OTROS IDIOMAS
English
Português
mas idiomas
Miércoles, 4 de junio de 2008 - 04:49 GMT
Obama clama victoria
Lourdes Heredia
Lourdes Heredia
Enviada especial de BBC Mundo a Minnesota

Vea el video en otra ventana

¿Cómo obtener flash?

En medio de un ambiente electrizante Barack Obama hizo historia al anunciar que será el candidato de su partido frente a Hillary Clinton, con lo que -de ser confirmado oficialmente- se convertiría en el primer negro que luchará por la Casa Blanca en noviembre.

"Esta noche puedo pararme frente a ustedes y decirles que yo seré el candidato demócrata para luchar por la presidencia de los EE.UU.", anunció el senador por Illinois en el escenario del Centro de Convenciones Xcel Energy, en St Paul, Minnesota.

Los asistentes, que llegaron desde muy temprano para poder entrar al lugar que se llenó por completo, no parecieron desilusionados porque su candidato usó el futuro y no el presente en su discurso de virtual proclamación.

Sin embargo, Hillary Clinton se negó a reconocer una derrota y dijo que "en los próximos días estaré consultando con seguidores y líderes del partido para determinar cómo seguir adelante".

"Ya era hora"

Para las más de 17.000 personas que se congregaron en el recinto, el discurso marca el inicio de la carrera del que se puede convertir en el primer presidente negro de EE.UU.

OPINE: ¿Está preparado EE.UU. para un presidente negro?
Jose Bahamonde, Miami Beach, Estados Unidos.

"Ya era hora, desde 1972, cuando voté por primera vez, esperaba que hubiera más diversidad en los candidatos presidenciales. Se tardaron más de 36 años, pero por fin llegó el momento", dijo a la BBC Marcia Betker, una rubia muy alta, quien dijo sentirse orgullosa, como nunca antes, de ser estadounidense.

"Es un momento histórico", repetía la gente a su lado.

Fue hace 5 meses que se iniciaron las primarias en Iowa, cuando Hillary Clinton lideraba las encuestas por un gran margen y se creía que Obama estaba todavía muy joven para lograr la nominación.

Tras una lucha encarnizada con la ex primera dama, donde -en algo sin precedentes en unas primarias- más de 34 millones de personas votaron, los seguidores de Obama gritaban con entusiasmo e incredulidad cuando la campaña anunció que habían logrado obtener el número de delegados necesarios para ganar la contienda.

Frente a una multitud multirracial, con gente de todas las edades que gritaban hasta perder el aliento, Obama recordó que fue tan sólo hace 16 meses que anunció su candidatura en Springfield, Illinois, el estado que representa.

Qué se espera ahora
Que se confirmen los apoyos que Barack Obama ha logrado de parte de los superdelegados.
Que Hillary Clinton reconozca su derrota.
Que Obama sea declarado oficialmente el candidato en la Convención Demócrata en agosto.

"Hemos viajado miles de kilómetros. Hemos escuchado millones de voces, porque ustedes decidieron que debe haber un cambio en Washington, porque ustedes creen que este año debe ser distinto y porque ustedes eligieron escuchar sus esperanzas en vez de sus miedos", aseveró.

"Por todo eso hoy marcamos el fin de un viaje histórico para iniciar otro, un viaje que nos llevará a un nuevo y mejor futuro para nuestro país", dijo el candidato que hizo llorar a varios.

El futuro de Hillary Clinton

Obama también tuvo palabras para Hillary Clinton quien desde Nueva York anunció que seguirá en la contienda.

"La senadora Hillary Clinton ha hecho historia en esta campaña, no sólo por ser una mujer que hizo lo que ninguna otra pudo, sino porque es una líder que inspira a millones de estadounidenses con su fuerza, su coraje y su compromiso con la causas que nos unen", señaló Obama.

Clinton
Hillary Clinton consultará con seguidores y líderes del partido sobre su siguiente paso.
El público aplaudió los elogios a la ex primera dama, aunque BBC Mundo, a la salida, recogió algunas opiniones negativas sobre la campaña de Clinton.

