OTROS IDIOMAS
English
Português
mas idiomas
Miércoles, 18 de junio de 2008 - 12:02 GMT
Encerrados sin ser culpables
Gabriela Torres
Barcelona, España

Inmigrantes ilegales en aguas europeas
¿La Directiva es un endurecimiento de las leyes de inmigración o un paso de avance en la unificación de la legislación europea?

Uno de los puntos más polémicos de la Directiva del Retorno aprobada por la Unión Europea (UE) es la posibilidad de que un inmigrante indocumentado pueda permanecer retenido hasta 18 meses en un centro de internamiento antes de ser deportado.

En países como Reino Unido, Suecia, Grecia, Dinamarca o Finlandia, esta medida puede ser vista como positiva, porque hoy un "sin papeles" puede estar privado de su libertad por tiempo indefinido.

Pero en el caso de España representa un endurecimiento de las leyes de inmigración, puesto que el plazo máximo de retención de una persona en espera de ser extraditada es de 40 días.

Los CIE (Centro de Internamiento de Extranjeros) son una privación de la libertad similar a la cárcel
Miguel Pajares, Comisión Catalana de Ayuda al Refugiado

Aunque los países de la UE que tienen estipuladas retenciones más cortas que 18 meses no están obligados a aumentarlas, a raíz del debate continental el gobierno español estudia la posibilidad de aumentar a 60 días el tiempo máximo para que un extranjero sin permiso de residencia esté en los llamados Centro de Internamiento de Extranjeros (CIE).

Esta posibilidad ha generado polémica en toda España.

"Los CIE son una privación de la libertad similar a la cárcel. Así que cualquier planteamiento que se haga para ampliar el plazo de estancia en estos centros, estaremos en contra", le explicó a BBC Mundo Miguel Pajares, presidente de la Comisión Catalana de Ayuda al Refugiado.

Pajares representa una de las tantas ONG y asociaciones que se han manifestado en contra de estos centros, por considerar que violan los derechos humanos, entre ellos el derecho a la libre circulación.

Cuestión de gasto

Es una posición que el europarlamentario español Ignasi Guardans respeta, pero prefiere poner en contexto.

Inmigrantes ilegales en España
Los legisladores UE apoyaron ley de detención inmigrantes ilegales.
"En el debate de inmigración hay que ser sinceros con los ciudadanos y preguntarnos ¿qué modelo de sociedad queremos? ¿Qué estamos dispuestos a hacer?", dijo recientemente en una conferencia sobre inmigración en Barcelona.

Guardans explicó que la inmigración hay que verla desde el punto de vista del gasto público y lo que un "sin papeles" representa para las prestaciones sociales.

Es por esto que -según dijo a BBC Mundo- justifica "que se prive la libertad a personas que no hayan cometido un delito durante el tiempo que dure el proceso de repatriación".

Guardans también quiso aclarar que los CIE no son cárceles. Dice que ha tenido la oportunidad de visitarlos y considera que "las condiciones de los inmigrantes retenidos son dignas".

"Es para enloquecer"

"Tampoco estamos hablando de hoteles cinco estrellas", le dice a BBC Mundo Esteban Melo, portavoz de la Federación Nacional de Asociaciones de Ecuatorianos en España.

Las condiciones de los inmigrantes retenidos (en los Centro de Internamiento de Extranjeros) son dignas
Ignasi Guardans, europarlamentario español

"Cuando estás retenido no puedes tener contacto ni siquiera con tus abogados y no se permiten las visitas porque se trata de una retención y no de una detención. Ése es el juego legal".

En un estudio sobre los centros de internamiento en Europa -elaborado por la firma consultora Steps Consulting Social a pedido del parlamento europeo- se concluye que los CIE españoles presentan "condiciones similares a las de una cárcel, donde los reos están confinados casi todo el tiempo a una celda, con posibilidades limitadas a realizar actividades al aire libre".

Protesta en Roma
El tema migratorio ha generado una gran polémica en la Unión Europea.

Esas conclusiones las refrenda para BBC mundo María, una mujer boliviana que estuvo retenida en el Centro de Internamiento de Aluchi, en Madrid.

