OTROS IDIOMAS
English
Português
mas idiomas
Viernes, 9 de mayo de 2008 - 05:48 GMT
Obama: la sombra del Ku Klux Klan
Lourdes Heredia
Lourdes Heredia
BBC Mundo, EE.UU.

Martinsville es el típico pueblo que aparece en las películas estadounidenses. El centro de la plaza está dominado por un edificio de ladrillos rojos, a una esquina se encuentra la estación de bomberos, y alrededor se apilan pequeños negocios.

Miembro del Ku Klux Klan (KKK)
La última manifestación pública del Ku Klux Klan en Martinsville fue en la década de los 60.

Pese a la normalidad de la pequeña ciudad, esta localidad ocupa un lugar nefasto en la historia reciente de los EE.UU.: aquí se celebró en los años '60 la última manifestación pública del Ku Klux Klan.

"Sí, aquí a unas cuadras vivía el jefe del Ku Klux Klan y aunque las cosas han cambiado, podemos decir que este lugar es racista. Siempre lo ha sido y las costumbres en una localidad rural no cambian de la noche a la mañana" le cuenta a BBC Mundo Douglas, uno de sus habitantes.

Douglas se mudó a Martinsville hace dos años, pero comenta que su pueblo a pocas millas es muy parecido.

"Aquí nadie se inmuta cuando alguien dice algo racista. Quizá nadie lo admita si se lo preguntas a la cara, pero la realidad es que nadie votaría aquí por Obama", señaló.

Aquí nadie se inmuta cuando alguien dice algo racista. Quizá nadie lo admita si se lo preguntas a la cara, pero la realidad es que nadie votaría aquí por Obama.
Douglas, habitante de Martinsville.
En 1968 una mujer afroamericana cometió el error de querer vender enciclopedias en esta localidad. Murió con un destornillador clavado en el pecho.

Sólo en el 2002 se pudo descubrir al asesino cuando una mujer confesó que vio a su padre y a un amigo (que nunca fue descubierto) atacar a la mujer.

11 negros, 11.536 blancos

Algunos vecinos han tratado de cambiar la mala fama del lugar, pero aún así la demografía del lugar es reveladora. Según el censo oficial, sólo 11 negros viven en Martinsville, frente a 11.536 blancos.

Durante la actual campaña política, Bill Clinton decidió hacer una visita a este pueblo. Según nos contó una señora que arreglaba su jardín el evento se realizó en una escuela secundaria "que estuvo a reventar".

Afiche de Barack Obama
Cuando la gente insiste en que la raza no es un factor, simplemente no les creo. Claro que lo es, puede ser un factor positivo o negativo, pero por supuesto que lo es.
Edward Frantz, Universidad de Indianápolis

"Pero la gente fue por curiosidad. Aquí a la mayoría nos interesa poco la política y si votamos, la mayoría lo hacemos por el partido republicano", explicó.

Efectivamente, la mayoría de la gente que me encontré dijo que ser republicano menos Paul Hungerford, quién no vive en Martinsville, sino en una ciudad cercana.

"Ni te molestes en buscar, que no vas a encontrar a nadie. Yo voy a votar por Obama, pero no creo que a nadie se le ocurriría votar por él en este sitio", comenta este ingeniero.

¿Pero es por su posición política o por cuestión de racismo?, le pregunté. Tras pensarlo un momento Hungerford dijo que tampoco votarían por una mujer.

Es la misma respuesta que recibo en todos los lugares que preguntó sobre racismo y no sólo en este antiguo "bastión del Ku Klux Klan", cómo lo ha calificado la prensa local.

Sin embargo, los resultados en las elecciones me dicen lo contrario. En Pensilvania, un estado conocido por su tolerancia racial, 12% de los electores admitieron que la raza había sido un factor en su decisión.

¿Pero es por su posición política o por cuestión de racismo?, le pregunté. Tras pensarlo un momento Hungerford dijo que tampoco votarían por una mujer.

