OTROS IDIOMAS
English
Português
mas idiomas
Martes, 6 de mayo de 2008 - 12:14 GMT
Birmania: los muertos pasan de 22.000
Redacción BBC Mundo

Niño entre escombros tras el paso del ciclón
A pesar de la devastación, el referendo constitucional no será suspendido.
Las cifras de muertes causadas por el devastador ciclón Nargis en Birmania no dejan de aumentar. Ahora, las autoridades informan que son al menos 22.464.

El último informe oficial transmitido por la televisión estatal birmana sobre la tragedia añade que hay unas 41.000 personas desaparecidas.

 Vea la fuerza del ciclón

Con anterioridad, el ministro de Relaciones Exteriores, Nyan Win, había dicho que el gobierno militar estaba dispuesto a aceptar la ayuda ofrecida por la comunidad internacional, dando luz verde a los preparativos en distintos países.

Ahora las organizaciones humanitarias están tratando de ganar acceso al país para desplegar una operación de gran escala.

El primer lote de ayuda llegó procedente de la vecina Tailandia.

Pese a que se trata de una concesión inusual por parte de un gobierno que rechazó ayuda tras el devastador tsunami de finales de 2004, aún se desconoce si permitirá la ayuda ofrecida por Washington.

El ministro Nyan Win aseguró que sólo en la localidad de Bogalay, ubicada a 100 kilómetros al sur de la antigua capital, Rangún, se registraron 10.000 muertos.

Agregó que las autoridades aún están haciendo un balance de daños y advirtieron que el número de víctimas podría ser mayor en las zonas bajas del delta del río Irrawaddy.

Cuando muchos se preguntaban qué iba a pasar con el referendo sobre la nueva constitución programado para el próximo día 10, la Junta Militar informó que la consulta no será suspendida.

Solamente se aplazará hasta el 24 de mayo en las áreas más castigadas por el ciclón, como Rangún y el delta del Irrawaddy.

Pedido de Laura Bush

Militares birmanos intentan despejar las calles de la capital
Algunos birmanos critican la lentitud en respuesta del gobierno, y la poca previsión del desastre.
Estados Unidos ofreció incrementar la ayuda ofrecida a Birmania si el régimen militar le da acceso a equipos de ese país con el fin de hacer un balance más detallado de la situación.

La Primera Dama, Laura Bush, quien ha mostrado mucho interés en lo que ocurre en ese país, pidió a Birmania aceptar US$250.000 que ya han sido destinados a esa emergencia y aseguró que podría enviarse más dinero si permitían el ingreso de un equipo de rescate al país.

También acusó a las autoridades birmanas de haber fallado al no "advertir a tiempo" sobre la llegada del ciclón.

Por su parte la Organización de Naciones Unidas informó que cientos de miles de birmanos perdieron sus hogares y no tienen acceso a agua potable.

Podría aumentar

Miles de supervivientes del ciclón Nargis se encuentran a la intemperie, sin agua, electricidad o acceso a información sobre la situación. La ayuda no ha llegado todavía a muchas regiones del país y muchos afectados critican la lentitud en la respuesta de las autoridades.

Árbol caído cerca de un templo
Muchos damnificados fueron evacuados hacia centros religiosos.
En cinco provincias, con unos 24 millones de habitantes, ha sido declarado el estado de emergencia.

Este sábado el ciclón Nargis arrasó Birmania con vientos de hasta 190 km. por hora.

A primera hora de lunes la cifra de muertos rondaba los 350, pero más tarde los medios estatales dieron cuenta de que las víctimas fatales ascendían a más de 4.000.

El saldo volvió a multiplicarse dramáticamente con las declaraciones de Win, quien dio una conferencia de prensa junto al primer ministro y el ministro de Información birmanos.

"De acuerdo a los últimos informes, más de 15.000 personas han muerto", dijo el canciller, quien advirtió que todavía se está recopilando información sobre el desastre, y que la cifra podría crecer aún más.