"Cuando llegué al centro de internamiento pensé que me iba a morir. Yo pensaba que me iban a llevar a una casa donde esperaría a que me regresaran a mi país. Pero cuando crucé esa puerta..."

María -nombre ficticio porque prefiere que no se publique el real por temor a represalias- continúa su relato entre sollozos. "Era un agujero sin ventanas, donde no podía ver el patio, el sol o si estaba lloviendo... aquello era un agujero".

Una celda en la que estuvo 39 noches en espera de su libertad. "Sentadita, llorando. Muchas veces quise salir al patio, pero no nos dejaban. Ahí no hacen ninguna actividad para nosotros. Ese sitio es para enloquecer a la gente".

Tras los 40 días legales de retención y después de evitar la posibilidad de ser deportada, María fue dejada en libertad.

Mala experiencia

Para "Gabriel" -nombre supuesto- un boliviano que también estuvo retenido en un CIE, la experiencia fue igualmente desagradable: llegó en un estado de salud crítico, ya que padecía de tuberculosis.

Cuando llegué al centro de internamiento pensé que me iba a morir
"María", inmigrante boliviana en España

"Cuando me retuvieron, nadie me creyó que estaba bajo tratamiento de tuberculosis, así que no me dejaron buscar el medicamento que tenía en casa. Compartía la celda con otros latinoamericanos y mi temor era contagiarles", relata este hombre ahora en libertad.

"Fue cuando empecé a toser coágulos de sangre que me creyeron y me llevaron al ambulatorio para hacerme unas pruebas que dieron positivo", continúa la historia Gabriel, quien terminó sus días de retención en un hospital.

Para contrastar estas declaraciones, BBC Mundo intentó hablar en repetidas ocasiones con autoridades de la policía o de la Delegación de Gobierno en Cataluña, pero no tuvo respuesta.

¿Son efectivos?

Ante esto, la pregunta que surge a los críticos de la directiva aprobada por la UE es si aumentar el período de retención en los centros de internamiento es una medida realmente efectiva.

Cuando estás retenido no puedes tener contacto ni siquiera con tus abogados y no se permiten las visitas
Esteban Melo, Federación Nacional de Asociaciones de Ecuatorianos en España

Según la ley española, los inmigrantes ilegales no necesariamente deben pasar por un centro de retención. Pueden ser multados o expulsados.

Pero, según la abogada en inmigración Ana Homet, "casi por defecto lo que proponen es una expulsión.

Según la jurista, no se justifica que una persona esté privada de su libertad mientras ocurre el proceso de expulsión. Peor aún si luego se decide que puede permanecer en el país.

"Tienes a una persona internada durante 40 días en un sitio y luego la dejas en libertad. Para mí eso es inhumano y absurdo", agrega.

Desarraigo social

Para el presidente de la Comisión Catalana de Ayuda al Refugiado, este lento proceso administrativo genera otras consecuencias, como el limbo legal en el que se encuentra un inmigrante que ha estado en un CIE y es puesto en libertad.

"Porque (en algunas comunidades españolas) nunca podrá legalizarse, pero tampoco lo podrán expulsar".

Por su parte, el portavoz de la organización que agrupa a las asociaciones ecuatorianas en España advierte que los 40 días de retención CIE "crean un desarraigo social, por lo que aumentar la estancia a 60 días no servirá para la buena integración ni en el país de acogida, ni en el país de origen cuando vuelvan".

Sin embargo, el europarlamentario Ignasi Guardans defiende el marco jurídico que saldrá de la Unión Europea. "Es bueno. ¿La implementación? Ya lo veremos".



NOTAS RELACIONADAS
La Unión Europea responde a Morales
10 06 08 |  América Latina
Evo Morales critica a la Unión Europea
09 06 08 |  Internacional
Indocumentados en la mira
22 05 08 |  Internacional
¡Sorpresa! Los inmigrantes son normales
22 05 08 |  Internacional
UE: ilegales enfrentan expulsión
22 05 08 |  Internacional
Recesión en España: lucha latina
11 04 08 |  Economía

VÍNCULOS
El contenido de las páginas externas sugeridas no es responsabilidad de la BBC.




 

banner watch listen