OTROS IDIOMAS
English
Português
mas idiomas
Viernes, 6 de junio de 2008 - 03:59 GMT
M. Oriente: dudas sobre la paz
Jana Beris
Jana Beris
BBC Mundo, Jerusalén

El presidente de la Autoridad Nacional Palestina, Mahmoud Abbas y el primer ministro israelí, Ehud Olmert,
Tanto Siria como los palestinos dudan sobre la posibilidad de avanzar mientras siga la investigación de Olmert (derecha) .

El primer ministro de Israel, Ehud Olmert, quien se haya en investigación policial bajo sospecha de corrupción, continúa negociando con la Autoridad Nacional Palestina por un lado y con Siria por otro, como si no estuviera sumido en una seria crisis.

La sospecha de que durante años -antes de ser jefe del Ejecutivo- recibió fondos en forma ilícita de donantes en el exterior, no ha detenido por ahora las negociaciones de paz, pero podría llegar a hacerlo.

Es que si bien no hay aún certeza alguna de que finalmente el Premier sea inculpado por ello, la causa ya ha desestabilizado a su gobierno y, por ende, puede llegar a interrumpir el proceso de paz.

"No sé cuánto tiempo me queda, pero no voy a suspender las negociaciones", dijo recientemente, según una cita que le atribuyó la prensa local.

En ese momento se refería a las recién reanudadas negociaciones con Siria, pero la aclaración es relevante también en el plano israelí-palestino.

El problema interno

Si bien tanto Siria como los palestinos han expresado dudas sobre la posibilidad de avanzar mientras Olmert está siendo investigado, el problema central está en el plano interno israelí.

Es que según todos los sondeos, la mayor parte de la ciudadanía le ha perdido confianza a Olmert. Diversos analistas israelíes opinan que cuando el Premier tiene la cabeza ocupada en su propia investigación, no puede dedicarse como se debe a procesos clave para el futuro y la seguridad de Israel.

Además, el sentir popular de desconfianza por la causa que está siendo investigada, ha desatado una crisis de gobierno que probablemente conduzca a elecciones tempranas. Con las urnas de fondo, el proceso de paz quedaría interrumpido.

El rol de los otros

Yossi Alpher, ex Director del Centro de Estudios Estratégicos Jaffe de la Universidad de Tel Aviv, es categórico. Explicando que en la situación actual Olmert desconfía de sus propios socios -la Canciller Tzipi Livni y el ministro de Defensa Ehud Barak, que le han llamado a dimitir- Alpher sostiene: "Cuanto antes Olmert deje su cargo, mejor".

La falta de popularidad de Olmert y su vínculo a serias sospechas de corrupción, le incentivan a negociar. Su argumento básico es: Estoy en medio de esfuerzos tan importantes para lograr la paz, que otros pequeños asuntos no son nada importantes. No me distraigan
Barry Rubin, director del Centro de Investigación Global en Asuntos Internacionales

La pregunta, por cierto, es qué pasa después.

"Si Livni toma las riendas, puede haber una transición tranquila", agrega el analista. Cabe recordar que Livni encabeza las negociaciones principales con el ex Premier palestino Ahmed Qreia (Abu Ala) y en ese marco ha habido numerosos encuentros. Además, su enfoque respecto a temas de seguridad y paz, parece ser muy similar al del aún primer ministro Ehud Olmert.

De todos modos, el partido de Olmert y Livni, Kadima, pierde mucho peso, según todos los últimos sondeos.

Cuando de alternativas se trata, lo más crucial es mencionar al jefe del Likud y de la oposición, Benjamín Netanyahu, preferido en todos los sondeos.

Netanyahu está a favor de negociar con el presidente Abbas, pero rehúsa hacerlo mientras continúan los ataques contra el sur del país, exigiendo que se tomen medidas drásticas contra Hamas en Gaza hasta terminar con su gobierno.

Respecto a las negociaciones con Siria, Netanyahu no cree que el presidente Bashar el-Assad busque la paz con Israel ni acepte una retirada de los altos del Golán, conquistados por Israel en el frente sirio en 1967.

¿Para distraer?

Cuando hace aproximadamente dos semanas se anunció dramáticamente que Israel y Siria habían vuelto a negociar, la prensa local se preguntaba retóricamente, en qué se avanzará primero, en las negociaciones de paz o en la investigación policial sobre las sospechas de corrupción. Con ello daban a entender que Olmert negociaba con Siria, para distraer la atención de su investigación.

Tzipi Livni, canciller israelí
El enfoque de Livni en temas de seguridad y paz parece ser muy similar al de Olmert.

Según Barry Rubin, director del Centro de Investigación Global en Asuntos Internacionales, es lógico pensarlo. "La falta de popularidad de Olmert y su vínculo a serias sospechas de corrupción, le incentivan a negociar. Su argumento básico es: Estoy en medio de esfuerzos tan importantes para lograr la paz, que otros pequeños asuntos no son nada importantes. No me distraigan".

Si realmente se agudiza la tormenta pública actual por la investigación policial de Olmert y éste deja su cargo, el proceso de paz quedará interrumpido al menos por unos meses. Se demorará en los intentos de hallar un acuerdo y ello no aportará a la estabilidad regional.

Pero eso no sería la primera crisis en el proceso de paz, ni con los palestinos ni con los sirios. Los problemas de las negociaciones comenzaron mucho antes de que alguien supiera que a Olmert se le sospecha de corrupción.



NOTAS RELACIONADAS
Olmert pide "detener a Irán"
04 06 08 |  Internacional
Aumenta la presión sobre Olmert
29 05 08 |  Internacional
Israel: Olmert en la cuerda floja
28 05 08 |  Internacional
Israel y Siria están negociando
21 05 08 |  Internacional
Confiscan documentos de Olmert
13 05 08 |  Internacional
Israel: nueva investigación
09 05 08 |  Internacional
Interrogan a Olmert
09 10 07 |  Internacional
Investigan a Olmert por corrupción
24 09 07 |  Internacional
Una ayuda inesperada para Olmert
29 05 07 |  Internacional
Manifestantes exigen renuncia de Olmert
03 05 07 |  Internacional

VÍNCULOS
El contenido de las páginas externas sugeridas no es responsabilidad de la BBC.




 

banner watch listen