un hombre murió y tuvo que ser sacado halándolo de sus pies veinticuatro horas después por un miembro de una de las familias que trabajan en los túneles.

"Construir estos túneles es el peor trabajo del mundo", dice un hombre con manos callosas que se hace llamar Abu Mutassem.

Lo he encontrado varias veces en los últimos años y tres de esas veces fue en alguno de sus túneles.

Siempre dice que ese túnel será el último: ya tiene suficiente dinero.

Pero, en realidad, nunca para, y siempre cava otro túnel.

Y sí producen buen dinero. En 2006, cada grupo de cuatro constructores de túneles ganaban más de US$200 por cada rifle Kalashnikov AK-47 que contrabandeaban desde Egipto hacia Gaza.

Recientemente, el flujo de armas cortas y municiones a través de los túneles ha desaparecido por completo: tal es el exceso de armas que ya se encuentran en de Gaza.

Hay más que suficientes municiones para cualquiera que desee tener su pistola semi-automática, cargada de balas.

Pero también hay otros túneles más secretos, los así llamados "túneles militares", que son controlados por las brigadas Izzeideien el Qassam, de Hamas. Nadie sabe qué tipos de armamentos circula por estos túneles.

Los israelíes creen los productos contrabandeados por estos túneles incluyen explosivos y algunos de los últimos cohetes que pueden ser disparados hacia la ciudad israelí más cercana, Ashkelon.

Y se están buscando soluciones militares -como bombas de penetración profunda- para detener la construcción.

Compras en Egipto

Antes de retirar todas sus tropas de la Franja de Gaza en 2005, los israelíes a menudo encontraban estos túneles y los destruían, pero sólo pudieron detener el flujo de armas parcialmente.

Niño vende cigarrillos cerca de Rafah.
La apertura temporal de la frontera con Egipto generó un furor económico.

Los habitantes de la zona dicen que hay literalmente cientos de túneles que cruzan la frontera.

Los operadores de estos pasos subterráneos, conocidos como "cabeza de serpiente", creen que no hay que temer a las autoridades palestinas en Gaza, siempre y cuando les den parte de las ganancias.

La cultura de los túneles está tan arraigada en la ciudad de Rafah, al sur de Gaza, que la principal peluquería masculina del lugar se llama "El Salón de Shaheed", y cuenta con fotografías de los túneles y de sus constructores muertos en las paredes y los espejos.

Todos aquéllos que murieron en la contrucción de los túneles son considerados mártires -o Shaheeds-, aún si su sacrificio no fue por el Islam sino dirigida a obtener ganancias económicas.

La industria del contrabando se detuvo por completo a principios de este año, cuando tropas de Hamas destruyeron con explosivos partes del muro que marca la frontera entre Egipto y la Franja de Gaza, y cientos de miles de palestinos aprovecharon para abastecerse de provisiones y objetos de lujos en un arrebato consumista dentro de Egipto.

Pero ahora los egipcios han cerrado la frontera nuevamente.

Y bajo tierra, los negocios esán en franca expansión.

Combustible

Los que controlan los túneles están haciendo fortunas de nuevo, especialmente en bienes que son escasos por culpa del bloqueo egipcio e israelí, como la gasolina.

Tal es la bonanza del negocio que ahora hay incluso líneas telefónicas que comunican las dos entradas del túnel, y algunos de los túneles tienen aire acondicionado, electricidad, carritos para llevar a personas y a bienes de una punta a otra, e incluso aspiradoras para remover la tierra suelta.

Construir estos túneles es el peor trabajo del mundo
Abu Mutassem

En el lado palestino de la frontera, hombres en motocicletas nuevas -compradas durante la apertura temporal de la frontera con Egipto- se acercan a los vendedores de combustibles y compran un litro de gasolina en botella de gaseosas, para llenar sus tanques sedientos.

Esa gasolina ha sido introducida a Gaza bajo tierra y transportada en tanques de plástico.

Así murió Helmi Erbaya la semana pasada. La gasolina se derramó de los tanques y sus dos hijos, que la estaban transportando, se desmayaron.

Su padre se metió en el túnel para salvar a a Nabil y Arafat, y lo logró, pero él sucumbió a las llamas.

Pocos días después, Nabil murió en el hospital.

"Estamos mojando nuestro pan en sangre", fue como lo explicó un pariente, mientras una sucesión interminable de personas saludaba a los asistentes al funeral en una carpa fuera de la cas familiar.

El otro hijo, Arafat, se ha recuperado por completo y promete no meterse en los túneles de nuevo.

Pero su hermano más jóven de 14 años, dice que ya ha sido invitado al mundo de construir túneles, y que está listo para seguir los pasos familiares -aún si esos pasos pueden terminar en la muerte.



NOTAS RELACIONADAS
Israel "aprobó el cese el fuego"
18 06 08 |  Internacional
Egipto en el lugar y momento adecuados
17 06 08 |  Internacional
Cauto entusiasmo en Israel
17 06 08 |  Internacional
Gaza "golpeada por disputa palestina"
14 06 08 |  Internacional
Cerrar heridas entre palestinos
14 06 08 |  Internacional
Israel: Olmert en la cuerda floja
28 05 08 |  Internacional
Manifestantes exigen renuncia de Olmert
03 05 07 |  Internacional
Hamas propone tregua en Gaza
25 04 08 |  Internacional

VÍNCULOS
El contenido de las páginas externas sugeridas no es responsabilidad de la BBC.




 

banner watch listen