Los analistas también admiten que el color de la piel de Obama es una cuestión que no pasa desapercibida por los electores.

"Cuando la gente insiste en que la raza no es un factor, simplemente no les creo. Claro que lo es, puede ser un factor positivo o negativo, pero por supuesto que lo es", explicó Edward Frantz, profesor de Historia de la Universidad de Indianápolis.

"Es como cuando en una comunidad completamente blanca dicen que no son racistas, hasta que les llega un vecino de otro color con el que tienen que luchar por sus trabajos", agregó.

La raza, sin embargo, es un tema complicado y muy sensible en los EE.UU.

"¡¿Usted me esta llamando racista porqué no voto por Obama?!", me respondió enfurecida una seguidora de Hillary Clinton cuando le pregunte sobre el tema.

Para esta señora los "racistas" son los afroamericanos que sólo votan por Obama.

"Y con esa hipótesis también son unos misóginos porque no votan por una mujer", agregó.

División racial

Al inicio de la carrera en enero, el voto afroamericano estaba divido entre Obama y Clinton. Ahora, sin embargo, la mayoría apoya al senador de Illinois.

En esta última contienda Hillary sólo obtuvo el 6% del voto negro en Carolina del Norte, mientras que en Indiana obtuvo tan sólo el 8%.

Hillary Clinton
En Carolina del Norte, Hillary Clinton sólo obtuvo el 6% del voto negro.

La profesora en Ciencias Políticas de la Universidad Butler, Terri J. Jett, opina sin embargo que no se debe a cuestiones racistas sino a una actitud defensiva ante la campaña sucia de la senadora de Nueva York en contra de Obama.

"La mayoría cree, y no sólo la comunidad afroamericana, que no se ha jugado limpio y por eso están apoyando a Obama a pesar que en un inicio se le cuestionaba si era suficientemente negro", explicó la profesora.

El impacto que han tenido las declaraciones del ex pastor de Obama, Jeremiah Wright, también han sido exacerbadas por la cuestión de la raza, opina esta politóloga.

En varios sermones que salieron a relucir hace más de un mes, el reverendo dijo, entre otras cosas, que Estados Unidos merecía algo de culpa por los atentados del 11 de septiembre de 2001.

También aseguró que el gobierno estaba detrás de la propagación del VIH/SIDA a los negros.

"Si vemos el efecto, nos damos cuenta que impactó de tres maneras distintas. Aquellos que no iban a votar por Obama, dicen sentirse muy ofendidos. Los que apoyan al senador, aseguran que no les afecta. Por último hay un grupo que opina que lo que dijo el ex pastor está en línea con la realidad que vive este país", señaló Jett a BBC Mundo.

El hecho que no se quiera hablar de raza, concluye la profesora, dice más que mil palabras.

Las estadísticas, además, hablan claramente sobre la división racial en este país: en el pasillo de la muerte los afroamericanos son la mayoría, los niños que mueren son en su mayoría negros, los jóvenes afroamericanos dejan la escuela más pronto que los blancos y la expectativa de vida es menor para esa comunidad.

Por eso, aunque nadie quiera admitirlo, ningún analista, ni ningún político, niega que si Obama logra la candidatura del Partido Demócrata su color de piel seguirá siendo un factor.



NOTAS RELACIONADAS
El caso de "los seis de Jena"
20 09 07 |  Internacional
Demócratas buscan el voto negro
05 03 07 |  Internacional
N. York: prohíben decir "nigger"
01 03 07 |  Cultura y Sociedad
Ex miembro del Ku Klux Klan condenado
21 06 05 |  Internacional
Mississippi en llamas: el juicio
12 06 05 |  Internacional
Ku Klux Klan: arresto por crimen de 1964
07 01 05 |  Internacional
¿A la sombra de Martin Luther King?
17 04 06 |  Internacional




 

banner watch listen