OTROS IDIOMAS
English
Português
mas idiomas
Jueves, 5 de junio de 2008 - 19:49 GMT
¿Y qué hacer con Hillary?
Redacción BBC Mundo

Carteles de apoyo a ambos aspirantes a la candidatura demócrata

La expectativa que existe sobre la decisión tomará Barack Obama sobre Hillary Clinton, es tan o más grande que la que existía sobre cuál de ellos ganaría la carrera por la nominación del Partido Demócrata de Estados Unidos.

El tema es tan complejo que muchos consideran que ésa es la primera gran prueba que tendrá que pasar el virtual candidato oficial de los demócratas a la presidencia del país.

La prueba que pondrá en claro su astucia política, su talla de estadista, su inteligencia para resolver problemas, su capacidad para sumar fuerzas y su talento para prever incendios.

Está claro que Obama necesita los votos de Hillary Clinton para tratar de derrotar al también virtual candidato republicano, John McCain, y hacerse a la presidencia de Estados Unidos.

Pero la decisión de la senadora Clinton de no reconocer de inmediato el triunfo de Barack Obama y de no anunciar su retirada de la contienda fue la reconfirmación de que Clinton es -como se dice en el argot popular- "un hueso duro de roer".

Por eso, si Obama quiere su respaldo, tendrá que pagar un precio elevado.

Los analistas creen que Clinton tratará de sacarle la máxima ganancia a los 17 millones de votos que los estadounidenses depositaron a su favor durante las primarias demócratas, en unas eventuales conversaciones con Obama sobre su futuro papel.

¿Cuáles son las alternativas?

Barack Obama
Esta será su primera prueba de fuego...
La más obvia es la vice presidencia. De hecho un seguidor de Clinton, Robert Johnson, fundador de la empresa Black Entertainment Television, manifestó que planea conseguir el apoyo de un grupo de congresistas de raza negra para presionar a Obama a que acepte a Clinton como su fórmula vice presidencial, según informó el Herald Tribune.

Y Lanny Davis, un antiguo socio de Clinton, está circulando una petición en el mismo sentido, dijo el diario.

Esto parece estar ocurriendo con la bendición de Clinton, quien también se pronunció sobre el asunto.

Este martes, durante una reunión con congresistas por la ciudad de Nueva York, le preguntaron si estaría abierta a un tándem con Obama, y Clinton respondió que haría todo lo posible, incluso a ser su número dos, para ayudar a los demócratas a llegar a la Casa Blanca.

El mensaje ha llegado con toda claridad, pero el campo de Obama aparentemente tiene muchas aprensiones.

Hillary Clinton
... ¿qué hacer con la mujer que le estuvo pisando los talones en las elecciones?
Según el diario londinense The Guardian, que tituló este jueves en primera página: "Obama resiste las presiones de Clinton por el papel de vicepresidente", los colaboradores de Obama se muestran muy hostiles a la idea.

Temen, dice el diario, que tenerla a ella y a su esposo Bill en el centro de la campaña y en la Casa Blanca podría poner en riesgo el mando y la autoridad del propio Obama.

Y es que, señalan, es difícil imaginar a una figura tan poderosa como Hillary Clinton resignándose a hacer de "segundona", o al ex presidente Bill Clinton sin hacerle sombra.

Pero hay otro factor por el cual Obama y su círculo se muestran reticentes ante la idea.

La campaña por la nominación se basó en la promesa de llevar caras nuevas a Washington, y poner a otro Clinton en la Casa Blanca, así sea de segundo, simplemente suena a más de lo mismo, o retroceder al pasado.

Por el color o por el género

Algunos demócratas están convencidos de que una fórmula con Clinton como vicepresidente, en vez de sumar fuerzas las restaría, pues alejaría a votantes de ambos campos.

Unos, porque no quieren votar por un afro americano, y otros porque no lo harían por una mujer y mucho menos si es Clinton, pues a millones de estadounidenses ella les resulta antipática.

En vez de sumar fuerzas las restaría, pues alejaría a votantes de ambos campos; unos, porque no quieren votar por un afro americano, y otros porque no lo harían por una mujer
Y si no es la vice presidencia, ¿qué otro cargo podría animar a Clinton a endosarle sus votos a Obama?

Algunos creen que podría ser la secretaria de Estado, que le daría una estatura presidencial. Pero, ¿dejaría Obama la política exterior en sus manos?

Otros apuestan que podría ofrecerle el manejo del tema de la Salud. Pero hay quienes dudan que Clinton quiera regresar al manejo de un asunto donde ya tuvo tantos tropiezos cuando fue primera dama.

Es difícil pronosticar cuál será el desenlace, pues como dijo la corresponsal de la BBC en Washingon Laura Trevelyan, en esta campaña nada ha sido previsible y el final tampoco lo es.

Aunque una cosa sí está muy clara: Hillary Clinton es una figura difícil de sacar del escenario.



VÍNCULOS
El contenido de las páginas externas sugeridas no es responsabilidad de la BBC.




 

banner watch listen