A pesar de que el país mantiene tensas relaciones con buena parte del mundo exterior, Win agregó que su gobierno dará la bienvenida "a la ayuda de otros países". "Nuestra gente está en problemas", explicó.

Asistencia humanitaria

El secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki Moon, dijo estar alarmado por el desastre y se comprometió a hacer todo lo posible por Birmania.

Mujeres de Rangún se acercan a un pozo a sacar agua
En buena parte del país las calles están bloqueadas y el suministro de agua potable interrumpido.
"Como primer paso, la Oficina de Coordinación de Desastres y Asistencia ya se ha organizado y está a la espera de prestar asistencia si se requiere", dijo.

Los pueblos de Bogalay y Laputta, en la región de Irrawaddy, son dos de los más afectados, dijeron los medios estatales. Cerca del 80% de Laputta ha sido destruido, y los socorristas aún no han podido llegar a los supervivientes.

Informaciones llegadas desde Rangún indican que miles de edificios han sido derribados hasta los cimientos, que el tendido eléctrico está destrozado y muchos árboles fueron arrancados de raíz.

Las calles están bloqueadas y el suministro de agua potable interrumpido.

Como primer paso, la Oficina de Coordinación de Desastres y Asistencia ya se ha organizado y está a la espera de prestar asistencia si se le requiere
Ban Ki Moon

El funcionario de asistencia humanitaria de la ONU, Richard Horsey, confirmó que varios cientos de miles de personas requieren albergues y agua potable.

Pero explicó que es imposible calcular exactamente cuántas personas resultaron damnificadas por la magnitud de los destrozos en los caminos y en los sistemas de comunicación.

En camino

Tanto la ONU como otras organizaciones de asistencia humanitaria han enviado equipos de reconocimiento al terreno, y ya se preparan cargamentos de ayuda, al tiempo que distintos gobiernos ofrecieron echar una mano.

Destrozos en Rangún
Todavía se está recopilando información sobre el desastre, y las víctimas podrían aumentar.

Tailandia ya ha despachado a un avión con nueve toneladas de comida y medicinas.

India anunció que está cargando dos barcos con alimentos, tiendas de campaña, frazadas, ropa y medicamentos en Puerto Blair.

El Programa Mundial de Alimentos de la ONU ya tiene cerca de 500 toneladas de alimentos en Birmania, señaló desde Ginebra el corresponsal de la BBC, Imogen Foulkes, y la organización espera trasladar algunos equipos desde Camboya.

La Cruz Roja ya ha comenzado a trabajar en el país.

Una golpeada nación

Desde 1962, Birmania está gobernada por una junta militar que ha recibido la condena de la comunidad internacional.

Destrozos en Rangún
Los organismos internacionales ya están preparando cargamentos de asistencia humanitaria.
En 1990 se celebraron elecciones democráticas, que ganó el partido de la activista Aung San Suu Kyi, pero la junta militar invalidó los resultados de los comicios.

A finales de 2007 los monjes budistas del país se convirtieron en el centro de multitudinarias manifestaciones, que se saldaron con unos 10.000 detenidos.

En un comunicado, la junta militar dijo que a pesar de la catástrofe el referendo sobre una reforma constitucional se llevará adelante el próximo sábado, ya que los birmanos "están ansiosos por votar".

La BBC tiene prohibido ingresar al país.



NOTAS RELACIONADAS
Birmania: miles de muertos por ciclón
05 05 08 |  Internacional
Washington escéptico frente a Birmania
14 11 07 |  Internacional
Enviado de la ONU llega a Birmania
11 11 07 |  Internacional
San Suu Kyi se reúne con su partido
09 11 07 |  Internacional
El enviado de la ONU visita Birmania
03 11 07 |  Internacional

EN OTROS SITIOS BBC

VÍNCULOS
El contenido de las páginas externas sugeridas no es responsabilidad de la BBC.




 

banner watch listen