"A mí me desilusionó esa mujer por lo comentarios y las estrategias que utilizó. Y sé que puede llegar a ser la vicepresidente de Obama, pero espero que no. No es de confiar y sería en contra del mensaje de cambio", explicó a BBC Mundo Jeanne Burns, que organizó todo un grupo de personas para venir a escuchar a Obama.

Para Wes Gadsden, un delegado electo de Minnesota que acudió a escuchar a su candidato, tener a Hillary como vicepresidente sería "un suicidio político".

"Es una figura que divide", agregó este delegado, aunque los líderes del partido no comparten su opinión y en las esferas políticas de Washington se habla de la fórmula perfecta que formarían Obama-Clinton para derrotar en noviembre a John McCain.

Según estos analistas políticos, Hillary Clinton podría atraer a los electores que no han sido cautivados por el senador de Illinois como la comunidad hispana y los obreros blancos.

Hemos viajado miles de kilómetros. Hemos escuchado millones de voces, porque ustedes decidieron que debe haber un cambio en Washington, porque ustedes creen que este año debe ser distinto y porque ustedes eligieron escuchar sus esperanzas en vez de sus miedos
Barack Obama
Por eso, Obama aseguró que pese a sus diferencias con la ex primera dama, "Hillary Clinton se levanta en la mañana, pese a que todo vaya mal" y lucha por el bien de los niños, del seguro médico universal, etc.

"Yo les puedo asegurar que cuando ganemos la batalla de un seguro médico universal en este país, ella será parte central en esa victoria", señaló Obama.

Además, el senador dijo que gracias a Hillary, el había madurado para convertirse en un mejor candidato para ganar la Casa Blanca.

Obama, pese a insistir en que trabajarán unidos, no develó ninguna incógnita sobre el futuro de la ex primera dama y por eso las especulaciones sobre el papel que jugará Clinton en la campaña continuarán.

McCain, el verdadero objetivo

El candidato, sin embargo, pareció más interesado en comenzar a centrarse en el objetivo de la carrera que inicia hoy: ganarle a John McCain.

"En unos pocos meses el Partido Republicano llegará aquí a St. Paul con una agenda muy diferente a la nuestra", señaló el candidato entre la risa de sus partidarios, ya que exactamente en este escenario, en el Centro Xcel Energy, el Partido Republicano celebrará su Convención Nacional a principios de septiembre.

"Vendrán aquí para nombrar oficialmente a John McCain como su candidato, un hombre que ha servido a este país heroicamente.... pero que no ofrece un cambio de las políticas de George W. Bush", insistió el candidato.

Según Obama, la gran diferencia entre él y el candidato republicano serán la política económica y la estrategia en Irak.

McCain
Ahora, toda la artillería pesada de Obama va contra John McCain.
"McCain ofrece 4 años más de las políticas económicas de Bush que han fallado en crear empleos bien pagados, trabajos con seguro médico, mientras que la educación se ha convertido en un lujo", señaló Obama.

"Gastamos miles de millones de dólares al mes en una guerra que no nos hace más seguros", insistió.

Obama, tras su encarnizada lucha contra Hillary Clinton, sabe que no le queda un camino fácil por delante a la hora de enfrentarse al Partido Republicano y prometió a sus seguidores que "enfrentará el reto con humildad y conocimiento de mis limitaciones".

Para convertir en realidad su sueño de ser presidente, sin embargo, todavía tiene que lograr que su partido oficialice su nominación y para eso tendrá que conseguir más apoyo de los superdelegados, que seguramente se lo darán ahora que las elecciones finalizaron en Dakota del Sur y Montana.

Lo que puede ser más complicado, como se demostró con el discurso de la senadora en Nueva York, serán las negociaciones con la campaña Clinton.

Pese a todo y fuera de las cámaras, los líderes del partido aseguran que se llegará "muy pronto" a una solución "que una al partido".



VÍNCULOS
El contenido de las páginas externas sugeridas no es responsabilidad de la BBC.




 

banner watch listen