OTROS IDIOMAS
English
Português
mas idiomas
Martes, 20 de mayo de 2008 - 10:12 GMT
Obama, listo para cantar victoria
Rebeca Logan
Washington

Barack Obama en Montana, 19 de mayo
A Obama sólo le faltan 17 delegados comprometidos para tener la mayoría.
Este martes tienen lugar las elecciones primarias del Partido Demócrata en los estados de Oregon y Kentucky, y la campaña de Barack Obama ya está lista para anunciar que él tiene la mayoría de los delegados necesarios para ser elegido como candidato a la presidencia de Estados Unidos.

Luego de congregar a más de 75.000 personas el fin de semana en un evento de campaña en Portland, Oregon, un récord histórico, se espera que Obama gane fácilmente este estado, y que aproveche la victoria para declarar que él es el mejor demócrata para enfrentarse al republicano John McCain en las elecciones generales de noviembre.

Pero no celebrará su triunfo en Oregon. Obama escogió un estado más simbólico para enviar su mensaje.

Les hablará a sus seguidores desde Iowa, el estado donde en enero logró su primera victoria sobre Hillary Clinton y donde se dio a conocer al mundo.

Cuando se cuenten los votos en Oregon y Kentucky, podríamos asegurarnos una mayoría de los delegados electos por el pueblo
David Plouffe, jefe de campaña de Obama

"Cuando se cuenten los votos en Oregon y Kentucky, podríamos asegurarnos una mayoría de los delegados electos por el pueblo", dijo el jefe de campaña de Obama, David Plouffe, en un correo electrónico dirigido a sus partidarios.

"Una clara mayoría de los delegados enviará un mensaje inconfundible: el pueblo habló y está listo para el cambio", agregó.

2.026, el número mágico

Plouffe se refirió a los delegados "electos" o "comprometidos", los que son asignados con base al voto popular y que no incluyen a los más de 700 superdelegados que están jugando un papel cada vez más importante en las primarias demócrata.

Hillary y Bill Clinton
Hillary Clinton ha dicho que luchará hasta el final.

Al abrir las urnas en Oregon y Kentucky, a Obama sólo le faltaban 17 delegados comprometidos para tener una mayoría.

En total, incluyendo a los superdelegados, Obama tiene 1.915 delegados a su nombre, mientras que Clinton tiene 1.721, según el último conteo llevado a cabo por las agencias de noticias.

Todavía ninguno de los dos llega al número mágico de los 2.026 delegados requeridos para ganar.

Pero los que apoyan a Hillary Clinton ya advirtieron a la campaña de Obama que no declare cante victoria hasta que no se terminen de contar todos los votos, en todos los estados.

"Yo creo que la senadora Clinton siempre ha sido muy clara; ella cree que todos los votos deben tener valor y ser contados...hay varios estados que no han votado", explicó el senador Robert Menéndez, un superdelegado que apoya a la senadora y ex-primera dama.

Hasta el final

"En los estados clave para que gane un demócrata las elecciones generales, en los estados que se tambalean entre demócrata y republicano, como Pensilvania, Ohio, Nevada, Nuevo México, en esos estados ha ganado la senadora Clinton", dijo el senador.

En los estados clave para que gane un demócrata las elecciones generales, en los estados que se tambalean entre demócrata y republicano, como Pensilvania, Ohio, Nevada, Nuevo México, en esos estados ha ganado la senadora Clinton
Robert Menéndez, senador demócrata y superdelegado

Además, Menéndez señaló que el voto hispano de Estados Unidos, que puede marcar la diferencia en una elección general muy reñida, claramente favorece a Clinton y Hillary Clinton seguirá "hasta el final".

Según muchos analistas, este "final" se podría acelerar si Clinton no logra convencer al comité de reglamento del Partido Demócrata para que tome en cuenta a los delegados de Florida y Michigan, que favorecen a Clinton, pero que fueron descartados porque adelantaron sus elecciones, violando así las reglas del partido.

Por ejemplo, en Michigan el nombre de Obama ni siquiera estaba en la boleta electoral.

Este comité tiene planeado reunirse a finales de mayo para tomar una decisión conclusiva.

Ex miembro del KKK apoya a Obama

Pero mientras que Clinton no se da por vencida, Obama sigue acumulando seguidores, incluyendo prominentes superdelegados como Robert Byrd, de West Virginia, el senador más longevo de Estados Unidos, electo en 1959, y quien fuera integrante del grupo racista Ku Klux Klan.

Byrd, actual presidente pro tempore del senado, ya ha dicho que está arrepentido de sus creencias racistas del pasado, y que apoya al senador afro-estadounidense, en especial por su oposición a la guerra en Irak.

Obama también recibió el respaldo de quien es, según la revista Forbes, el hombre más rico del mundo.

Warren Buffet, dijo que Obama es su candidato, y que estaría "feliz" de verlo como presidente de Estados Unidos.

Sin embargo, con todos sus millones, Buffet no es superdelegado, y Hillary Clinton no está dispuesta a rendirse hasta que los cerca de 300 que sí lo son y todavía están indecisos, no declaren al ganador o ganadora de la contienda primaria más larga de la historia de Estados Unidos.



NOTAS RELACIONADAS
Clinton desafiante
14 05 08 |  Internacional
Edwards respalda a Obama
15 05 08 |  Internacional

VÍNCULOS
El contenido de las páginas externas sugeridas no es responsabilidad de la BBC.




 

banner watch listen